Prueba FIAT Strada Adventure 3 puertas
07/07/2015 Pruebas de manejo

Prueba FIAT Strada Adventure 3 puertas

Manejamos a la versión de doble cabina de la pick-up compacta y descubrimos qué tal es su innovadora puerta lateral.

Creada especialmente para mercados en desarrollo como el del Mercosur, la familia 178 ya tiene casi 20 años en el ruedo con su gama de productos: Palio, Siena, Weekend y Strada. Si bien, ya tenemos una generación nueva de los dos primeros, FIAT nunca dejó de trabajar sobre la pick-up compacta y en 2014 llegó al país la variante muy peculiar con 3 puertas, que estamos probando.

Ofrecida en todas las variantes, esta solución tiene algo muy visto en los concepts, pero que rara vez llega a los modelos de producción, ya que suma una puerta trasera del lado del acompañante, pero del tipo suicida, es decir que abre hacia atrás, y carece de pilar central.

Mecánica y seguridad

Como comentamos, la plataforma de la FIAT Strada tiene ya varios años en el ruedo, sin embargo ha sido actualizada, especialmente en este caso para mantener solidez aun perdiendo el pilar B derecho.

Respecto de la puerta “suicida”, llamada así porque históricamente era simple que se abriera en marcha dejando caer al ocupante, en este caso no es así ya que solo se puede abrir cuando la puerta delantera está abierta. Además, el marco delantero de la puerta trasera está notoriamente reforzado para soportar impactos laterales. Lamentablemente no podemos asegurar el grado de protección ya que no ha sido probado por Latin NCAP, a modo de referencia, solo podemos decir que el Palio con doble airbag obtuvo 3 estrellas en impacto frontal.

Diseño e interior

Probamos la FIAT Strada doble cabina o de 3 puertas en versión Adventure que implica una amplia dotación de protectores en plástico oscuro, que rozan lo exagerado. Se suman los clásicos rompenieblas dobles del frente, las barras de techo que empalman con las agarraderas traseras y el estribo metálico. Hay que destacar que ahora el borde de la caja de carga parece más alto, las luces traseras se propagan por los laterales y el portón tiene un relieve rectangular, todos elementos que dan más idea de robustez y calidad.

En la cabina, llama la atención lo bien que FIAT ha sabido madurar un diseño que ya tiene años en el mercado. Se destacan los decorados en tono grafito, que no pretenden ser símil algo (metal, madera, etc.) a los que se suman los tres indicadores propios de las versiones Adventure, tapizados modernos y un volante multifunción en cuero. El punto donde se atrasa es en el estéreo integrado, algo donde FIAT fue abanderado hace unos años, pero que hoy pide ser cambiado por una pantalla táctil, al menos en las versiones más equipadas.

Respecto del espacio, es bastante limitado atrás, con lo suficiente para los hombros de dos adultos, pero poco para sus piernas, transformándolo en buen espacio para los niños. El acceso al asiento trasero no es tan cómodo como en un modelo con puertas normales, pero es bueno y facilitado por la ausencia del pilar B.

Comportamiento dinámico

Si bien carece de regulación en profundidad de volante, es fácil obtener una posición de manejo cómoda en la FIAT Strada. Sumamos la altura de la versión Adventure y transmite la sensación de estar manejando una camioneta, aunque sea compacta.

El 1.6L 16V EtorQ de 115 CV empuja bien, especialmente aquí donde la caja parece tener relaciones más cortas. Utilizando eje sólido y elásticos longitudinales en la retaguardia, la Strada siempre estuvo apuntada al trabajo y eso se sentía en el confort de marcha, o mejor dicho en su casi ausencia, sin embargo, en este caso, hay que destacar el trabajo que se hizo en las suspensiones. La Strada (al menos la Adventure) no será un ejemplo de refinamiento, pero ya se la puede calificar como cómoda.

En ruta el desempeño es correcto, a 120 km/h circula con casi 3.500 rpm, pero no transmite mucho ruido a la cabina y la computadora marca un consumo de 7.4 L/100 km; sin embargo, aquí hay un problema ya que entre el velocímetro y la realidad hay una gran diferencia de velocidad. Para hacerse una idea, para circular a 120 km/h reales hay que ir un poco más de 130 en el indicador. Aquí, aparece un poco más de rumorosidad mecánica y aerodinámica, que no llega a ser molesta, y el consumo es de 8.2L/100 km, un número que no es perfecto, pero tampoco malo.

Conclusiones

La FIAT Strada ha hecho un gran recorrido y la marca ha realizado un gran trabajo en mantenerla actualizada. Ahora luce bien y moderna, tiene más confort de marcha y la tercera puerta -sumada al estilo Adventure- le da un extra, un diferecnial que escapa a las mediciones o a la lógica. Las plazas traseras son limitadas, pero si se tiene chicos y ganas de tener un modelo polivalente y con un toque de aventura, puede ser una buena opción ante SUVs chicos, pero también a algunos sedanes compactos. ¿Vos que opinás?

Galería FIAT Strada Adventure 3 puertas a prueba

FIAT Strada Adventure 3 puertas a prueba

1 de 32

¿Qué opinás? Contanos