Probamos al BMW Serie 5 autónomo
26/01/2017 Pruebas de manejo

Probamos al BMW Serie 5 autónomo

Viajamos al CES para contarte la extraña sensación de soltar las manos del volante y dejar que el auto te lleve.

Luego del extenuante recorrido por el CES 2017 y de conocer el increíble HoloActive Touch de BMW, que plantea un habitáculo con hologramas con los que podremos interactuar, recorría la exposición junto a mi colega y amigo Carlos Sandoval. En eso me presentó a Héctor Arellano Belloc de BMW, quien nos ayudó a conseguir un lugar en la exclusiva prueba del nuevo BMW Serie 5 con funciones autónomas. Cuando toca, toca, y un espacio abierto apareció de manera casual.

El BMW Serie 5 Autónomo no cuenta con más sensores o aditamentos de los que ya cuenta la nueva generación del Serie 5 que está por llegar al mercado y que ya manejamos en Autocosmos. La única diferencia era la presencia de una unidad de procesamiento más poderosa, que ocupaba tres cuartos del área de carga. Pero un vehículo con funciones autónomas de nivel 3 tampoco es para tanto, ¿o sí lo es?

BMW no llevaba solo ese, sino varios ases más bajo la manga. Para empezar, nos mostró su Open Mobility Cloud, una nube abierta a cualquier otro fabricante que quiera aprovecharla, desarrollada sobre Microsoft Azure y que puede conectar el auto ya sea con el teléfono o con la casa u oficina del dueño del vehículo para integrarse a su vida de una forma que no creerías posible. Imaginá que tu auto planea tu ruta en función de las "citas" que tendrás durante el día, considerando los tiempos de traslado para llegar a tiempo a cada una de ellas, y encima lo hace de manera automática al estar conectado a tu teléfono y tu calendario, agenda e incluso a tu correo.

Sentí mucha ansia durante unos segundos al activar la función autónoma

Arrancamos en dirección a la calle más cercana, inicialmente yo al mando como en un vehículo común. La calidad de marcha era impecable y silenciosa, hasta ahora no nos parecía muy distinto a lo que nos tiene acostumbrados BMW. Sin embargo, cuando por fin llegó el momento de activar la función de conducción autónoma y luego de sentir mucha ansia en los primeros segundos, me surgió la pregunta. ¿Y ahora? El vehículo viene preparado con varias funciones. La primera es una especie de guía de turística que te va indicando los puntos de interés y, si querés saber más, con solo utilizar una instrucción gestual podés escuchar la información relativa o pasar al siguiente, por lo que me dediqué a disfrutar del paisaje en lugar de preocuparme por el momento en que hay que frenar o acelerar.

Pasaron 15 minutos y yo había dejado de prestar atención al camino

Gracias a que nuestro Serie 5 autónomo venía equipado con Cortana, el asistente personal de inteligencia artificial de Microsoft, el vehículo pudo determinar cuáles podrían ser los restaurantes de mi preferencia de acuerdo a la zona en la que me encontraba, saber a qué hora había reserva disponible y marcarlo en mi calendario, así como avisar al resto de los asistentes del lugar y la hora. Cuando me di cuenta, habían pasado 15 minutos y yo había dejado de poner atención al camino. Finalmente el ingeniero de BMW nos mostró una integración con Amazon y al realizar una compra desde el vehículo, recibió de la página el lugar en donde podríamos recoger lo comprado según nuestra ruta de regreso por lo que recibimos el paquete sin desviarnos más que un par de cuadras.

Al final del recorrido nos aproximamos nuevamente al centro de convenciones para así conocer el Sistema de Estacionamiento Automático (APS por sus siglas en inglés). En el APS, un valet robótico, salió a recibirnos y nos indicó mediante luces verdes y rojas cuando era seguro avanzar al mismo tiempo que enviaba una señal al vehículo sobre los espacios de estacionamiento disponibles. Una vez allí, bajamos del vehículo para ser testigos de cómo se estacionaba por sí solo.

 

Galería BMW Serie 5, séptima generación

BMW Serie 5 2017

1 de 29

¿Qué opinás? Contanos