Autos clásicos

Clásicos: Renault Douphine – Gordini Parte 1/2

Un emblemático modelo del parque automotor argentino, ésta es su historia.

Clásicos: Renault Douphine – Gordini Parte 1/2

El Renault Dauphine se presentó mundialmente en el Salón de Ginebra de 1956, y estaba destinado a ocupar un lugar entre el 4CV y el Fregate. Se trataba de un pequeño “todo atrás”, cuya primera versión en ver la luz fue la denominada internamente como R-1090. Estaba equipado con un motor Ventoux de cuatro cilindros de posición trasera, acoplado a una caja de tres marchas, cuyo consumo era de 6,7 litros cada 100 kilómetros recorridos. La potencia entregada a las ruedas traseras alcanzaba a los 31 caballos de fuerza y podía desarrollar una velocidad máxima de 117 km/h.

En esos primeros meses, varias unidades se sometieron a prueba en los Estados Unidos y en Guinea bajo extremas condiciones climáticas. El éxito del Dauphine en el mercado europeo no se hizo esperar, y pronto la Régie Nationale des Usines Renault ampliaba la gama con el R-1091, comercialmente conocido como Dauphine-Gordini; una versión potenciada preparada por Amadeo Gordini que se destacaba por sus buenas prestaciones. Al modelo original se le había incorporado una nueva culata y colectores, así como una caja de cambios de cuatro velocidades en lugar de la de tres del R-1090.

En 1957, los primeros Dauphine llegan a la Argentina como un anticipo de lo que pronto se fabricaría en Santa Isabel. Al año entrante, la filial española de la Régie, FASA, incorporaba al Dauphine a su línea de producción. El modelo era exactamente igual al francés, sólo se había cambiado el diseño del escudo característico del frontal.

En julio de 1960 nació el primer Renault Dauphine nacional, fabricado bajo licencia por Industrias Kaiser Argentina, (IKA) que se constituyó prontamente en una excelente opción para el usuario del auto chico, con cuatro puertas y un amplio baúl delantero. Utilizaba el mismo motor de 845cc., pero con 34 caballos de fuerza.

Mientras tanto, en Francia la gama se siguió ampliando con nuevas versiones, apareció el Ondine (R-1090A) en 1961, el Dauphine de competición (R-1093) en 1962, el Dauphine con carburador Zenith (R-1094) y un nuevo Gordini más potente, (R-1095) ambos en 1964.

En España las versiones Gordini y Ondine también se fabricarían a partir de 1961 y 1962 respectivamente, mientras que en Argentina fue presentado un año más tarde, y con el fin de completar la gama. Se diferenciaba del Dauphine por tener una caja de cuatro marchas y una potencia de 36 caballos frente a los del modelo original. Su velocidad final era de 130 km/h y su consumo de 7,2 litros cada 100 kilómetros. De este modelo se produjeron en la planta de Santa Isabel 34.565 unidades culminando en la década del ´70. 

Mañana no te pierdas la segunda y última parte de su historia.

Gustavo Piersanti recomienda

¿Qué opinás? Contanos