Top 10: Los más grandes fracasos de la industria automotriz
12/10/2012 Top 10

Top 10: Los más grandes fracasos de la industria automotriz

Hay de todo, vehículos con propuesta que no gustaron y grandes errores técnicos en ésta lista

12/10/2012 Top 10

La poderosa industria automotriz suele cometer pocos errores, ya que gasta mucho dinero y recursos intelectuales en el desarrollo de sus productos.

Grandes fracasos y errores, algunos atribuibles a la ceguera corporativa y otros al cambiante ánimo de los consumidores, que al final de cuentas son los que pagan los productos y mantienen en pie a la poderosa y pujante industria.

Aquí hablaremos de casos tan sonados como el Ford Edsel, o el poco conocido Renault Avantime, que simplemente no fueron del agrado del consumidor promedio. También veremos casos como el del Chevrolet EV-1, cuyo fracaso obedeció más a desaciertos financieros que al producto en sí, o conoceremos más de la espantosa Hormiga de Volkswagen. A continuación, la lista de los 10 fracasos automotrices más representativos para Autocosmos.com

Para ver la galería completa de cada auto hacé click en la foto correspondiente.

 

1

Top 10: Ford Edsel

Top 10: Ford Edsel

1 de 10

Corría la década de los años cincuenta y la pujanza económica de Estados Unidos era latente en el estilo de vida de sus habitantes. Ford no se quedó fuera del frenesí consumista y desarrollaron el auto que según ellos sería la revolución automotriz de cara a los años sesenta. El nombre elegido fué Edsel, al igual que el del primogénito del fundador de la marca y padre de Henry Ford II. Se presentó en 1958 y fue descontinuado en 1960. El auto fue un rotundo fracaso, los clientes que se apresuraron a comprarlo y se quejaron inmediatamente de su poca confiabilidad y baja potencia, bromeando con su diseño exterior debido a la similitud de su parrilla con el pubis femenino. Es reconocido como el mayor de los fracasos de la industria automotriz moderna, ya que le costó a Ford Motor Company la increíble cantidad de USD 250 millones, sin olvidar que para colmo hablamos de dinero de la década de los sesenta.

¿Qué opinás? Contanos