Pruebas de manejo

Probamos el nuevo Audi Q3 2.0 TFSi de 211 CV

El más pequeño de la familia Q de la firma de los cuatro aros

01/02/2013

Probamos el nuevo Audi Q3 2.0 TFSi de 211 CV
01/02/2013,

 

Antecedentes

El Audi Q3 es el SUV más pequeño de la marca (por el momento, hay rumores de que llegará en el futuro un Q1) ya que se ubica por debajo del inmenso Q7 y del mediano y exitoso Q5, que dicho sea de paso en su próxima generación será fabricado México.

El Q3 por lo tanto es un SUV compacto, basado en la versátil plataforma del Grupo Volkswagen que emplean un sinfín de vehículos dentro de los que destacan el Golf, Tiguan, A3, León, etc. Lo anterior significa que de alguna manera se trata de la versión crossover del célebre A3, un vehículo naturalmente de tracción delantera (integral opcional), medidas razonablemente contenidas y habitabilidad suficiente para 4 adultos.

En la escena premium, el Q3 tiene como competidor frontal al BMW X1, mientras que la casa de la estrella de 3 puntas no cuenta con un ejemplar en el segmento, sin embargo exponentes con mecánica turbo y precios cuasi premium bien podrían ser rivales (para las versiones de acceso del Q3) como el VW Tiguan o la nueva Ford Kuga.

 

Características técnicas y mecánicas

Evaluamos la versión tope de gama, con la probada mecánica de cuatro cilindros y 2.0 litros turbo de inyección directa que en esta aplicación entrega 211 CV y que se acopla a la transmisión de doble embrague S-Tronic de siete velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas vía un sistema de tracción integral que, aunque es denominado quattro, en estricto sentido no lo es. ¿Por qué? Quizá es una cuestión demasiado técnica, pero los sistema quattro desde siempre han funcionado con un diferencial torsen que requiere un motor montado en posición longitudinal, el Q3 lleva el motor en posición transversal y su sistema es Haldex.

El Q3 mide 4.385 metros de largo, 1.831 de ancho y 1.590 de alto y en su variante AWD pesa 1.565 kilogramos. Según la firma es capaz de hacer un 0 – 100 km/h en 6.9 segundos y entregar un optimista consumo de 14.67 km/l.

 

Confort

Como buen Audi, el Q3 presume de un interior de buena calidad tanto de materiales como de ensamble, las texturas son muy agradables al tacto y en general los mandos están en una disposición bastante ergonómica. Se destacan elementos como el climatizador de dos zonas, volante multifunción, insertos en aluminio cepillado, interfaz Bluetooth para teléfonos móviles, pantalla táctil de 6.5”, 6 airbags, LEDs frontales.

 

Manejo

Lo primero que se nota en este pequeño Audi Q3 es la posición de manejo, elevada como cabe esperar en un vehículo de estas características, solamente este hecho lo separa mucho de su hermano de plataforma, el A3. Lo anterior se traduce en mejor visibilidad para maniobras en tránsito urbano.

Al arrancar se presenta un marcado turbo lag (retraso en la entrada en acción del turbo), en parte porque así es el motor 2.0 litros TFSI y también porque el sistema de tracción integral penaliza bastante la respuesta cuando todavía no se tiene la asistencia del turbo.

Una vez que el motor tiene asistencia del turbo las cosas transcurren sin ningún sobresalto, el Q3 se muestra ágil y divertido no solo gracias a la motorización, sino también a la extraordinaria caja de doble embrague que ofrece reacciones rapidísimas. La experiencia de manejo -salvo por el detalle de la demora del turbo- es excelente, con buen aislamiento acústico, aplomo al circular por caminos sinuosos, así como un interior sofisticado y agradable.

 

Conclusión

El Audi Q3 es un producto interesante, ofrece las ventajas de los crossover como la posición de manejo elevada y el hecho de que están de moda. Una vez superada la barrera inercial que supone mover su masa de 1.565 kilos sin la asistencia del turbo, el manejo y desempeño es brillante.

Galerías asociadas

Noticias asociadas

Comentarios

Búsqueda

Ingrese los términos de su búsqueda

Más Noticias