Prueba nuevo Kia Soul
04/09/2014 Pruebas de manejo

Prueba nuevo Kia Soul

Manejamos la segunda generación del multifacético modelo coreano.

El Soul fue uno de los primeros productos de la nueva Kia, uno de esos modelos que salieron a decirle al mundo que la marca ya no estaba solo para pelear por precio con los jugadores establecidos, sino que tenía una propuesta estética y de diversión para sus usuarios. Ahora, probamos la segunda generación del modelo que se sitúa a medio camino entre un hatchback y un SUV.

 

Mecánica y seguridad

El nuevo Soul crece respecto de su antecesor. Ahora mide 4140 mm de largo (+35mm) y 1.800 mm de ancho (+15mm), pero es 10 mm más bajo con 1.600 mm hasta el techo. La distancia entre ejes es 20 mm más larga y el baúl aporta 238 L apenas unos 16 litros más que el anterior. Lo interesante de estos números es que lo acercan bastante al Sportage situándolo justo en el borde de lo que llamaríamos compacto.

Respecto de la mecánica, el nuevo Sportage viene con el mismo motor que la generación anterior, un 1.6L 16V de 124 CV y 152 Nm de torque, pero asociado a una caja manual (o automática aquí probada) de 6 velocidades en lugar de la anterior de 5 cambios.

Respecto de la seguridad, ofrece airbags frontales, fijaciones ISOFIX, y tres apoyacabezas y sus respectivos cinturones de 3 puntos atrás. Todo esto sumado a su estructura le permitió alcanzar la calificación Top Safety Pick en las pruebas de choque realizadas por al IIHS en EE.UU..

 

Diseño e interior

Siguiendo la filosofía evolucionista alemana que seguramente introdujo Peter Schreyer, el multipremiado Jefe de Diseño de Kia, cuesta diferenciar al nuevo Soul del anterior. Lo cierto es que las diferencias están más en los detalles que en la silueta en general que conserva la línea lateral de confluencia entre el techo y la cintura, y los pilares A y B enmascarados. Las diferencias están en las luces, las delanteras más acostadas y las traseras ya sin esa moldura extraña color carrocería que las rodeaba.

Puestas adentro, el Soul luce mucho más maduro y esto implica que, por un lado hay buenos plásticos (algunos suaves al tacto) y encastres, aunque por el otro pierda parte de esa locura Pop que lo identificó en la primera generación. Un factor en este aspecto es el reinado del negro en la cabina que solo deja espacio a pequeños elementos en metalizado o a las alegres costuras de los asientos.

Respecto del equipamiento es completo, tiene una pequeña pantalla táctil de 4.3”, conectividad de todo tipo incluyendo Bluetooth, climatizador de una vía, control de velocidad crucero y un inmenso techo panorámico que abre la parte delantera. Si querés ver la ficha completa visitá el Catálogo de Autos Nuevos de Autocosmos.

 

Comportamiento dinámico

Comencemos por la postura de manejo que es alta y fácil de ajustar con regulaciones de altura en butaca y de altura y profundidad para el volante multifunción con suave revestimiento en cuero (sintético) al estilo. El cuadro de instrumentos con tres “relojes” y pantalla de información en el centro es de fácil lectura. La visibilidad es buena, algo limitada en las cuatro diagonales por los gruesos pilares y bien asistida por grandes espejos exteriores y cámara de marcha atrás.

La dirección tiene el clásico tacto demasiado parejo de las asistencias eléctricas, pero ofrece correcta asistencia y se endurece progresivamente cuando subimos la velocidad. La caja controla perfectamente el clásico resbalado de los sistemas automáticos, a veces es un poco brusca para rebajar, pero en líneas generales es fluida.

El confort de marcha es bueno y solo presenta algunos problemas para lidiar con las imperfecciones pequeñas como las juntas de dilatación debido a la dureza de los neumáticos.

En ruta muestra una muy buena insonorización a casi cualquier velocidad, y a 120 km/h (117 reales) la 6º le permite viajar con poco menos de 3.000 rpm con un consumo que ronda los 8.3 km/L según la computadora. En curvas muestra el clásico rolido de un vehículo alto que no desmerece un confort general y estabilidad buenos.

 

Conclusiones

El nuevo Kia Soul es un vehículo práctico y atractivo que ha relegado algo de su esencia llamativa y juvenil en favor de un estilo, comportamiento y calidad más maduro, especialmente en el interior. Está bien equipado, aunque en ese rango de precios le exigiríamos cuatro airbags más (laterales y de cortina) y un ESP.

Aquí el problema es el precio que se va de escala para un modelo relativamente pequeño y que deja lugar para algunas alternativas como te mostramos abajo usando el Comparador de Autocosmos.

¿Qué opinás? Contanos