Prueba nuevo Chevrolet Cruze 5, segunda generación
27/12/2016 Pruebas de manejo

Prueba nuevo Chevrolet Cruze 5, segunda generación

¿Podrá llevar la misma buena impresión del sedán al mundo de los hatchbacks?

La primera generación del Chevrolet Cruze llegó en 2008 en versión sedán y en 2011 presentaban en Europa la versión hatchback. Posteriormente en 2015 llega la segunda generación del sedán y a principios de 2016 pudimos ver en el Salón de Detroit como se lanzaba esta versión hatchback. Finalmente, hace muy poco llegó a Argentina, país donde es producido junto con la versión sedán.

Cuestión de medidas

Metro en mano, esta nueva generación del Cruze 5 es obviamente más corta que el sedán, pero curiosamente, también mide menos que la versión hatchback de la generación anterior.

curiosamente, también mide menos que la versión hatchback de la generación anterior

Puntualmente el nuevo Chevrolet Cruze 5 mide 4.448 mm, es decir 217 mm menos que su hermano tricuerpo y 62 mm menos que la generación anterior del Cruze 5 puertas. Manteniendo la misma distancia entre ejes, el espacio interior sigue siendo muy amplio, especialmente para las piernas en las plazas posteriores, pero el baúl se limita a 290 litros de capacidad. Para tener una referencia, pierde 150 litros respecto del sedán y 123 respecto de su antecesor bicuerpo.

Gama y equipamiento

Respecto de la gama, Chevrolet fue simple, el Cruze 5 repite las versiones del sedán: LT, LTZ y LTZ+. Las principales diferencias están en el diseño de las llantas y en el techo solar eléctrico.

Las principales diferencias están en el diseño de las llantas y en el techo solar eléctrico

El nivel de amenidades es muy bueno en toda la gama con climatizador, tapizados en -símil- cuero, encendido automático de faros, control de crucero, cámara y sensores traseros de estacionamiento, OnStar y MyLink con pantalla de 7”.

La versión LTZ, como la acá probada, suma LEDs en los faros, apertura y arranque sin llave, sensores estacionamiento delanteros y pantalla de 8” con navegador, dejando la para la + los mejores juguetes como los asientos eléctricos, asistencia avanzada al estacionamiento y cargador inalámbrico de teléfonos.

Calidad multimedia

Respecto del interior, especialmente en términos de calidad percibida, el nuevo Cruze es mucho mejor que el anterior, pero no podemos decir que apunte a lo más alto del segmento. Al menos en plásticos y decorados, nos damos cuenta que Chevrolet prefirió invertir la mayoría del dinero en aspectos como el tecnológico, especialmente en el equipo multimedia.

Chevrolet prefirió invertir la mayoría del dinero en aspectos como el tecnológico

La pantalla de 8” es multitáctil, rápida y con una interface fácil de usar; incluye botones físicos, que ayudan mucho, Mirror Screen, y el servicio de OnStar, por ahora exclusivo de los Cruze, pero que en 2017 empezará a llegar a más modelos de la marca.

Seguridad

La llegada de la segunda generación del Cruze obligó a varios de sus competidores a mejorar la dotación de seguridad en sus modelos. Esto se debe a que el mediano del moño, ya sea en 4 o 5 puertas, incluye de serie airbags laterales, anclajes ISOFIX, 5 apoyacabezas y misma cantidad de cinturones de tres puntos, sensor de presión de neumáticos, encendido automático de luces y controles de estabilidad y tracción.

incluye de serie airbags laterales y controles de estabilidad y tracción

Los Chevrolet Cruze 5 LTZ agregan sensor de lluvia y airbags de cortina, mientras que los mejores trucos quedan en el LTZ + incluyendo detector de punto ciego, aviso de colisión frontal inminente, y sistema de mantenimiento de carril.

Mecánica y consumos

El Chevrolet Cruze 5 utiliza el mismo motor que la versión sedán, es decir el 1.4L turbo de 153 caballos con sistema stop&start. Mientras al Cruze sedán lo probamos con la caja automática, en este caso tenemos la transmisión manual, también de 6 cambios.

apenas las avenidas se liberan se llega fácilmente a los 10,6 L/100km

Lo primero que me pareció es que este auto fue pensado para usar caja automática. No me quejo de la manual, la selectora es precisa y tiene buen tacto, pero la nueva automática es tan buena que no tengo problema en encargarle la tarea de hacer los cambios por mí. Además, nos pasó que el sistema Stop&Start no encendió el auto hasta que estrellamos el pedal del embrague contra el piso y eso que ya habíamos colocado primera.

Respecto del rendimiento, con tránsito pesado la peor medición urbana fue de 14,9 litros cada 100 kilómetros, pero apenas las avenidas se liberan se llega fácilmente a los 10,6 L/100km. En ruta, a 120 km/h constantes de velocímetro pidió 5.6L/100 km un poco menos que la versión sedán con caja automática.

Comportamiento dinámico

Si bien el nuevo Cruze 5 comparte plataforma y componentes mecánicos con el sedán, Chevrolet le realizó algunos cambios en el calibrado de suspensión y dirección para darle un tacto más deportivo.

Las reservas de agarre son muy altas, pero su principal compromiso sigue siendo con el confort.

Habría que manejar al sedán y al hatchback juntos para sentir claramente las diferencias. Aunque la dirección parece un poco más dura, el Cruze 5 puertas no se siente especialmente filoso en sus reacciones. Las reservas de agarre son muy altas, pero su principal compromiso sigue siendo con el confort.

En ruta es silencioso y estable, aún a velocidades poco santas. En 6º, la caja de relaciones largas permite viajar a 120 km/h de velocímetro con 2.500 rpm y si lo que se quiere es un sobrepaso, habrá que bajar uno o dos cambios y los 245 Nm de torque hacen el resto… rápido.

Conclusiones

Chevrolet entra muy fuerte en el segmento de los hatchbacks medianos, un mundo que es bastante complejo y que tiene ofertas muy fuertes, como podemos ver al enfrentarlo con otros modelos en el Comparador de Autocosmos.

es confortable y tecnológico con uno de los motores más modernos del segmento

Personalmente me parece mucho más lindo que el anterior Cruze 5, con líneas y proporciones más armónicas. No me gusta que la mayor parte del interior sea tan clara, y si bien los plásticos son buenos, no están en lo más alto del segmento.

En el lado positivo, es confortable y tecnológico con uno de los motores más modernos del segmento, un chasis correctamente pulido, asientos cómodos, muy buena insonorización y una dotación más que satisfactoria para esta versión –intermedia- LTZ, especialmente a nivel multimedia donde suma el servicio OnStar.

¿Cómo queda respecto de los competidores? Bueno cada uno tiene sus favoritos y eso depende del gusto personal. Para ayudarte a sacar tus conclusiones, haciendo click acá podés ver la gama, precios, equipamientos, fichas técnicas y más. Y haciendo click acá una comparación con sus principales competidores.

Opiná en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Galería Chevrolet Cruze 5 a prueba

Chevrolet Cruze Hatchback a prueba

1 de 26

Prueba nuevo Chevrolet Cruze 5

¿Qué opinás? Contanos