Exclusivo: manejamos el Chevrolet Bolt
07/02/2017 Pruebas de manejo

Exclusivo: manejamos el Chevrolet Bolt

La gran apuesta de GM que busca masificar el uso de autos eléctricos.

Lo que parecía prácticamente imposible hace 20 años, hoy es cosa de cada día. Los autos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) ya son una realidad cada vez más grande aunque el talón de Aquiles sigue siendo su autonomía. Por eso General Motors a través de Chevrolet lanza un auto completamente eléctrico que aparentemente ha vencido las limitaciones. GM viene trabajando desde hace muchos años sobre las energías alternativas, especialmente los autos eléctricos. Por eso antes de introducirnos al Bolt, vamos a recorrer un poco la historia de los EV.

Los EV son tan antiguos como los autos de combustión interna, pero, en los albores de la automoción, la pulseada la ganó la nafta. Durante el los últimos años del siglo XX Chevrolet se involucró en un proyecto denominado EV-1, que ofrecía una autonomía de 113 Km de movilidad puramente eléctrica. El proyecto tenía como enfoque principal la masividad de los EV. Lamentablemente, el EV-1 resultó ser un proyecto sumamente costoso desde sus inicios. La única forma en que el conglomerado GM podía comercializar el EV-1 era mediante un sistema de alquiler donde el usuario interesado podía manejar un EV mediante el pago mensual de USD 500. GM fabricó 1.177 vehículos y los distribuyó entre los clientes interesados, solamente en los estados de California y Arizona, y luego agregó a Georgia.

El EV-1 resultó un fracaso técnico y financiero que le costó a GM mucha plata y problemas legales por incumplimiento del contrato con los usuarios. Todos los autos que se fabricaron fueron destruidos excepto algunos que están en museos. Finalmente el proyecto fue cancelado en 2003.

Frente a la evolución del automóvil en el siglo XXI, y con el advenimiento de nuevas tecnologías de movilidad llevaron a la industria a pensar en otro tipo de soluciones, como los autos híbridos o alimentados por hidrógeno.

GM retomó el asunto del auto eléctrico con su ambicioso proyecto llamado Volt. En la primera generación del Volt había un vínculo mecánico que conectaba uno de los ejes del auto con una transmisión, por lo que no era un vehículo completamente eléctrico y no estuvo exento de polémica. Por eso se acuño el término  “Vehículo Eléctrico de Rango Extendido”, una elegante manera de diferenciar ese modelo de un auto híbrido, ya que casi todos los fabricantes con presencia comercial en el mercado automotriz de EE.UU. tienen una versión híbrida en sus catálogos.

La segunda generación del Volt siguió recurriendo al uso de un motor eléctrico, y ofreció una brillante idea que satisfizo a los indecisos, ya que ahora la movilidad del vehículo si provenía 100% del propulsor eléctrico (y aunque se trataba de un vehículo que para cargar la enorme batería contaba también con un pequeño motor de combustión interna) se trató de un verdadero “Vehículo Eléctrico de Rango Extendido”, ya que la solución técnica le permitía una completa movilidad.

Finalmente, en 2015 durante el Salón de Detroit Chevrolet nos presentó el Bolt (con be larga), una nueva generación completamente eléctrica, sin motores de combustión interna en el auto que además innovaría en el rendimiento de la carga de la batería.

A simple vista nos parece un auto común y corriente, diseñado hacia el transporte familiar, cuyas líneas lo emparentan con el nuevo Spark, otro modelo con versión eléctrica de Chevrolet.

El Bolt es un vehículo de cinco puertas que nos oculta sus cualidades tecnológicas. Sus dimensiones son 4.166 mm de largo, 1.595 mm de alto y 1.765 de ancho. La distancia entre ejes es de 2.601 mm y su peso es de 1.624 Kg, y el Bolt EV entra en el segmento de los hatchbacks.

Lo más notable es que su batería pesa 440 Kg y representa el 23% del precio del auto. La carga de esta pila eléctrica se puede efectuar con dos tipos de cargador, uno portátil que viene con el auto y que se conecta a una toma de corriente común de 120V. La carga completa tarda alrededor de 14 horas. Con un cargador más poderoso, conectado a 240V, el 100% se consigue en 8 o 9 horas.

Puertas adentro es donde nos damos cuenta que estamos en un vehículo distinto. No hay medidores analógicos, todo es proyectado desde pantallas LED. La más pequeña es la del tablero, que mide 8” y al centro encontramos una de 10,2” con todas las aplicaciones multimedia, del aire acondicionado y GPS, todo compatible con Apple Car Pay y Android Auto. El Bolt tiene una conexión 4G LTE con el que se pueden vincular hasta cinco dispositivos, y además funciona con el sistema OnStar de GM. El mensaje del Bolt está más enfocado a la funcionalidad que al lujo.

Yo ya tenía una cierta experiencia con este tipo de automóviles, ya que hace tiempo manejé el Nissan Leaf, y hace no mucho el Spark Eléctrico. La sensación al apretar el botón de encendido es la misma que una computadora portátil, no hay ruido alguno y solo se despliega una presentación gráfica en ambas pantallas. Para iniciar la movilidad hay que usar una palanca de la consola central como si fuera un control de una PlayStation.

Logra el 0 a 100 en 6.5"

Con el vehículo en directa, se presiona ligeramente el acelerador y nos empezamos a mover solamente con el  tenue sonido de las ruedas en el asfalto. Con el camino libre las ganas de acelerar a fondo son muchas para sentir los 361 Nm de torque. La aceleración es pareja y hasta que se disminuye a los 145 Km/h. Para sentir la verdadera frenada hay que apretar firmemente el pedal, que nos hace sentir como si el Botl tuviese un peso superior a las tres toneladas aunque pese poco más de la mitad.

Esta es LA característica del auto que estamos manejando. Con una carga entera puede recorrer hipotéticamente 380 Km. Lo que lo rankea segundo entre los EV disponibles en el mercado atrás de los 430 Km del Tesla Model S y deja en ridículo a los máximos 250 Km del Nissan Leaf.

En Estados Unidos el precio final es de USD 37.495, aunque con los descuentos estatales baja hasta USD 29.995 dólares.

Está diseñado en Corea y construido sobre la plataforma Gamma. Muchas partes de la carrocería están fabricadas en aluminio para ahorrar peso. Se fabrica en la planta de GM localizada en Orion, estado de Michigan. La inversión costó más de USD 160 y se estima que fabricarán y venderán 22 mil Bolts EV sólo en 2017. Fue galardonado como el Auto Ecológico del Año en el Salón de Los Angeles 2016 y el Auto del Año en el Salón de Detroit 2017. Luego de manejar el Bolt EV, podemos decir que es un auto amable, que sorprende por su funcionamiento. La conectividad e interacción con el usuario es total aunque personalmente creo que no será tan exitoso en el campo privado, aunque sí en los servicios del tipo Uber.

Galería Chevrolet Bolt EV

Chevrolet Bolt EV

1 de 25

¿Qué opinás? Contanos