Prueba nueva Hyundai Creta, el nuevo contendiente
07/09/2016 Pruebas de Manejo

Prueba nueva Hyundai Creta, el nuevo contendiente

Llega un nuevo SUV chico con todos los condimentos para competir contra los mejores del segmento. Conocelos.

La nueva Hyundai Creta es la más reciente adición a la familia de SUVs de la marca coreana y llega a competir en el segmento B. Se suma a sus hermanas, la Tucson que atiende al segmento de los medianos y Santa Fe que hace lo propio en el de los medianos/grandes.

La Creta, cuyo nombre le fue dado en honor a la isla más grande de Grecia, debutó en la escena mundial hace apenas un año. Al igual que el Grand i10 proviene de la India, sin embargo, emplea el mismo lenguaje de diseño denominado Fluidic Sculpture 2.0 de la Tucson, cuya principal característica es la enorme parrilla en forma hexagonal, lo anterior también explica por qué luce tan congruente con respecto a sus hermanas mayores.

La nueva Hyundai Creta tiene la misión de competir en un difícil segmento donde militan las Honda HR-V, Chevrolet Tracker, Peugeot 2008, Jeep Renegade y Ford Ecosport.

 

Características técnicas y seguridad

Bajo el capot habita un pequeño motor de cuatro cilindros con 1.6 litros de desplazamiento y 123 CV y 151 Nm de torque que se enlaza a una transmisión tanto manual como automática de seis cambios que envía la potencia al eje frontal.

La dirección es de asistencia eléctrica, mientras que la geometría de suspensión recurre a un esquema McPherson adelante y de brazos arrastrados con eje de torsión atrás.

Con 4.270 mm de largo, la nueva Hyundai Creta se ubica justo en la parte media del segmento, es apenas 24 mm más corta que la HR-V, situación que se refleja principalmente en el área de carga, donde los 402 litros de este modelo coreano se quedan por detrás de los 688 litros de la Honda. En contraste, es 21 mm más larga que la Ford Ecospost y ofrece 40 litros más de capacidad en el baúl.

En el equipamiento de seguridad encontramos: Control de Estabilidad y de Tracción, ABS, doble airbag y sistema de anclaje ISOFIX. Por su parte, incluye la cámara de visión trasera y sensores de estacionamiento tanto posteriores como delanteros.

 

Interior y confort

Puertas adentro resalta la utilización de plásticos duros, pero de buena apariencia, es decir no lucen brillosos y las texturas son agradables al tacto. Por su parte, la calidad de ensamble es buena, se destaca la ausencia de ruidos o rechinidos, mientras que los enrases de las distintas partes están muy bien logrados.

Ya había comentado con anterioridad que una de las grandes virtudes de la Hyundai Creta es su buen aislamiento acústico, que se traduce en un manejo silencioso. Del lado de las amenidades, nos encontramos con elementos como volante multifunción, encendido automático de luces, interfaz Bluetooth y pantalla táctil de 7” con sistema MirrorLink.

En materia de espacio para el banco trasero, la Creta ofrece 942 mm, que es un espacio más que suficiente para un adulto de talla media.

 

Comportamiento dinámico

La Hyundai Creta tiene una orientación netamente urbana, la gran sorpresa que me llevé en esta prueba fue con respecto a la buena insonorización que entrega una calidad de marcha bastante más silenciosa en comparación con la Honda HR-V. En segunda instancia y como ya nos tiene acostumbrados la firma coreana, el funcionamiento de la transmisión automática es excelente, con transiciones muy suaves y confortables.

El pequeño 1.6 litros se siente justo de potencia, aunque las relaciones de la transmisión en 1º y 2º son cortas y le ayuda mucho para moverse con agilidad en condiciones de tránsito intenso. Dicho de otra manera, la Creta se puede mover con facilidad a efectos de ocupar esos pequeños espacios que se abren en los embotellamientos gracias a lo cortas que son sus dos primeros cambios. Sin embargo, en adelantamientos y recuperaciones, como cuando nos incorporamos a una vía rápida, es en donde se nota la falta de -por lo menos- una veintena de caballos.

La nueva Hyundai Creta pesa 1.240 kilos, es decir 88 kilos menos en comparación con HR-V, algo que definitivamente le ayuda a mitigar la necesidad de mayor potencia. La marca anuncia un consumo de 7.1 L/100 km o 14.1 km/L en ciudad, aunque en nuestras pruebas la mejor cifra que logramos fue de 8.7 L/100 km o  11.5 km/l.

La suspensión tiene un setting orientado a la comodidad, es suave, por lo que al entrar rápido en una curva ocasionará bastante rolido de la carrocería. También hay que saber que la dirección de asistencia eléctrica presenta la misma característica que observamos en otros modelos de la gama, es muy ligera y fácil de operar, pero se siente desconectada de las ruedas y no transmite como me gustaría.

Es importante mencionar que el sistema de frenos emplea discos adelante y tambores atrás, y en ese sentido vale la pena decir que si bien mejor tener discos atrás, cuando la masa del vehículo no es muy grande, los tambores cumplen adecuadamente.

 

Conclusiones

No queda la menor duda que traer la Creta es un movimiento acertado por parte de Hyundai, es un segmento en franco crecimiento. Se trata de una apuesta interesante y encuentra sus mejores argumentos en su buen espacio interior y de carga, así como por aislamiento acústico y refinamiento de la caja de cambios.

El inconveniente real que encontramos es que le falta potencia al 1.6 litros, aunque el buen escalonamiento de la transmisión logra mitigar un poco esta situación.

Esta es la familia completa de SUVs de Hyundai con la llegada de la Creta

¿Qué opinás? Contanos