Vendé tu auto
Lanzamientos

Mercedes-Benz SLS AMG: un superdeportivo irresistible

Cuesta u$s 330.000. Desarrolla una velocidad máxima de 317 km/h. <br />

Mercedes-Benz SLS AMG: un superdeportivo irresistible

Se lo puede considerar uno de los autos deportivos más bellos del siglo XXI. La figura del nuevo Mercedes-Benz SLS AMG atrae irresistiblemente por su apasionado carácter deportivo, aparte de ofrecer una nueva interpretación del impresionantemodelado del Mercedes-Benz 300 SL, uno de los iconos del diseño creados por la fábrica germana.

El nuevo SLS AMG tiene un prolongado capó, el bajo habitáculo colocado muy atrás y la zaga corta con alerón replegable realzan su dinamismo no menos que el ancho de vía, la longitud de la batalla y las grandes llantas.

El rasgo distintivo más notable lo constituyen, sin duda alguna, las puertas tipo alas de gaviota.

También la ancha parrilla del radiador con la gran estrella de Mercedes y la aleta transversal, así como las nervaduras del capó y de los flancos, recuerdan a aquél mítico automóvil.

El frontal como esculpido, provisto de un delantal acabado en punta que cae bajo y se repliega a los lados, le confiere al "alas de gaviota" una vigorosa presencia en ruta.

Contribuyen una nota dominante las seis grandes entradas para refrigeración y los faros colocados en los extremos, superpuestos verticalmente, con luz central de bixenón enmarcada, por arriba, por dos intermitentes de diodos luminosos, y, por abajo, por la luz baja, también de diodos luminosos.

Aparte de la estrella de Mercedes en el centro de la parrilla, que, vista de perfil recuerda la entrada de aire de un turborreactor, el prolongado capó alude también a la ingeniería aeronáutica: cuanto más avanza hacia el frente la mirada del espectador, tanto más se acelera su curvatura.

El mismo efecto óptico produce el modelado de las cuatro aletas acabadas en Silver Shadow que adornan las dos rejas de salida de aire al final del frente.

Las aletas del capó reaparecen en los costados del vehículo y se descubre aquí otro rasgo característico del diseño del 300 SL: el distintivo "6.3" en clara alusión a la gran cilindrada del motor aspirado de 8 en V.

El compacto habitáculo, de gran atractivo y perfil inconfundible, posee un cierto aire de visera, con sus bordes en relieve, lunas laterales bajas y parabrisas de sesgo pronunciado.

El parante B inclinado hacia adelante, termina con un elegante giro en dirección a la luneta, aumentando el dinamismo.

Mirado el lateral, llama la atención el hombro protuberante del SLS, que como músculo en tensión se extiende del frontal a la zaga.

Los pasarruedas, queresaltan enérgicos en los laterales, alojan vistosas llantas de aleación de 19 (adelante) y 20 pulgadas (atrás).

 

Las llantas permiten ver claramente el sistema de alto rendimiento de los frenos de materiales compuestos. Visto desde arriba, una línea continua que surge de los faros discurre a través del músculo hasta la zaga.

Y el mismo recurso estilístico lo encontramos otra vez en el capó, donde el ojo sigue un marcado contorno que lleva, a través del techo y pasando por entre las puertas, a la tercera luz de freno.

La vista posterior del SLS también transmite fuerza y dinamismo: la tapa del baúl de suave pendiente le procura al vehículo un efecto de anchura, y otro tanto hacen su llamativo hombro y las ópticas traseras planas con luz de diodos.

El alumbrado de leds en forma de ala crea un peculiar diseño nocturno que llama poderosamente la atención. En el centro, muy abajo, se hallan la luz de marcha atrás y la luz antiniebla.  

Inspirado en la Fórmula 1 se presentan el inserto negro en forma de difusor y las dos salidas cromadas del equipo de escape deportivo AMG.

Las anchas ruedas traseras asoman a través de sendas entradas en el delantal de la zaga, confiriéndole al nuervo "alas de gaviota" un señorial aplomo en ruta.

El alerón integrado en la tapa del baúl sale automáticamente una vez pasados los 120 km/h y estabiliza de forma considerable la marcha del vehículo a altas velocidades.

Los asientos son de cuero de diseño deportivo con reglaje eléctrico, memoria en tres posiciones diferentes y calefacción. Es posible elegir unos asientos tipo bacquet, con ciertas semejanzas a los que tienen los vehículos de competición.

El volante es plano en su parte baja y lleva levas para subir y bajar de marcha. Además, tiene varios botones desde los que se puede manejar el equipo de sonido, el navegador y el teléfono. Los pedales son de metal con inserciones de goma.

El cuadro de instrumentos tiene dos grandes esferas de color plata con las agujas en rojo. Entre ambas esferas se ubica una fila de siete diodos luminosos que indica el momento óptimo para cambiar de marcha.

También está la pantalla del ordenador de viaje, que informa del consumo, la autonomía o la temperatura del aceite de la transmisión y tiene un cronómetro para la toma de tiempos en circuito.

La guantera tiene una capacidad de 3,7 litros, que es muy poco. Hay un espacio portagafas en la zona del acompañante y huecos para depositar objetos en el reposabrazos central y tras los respaldos de los asientos.

Entre éstos hay una pequeña bolsa en la que también se puede guardar algún objeto de pequeño tamaño. El maletero tiene una capacidad de 176  litros.

El navegador, el climatizador y otros elementos se manejan a través de un mando ubicado entre los asientos, por detrás de la palanca de cambios.

La información se ve a través de una pantalla de 7” situada entre las dos salidas de aire centrales de la consola. El anagrama AMG está presente en el respaldo de los asientos, las alfombrillas y el cuadro de instrumentos.
 

En cuanto a seguridad pasiva, de serie mencionaremos cinturones de seguridad de tres puntos, pretensores de cinturón, limitadores de la fuerza de tensado y ocho airbags comprende airbags frontales adaptativos, sendos airbags para las rodillas del conductor y su acompañante, dos airbags laterales integrados en los asientos y dos windowbags.

El corazón del SLS es un potente motor V8 de 6,3 litros que eroga una potencia máxima de 571 CV a partir de 6.800 rpm, con su par máximo 650 Nm a partir de 4.750 rpm.  Desarrolla una velocidad màxima de 317 km/h limitada electrónicamente y su aceleración de 0 a 100 km/h es de 3,8 segundos.

Esa fuerza la transmite a través de un árbol de fibra de carbono al eje trasero de atrás, a semejante de los Clase C DTM. El cambio de doble embrague se encuentra en el eje trasero (principio Transaxle) y está unido firmemente a la carcasa del motor mediante un Torque Tube.

De la transmisión se encarga un nuevo cambio deportivo de siete velocidades, el AMG Speedshift DCT. El conductor tiene a su disposición cuatro diferentes programas de conducción: C (Controlled Efficency), S (Sport), S+ (Sport plus) y M (Manual), así como la función Race start.

Este superdeportivo se comercializa a un precio de 330.000 dólares. Sin duda, un auto sólo para entendidos. Y, por supuesto, adinerados…

Contanos que opinas