Test drive

Prueba: Citroën C3 Picasso Exclusive My Way

Con target familiar

Prueba: Citroën C3 Picasso Exclusive My Way

Introducción

El nuevo C3 Picasso de Citroën es uno de esos vehículos cuyo target es constituido por el usuario que quiere reunir con su adquisición la capacidad y comodidad de un MPV con las mismas respuestas que sedán del segmento B (el de los de largo total de alrededor de cuatro metros, no más allá de los 4,20). Es decir, un auto pensado para la familia. Lo que antaño se buscaba en las rurales, pero con una quita de performance en la velocidad final, por su mayor frente ante el aire.

 

Presentado en el último Salón de Buenos Aires, el C3 Picasso cumple con aquellas premisas y resulta la versión “normal” del ya conocido Aircross, la variante de aspecto aventurero de este recién llegado. 

 

El objetivo de la casa francesa es adueñarse con él de una buena porción de la franja que tiene como líder en ventas durante 2010, el VW Suran, que terminó aquel ejercicio con el sexto puesto general. El tope de esta línea, es el Exclusive que le estamos mostrando, en este caso con el paquete opcional My Way.

 

 

Diseño

El diseño se aleja de los anteriores Picasso, ya que las líneas redondeadas de aquellos monovolúmenes dejan paso ahora a un perfil de dos cuerpos. El anterior, dando una señal clara de fortaleza y algo de reciedumbre (difieren las unidades Mercosur con respecto a las europeas, en este caso) con su parte delantera alta, que destaca una pequeña parrilla casi meramente ornamental que forma la extensión del logo de los dos chevrones y una gran entrada bipartida de color negro mate, que sí, tiene por misión permitir la entrada de aire.

 

Faros de complejo dibujo y luces para niebla completan el frente, en el que llama la atención el relativamente pequeño parabrisas que sin embargo se agranda con el agregado de un doble parante A, que disminuye el negativo  efecto en la visibilidad que resulta de un solo grueso soporte. Pero demás está decirlo, bajo la lluvia las dos pequeñas superficies triangulares del frente, pierden eficacia, ya que a ellas no alcanza el limpia parabrisas.

 

Desde atrás se aprecia la asimetría de la estética. Grupo de luces bien en lo alto, espacio para la patente recostado a la derecha a partir del isotipo y ópticas para niebla en lo bajo, arriesgando su integridad apenas por sobre el paragolpes de chapa que continúa su volumen en la tapa del baúl. El baúl tiene una capacidad de 403 litros y su boca de carga es muy baja, lo que colabora en la carga de bultos. 

 

Interior

La cabina es amplia y -centímetro por centímetro- la más generosa del subsegmento que incluye también al Meriva, EcoSport, Idea y Fit. La distancia entre ejes de más de dos metros y medio permite comodidad a los ocupantes de atrás, con el beneficio adicional del piso plano. El asiento es fijo en lo longitudinal y rebatible en proporción 60 a 40. Hay mesitas tipo avión y, como en todo el interior, cantidad y variedad de porta objetos. 

 

Adelante las butacas son cómodas y regulable en altura la del conductor, que suma ello a la doble regulación de la barra de dirección lo que permite encontrar fácilmente la mejor postura de conducción. 

 

De los instrumentos, el velocímetro tiene mayor volumen que el tacómetro, que a su vez es más grande que la tercera esfera para temperatura y combustible. El pomo de la palanca de cambios es metálico. Muy agradable la consola central con los controles de aire y sonido y sobre ella, ya en la plancha, tres generosas toberas direccionables.

 

El equipamiento es de nivel superior para el estamento y puede ver la ficha completa en el link que se ofrece al final de esta nota. En confort tenemos tapizado y volante con cuero, navegador GPS, aire acondicionado, computadora, alza cristales y retrovisores eléctricos, radio con CD, MP3, USB, tarjeta SD y Bluetooth, sensores de estacionamiento, crepuscular y lluvia. En seguridad airbags frontales y laterales, alarma e inmovilizador y espejo parabólico apuntado al sector trasero y cinco cinturones inerciales de tres puntos.

 

Mecánica y comportamiento

El motor es el conocido cuatro cilindros 1.6L que eroga 110 caballos con un torque de 14,5 Kgm. La velocidad máxima es excelente para un auto de este formato ya que sobrepasa los 170 Km/h y muy adecuada la aceleración de 0 a 100 Km/h, establecida en los 12,8 segundos. 

 

El poder frenante lo proporciona un sistema mixto (discos ventilados y tambores) que lo detienen en 45,8 metros viniendo a 100 Km/h. El consumo es 12 Km/litro a 130 Km/h, 14,3 a 100 Km/h y 9,3 Km en el circuito urbano. A 100 Km/h en ruta la autonomía es de 786 Km por su tanque de 55 litros.

 

Caja de cinco marchas bien relacionadas (la quinta desmultiplicada a 0,77) y de buena selectora. Las suspensiones dan una marcha agradable y pese a la altura del vehículo se muestra muy estable a alta velocidad. La dirección es tirando a lenta y algo ruidosa.

¿Qué opinás? Contanos