Test drive

Chevrolet Sonic 2012 prueba exlusiva

Apenas presentado en Argentina, probamos el nuevo sedán compacto que competirá en el escalón alto de los compactos.

Chevrolet Sonic 2012 prueba exlusiva

Antecedentes

En esencia estamos hablando de la nueva generación del Aveo a nivel mundial, pero para algunos mercados como el nuestro, se denomina Sonic para mantener al Aveo dentro de la oferta de productos de General Motors.

Por ahora, el Sonic viene de Corea, pero se espera que para finales de año la planta de la marca ubicada Orion, Michigan (Estados Unidos), arranque la producción para el Continente Americano. Dicha planta recibió una inversión de 545 millones de dólares para su actualización y así poder albergar la línea de ensamble del modelo en cuestión.

En nuestro país, el Sonic se posicionará entre el Aveo y el Cruze, y atacará la parte alta del segmento de los compactos. Al igual que Cruze y Spark, fue desarrollado por la filial de GM en Corea. Como competencia, se enfrenta a autos como el nuevo Ford Fiesta, la dupla Fit/City de Honda y los FIAT Punto/Línea.

 

Características Técnicas y Mecánicas

La versión que llega a nuestro país monta un 1.6L 16V, con tecnología de variación de apertura de válvulas (VVT) y una potencia de 115 CV además de un torque de 155 Nm aunado -dependiendo de la versión- a una transmisión manual de cinco relaciones o una automática de seis.

La tracción es delantera y cuenta con suspensión McPherson –independiente- mientras que para el eje posterior ls Sonic tiene un eje torsional. Los frenos delanteros son de discos ventilados y atrás tambores, con asistencia antibloqueo ABS. En cuanto a seguridad, el Chevrolet Sonic 2012 suma cuatro airbags, que suben a 6 en el caso de la versión más equipada. Para conocer el detalle de equipamiento, versiones, ficha técnica y precios, no te olvides de ver el link debajo de la nota.

 

Interior

El diseño exterior puede resultar bastante controversial, sobre todo por los gustos de cada persona, pero a diferencia de éste, todos aquellos que tuvieron oportunidad de observar el interior del Sonic quedaron boquiabiertos durante el periodo de nuestra prueba.

Tanto el diseño como los materiales, son de excelente calidad y dignos de una categoría más alta. Los detalles como las salidas del aire acondicionado, el volante de tres brazos, el diseño del tablero y el clúster de instrumentos que –al igual que el Spark, hacen referencia al de una moto- le dan un toque diferente, muy moderno y jovial. 

Un detalle interesante es la doble guantera del lado derecho, la superior sirve para alojar el conector USB y auxiliar, escondiendo tu reproductor MP3 de manera segura y dejando espacio en la segunda guantera (debajo) para papeles y demás cosas. El sistema de interconexión Bluetooth para el teléfono se nota demasiado improvisado, el micrófono no es suficientemente sensible y se requiere de mucho volumen para escuchar una conversación, provocando que se distorsione el sonido fácilmente.

 

Manejo

Empezando por la posición de manejo, es fácil de encontrar gracias a los ajustes de altura del asiento (ambos asientos delanteros cuentan con él) y de inclinación y profundidad del volante. La dureza de los asientos es confortable pero nunca pierde sujeción lateral así que es muy cómodo en ruta.

La versión que probamos, fue la LTZ, la más equipada disponble con transmisión automática de seis cambios y modo manual. El motor de cuatro cilindros y 1.6L de desplazamiento se nota suficiente para mover al Sonic y a diferencia de otras transmisiones automáticas, la de éste no le resta torque significativamente así que se siente ágil y con buena respuesta en todo momento aunque su funcionamiento es algo brusco y hay que acostumbrarse al constante golpeteo de los cambios descendentes.

La dirección es de asistencia hidráulica, se percibe suave y comunicativa que trasmite al conductor lo que sucede debajo de las ruedas, de hecho podríamos decir que es hasta divertido de manejar. Cuando no se busca velocidad, el Sonic se comporta civilizadamente, aislando el ruido del exterior bastante bien y la suspensión absorbe las imperfecciones del camino.

 

Conclusión.

Aunque en papel y a grandes rasgos, el Chevrolet Sonic es un producto muy completo, algunos detalles como el constante golpeteo de la transmisión automática, el espacio interior no muy amplio, no dejan que se posicione como el mejor de estos últimos arribos en el segmento. Es un buen producto, pero no tan destacable como lo fue el Spark para el segmento de los subcompactos. Aplaudimos sí, el esfuerzo que ha hecho Chevrolet por traer un producto con la calidad interior del Sonic y que además cumple bien en materia de seguridad con sistema de frenos con ABS y al menos cuatro airbags, pero creemos que con algunos cambios ligeros puede mejorar.

Héctor Mañón Texto y Fotos recomienda

¿Qué opinás? Contanos