Mercedes-AMG cumple 50 años y te contamos su historia
20/01/2017 Historia

Mercedes-AMG cumple 50 años y te contamos su historia

Hacemos un recuento sobre la larga trayectoria de una de las siglas más poderosas de la industria automotriz.

En 1967, dos ex ingenieros de Mercedes-Benz, Hans-Werner Ausfrecht y Erhard Melcher, comenzaron su propio proyecto para aumentar la performance en distintos motores, específicamente de Mercedes Benz. La empresa, llamada con las iniciales de ambos ingenieros y la ciudad de nacimiento de Ausfrecht, Grobaspach, cumple 50 años a cargo de los Mercedes más rápidos de la historia. Si, nos referimos a AMG.

Cada vez que nos acercamos a algún Mercedes, la sigla AMG nos asegura una experiencia de manejo inigualable y si bien la filosofía de la marca ha ido cambiando con el tiempo, lo más importante sigue ahí, la potencia desmedida, el sonido de los escapes y la artesanía, la calidad del trabajo, muy en los estándares de Mercedes-Benz.

Tras 50 años, AMG ha cambiado bastante y existen muchos hitos que han marcado esta historia de alta performance. Los comienzos fueron independientes, forjando una imagen ligada al tuning europeo, con paquetes estéticos y de performance para distintas marcas, pero siempre con el foco y la prioridad en los modelos de Stuttgart.

Ya a fines de los 80, el reconocido Mercedes Clase E (W124) apodado “The Hammer” marcó la senda de lo que sería el futuro de AMG. Un sedán altamente potenciado, con un motor V8 de 5.6 litros, pero también con mejoras de confort y estéticas, patrones que se podrían replicar por catálogo hacia otros modelos.

El éxito del “Hammer” llevó a que Mercedes prestara más atención a AMG, cerrando un trato que le permitirá a la empresa ofrecer sus productos en concesionarios oficiales, cimentando la relación, situación que se consolidaría en 1993 con un acuerdo de cooperación, en 1999 con la compra del 51% de las acciones de la empresa y finalmente en el 2005 con la adquisición competa de AMG, pasando a ser de manera oficial el brazo “armado” de la firma alemana, actualmente encargada de todo el departamento de potenciación y competición.

El primer modelo oficial de Mercedes y AMG fue el C43 AMG de 1993. Claro que hoy en día los productos de AMG se han diversificado mucho tras dicho hito. En la actualidad AMG fabrica versiones de prácticamente toda la gama Mercedes, donde cada motor es fabricado por un solo mecánico, quien firma la cubierta a modo de personalización de su obra. Los modelos de AMG, en la actualidad representan el equivalente deportivo al modelo tope de gama y se ofertan en algunos modelos con dos o tres configuraciones que tienen que ver con el tipo de motor y algunos añadidos extra, de tipo aerodinámico, por lo que hoy se puede elegir por ejemplo entre un C43 AMG, un C63 AMG o un C63 AMG Black Series.

 

AMG en la actualidad

AMG tiene mucho más protagonismo de lo que inicialmente se le asignaba. Hoy son encargados de la supervisión de distintas unidades motrices en Mercedes Benz, como los motores V8, sean o no de AMG. A través de AMG también se han forjado alianzas de motorización, como es el caso de Pagani o Aston Martin, fabricantes que actualmente son impulsados por las unidades alemanas. También AMG ha crecido, pasando de ser solo una empresa de potenciación a un fabricante especifico, creando sus propios modelos, como fue el SLS AMG (homenaje al 300 SL Alas de Gaviota)  y recientemente el AMG GT, rival de Mercedes para el Porsche 911. Con dicha experiencia tambien se han dado el lujo de cometer algunas locuras, como el G63 AMG 6x6, un monstruo de 6 ruedas que solo sirve para marcar territorio: Mercedes y AMG no tienen limites en la ingenieria.

Las ventas actuales de productos AMG reflejan el trabajo que la empresa hace en las carreras y con los entusiastas de Mercedes. En el 2016 se vendieron 99.235 unidades, indicando un crecimiento del 44,1% con respecto al año pasado.

AMG en el automovilismo

Desde la victoria en 1971 del Mercedes-AMG 300 SEL 6.3 V8 en las 24 horas de Spa, hacia adelante, AMG ha sido el aliado predilecto de Mercedes, incluyendo importantes participaciones en las carreras del DTM (Turismo Alemán).

En la actualidad AMG solo vela por las categorías más altas del automovilismo, como las de Turismo de Endurance y GT, con el Mercedes-AMG GT3, modelo que le ha dado 18 victorias y 32 podios este año. También el equipo propio de Mercedes en Formula Uno ha comenzado a mostrar más de AMG como branding, asociando la marca a la máxima categoría. Mercedes fue un importante proveedor de motores en la Fórmula Uno, donde también participan con el Safety Car oficial.

El DTM en la actualidad es operado en alianza con HWA GP, empresa del ex fundador de AMG, quien, tras vender sus últimas acciones a Mercedes, el 2005 decidió dedicarse netamente a la competición. Lo mismo sucede con la categoría australiana V8 Supercars, donde AMG tiene alianzas con empresas locales.

 

Galería Nuevo Mercedes-AMG GT

Mercedes-AMG GT 2018

1 de 13

¿Qué opinás? Contanos