Test drive

Manejamos el nuevo SEAT Toledo en España

Luego de una fallida generación anterior con formato de MPV, el modelo renace con su histórica silueta sedán.

Manejamos el nuevo SEAT Toledo en España

 

Toledo, España. La Sociedad Española de Automóviles Turismo (SEAT) se encuentra en una etapa crucial para su crecimiento en los próximos años, no es noticia para nadie que esta filial del exitoso Grupo Volkswagen es la que más cuestionamientos ha recibido en los últimos tiempos debido a su desempeño en términos de rentabilidad. Sin embargo, la firma sostiene con total seguridad que se encuentra en una posición inmejorable de cara al momento en el que el mercado europeo se recupere. Argumento que resulta difícil de rebatir luego de ver el buen recibimiento que ha recibido el facelift del Ibiza, la llegada de este nuevo Toledo y la renovación total del León, que empleará la innovadora plataforma de autos medianos MQB del Grupo.

Luego de haber errado el camino de manera importante con el Toledo de anterior generación que debutó en 2004, SEAT ha decidido regresar a los orígenes de este modelo y emplear una configuración de tres volúmenes con portón trasero. Dicho de otra manera, el nuevo Toledo es un sedán pero que al igual que la primera generación de 1991, ofrece un baúl que se abre como un hatchback.

Mucho se ha hablado acerca de este nuevo SEAT y su parentesco con el sedán mediano de Volkswagen, el Vento. Sin embargo, es importante destacar que no comparten plataforma e incluso el Toledo con sus 4.48 metros de largo es significativamente más corto en comparación con el Vento que mide 4.62. De acuerdo con los ingenieros de SEAT, en este caso se emplea una plataforma híbrida, que toma componentes de la del Ibiza y otros de la del Golf VI. La geometría de suspensión es McPherson adelante y de eje semi-rígido atrás.

Entre las mecánicas del nuevo SEAT Toledo se destacan un novedoso y eficiente 1.2 litros con Turbo y Compresor que entrega 105 CV acoplado a una caja manual de seis relaciones y un  1.4 litros TSI de 122 CV acoplado a una transmisión DSG de siete cambios.
 
Para conocer de cerca y manejar el nuevo Toledo, el escenario elegido por SEAT no podía ser otro que la ciudad que le da su nombre. Toledo es la segunda ciudad medieval más grande del mundo detrás de Roma y patrimonio de la humanidad. Evidentemente lo anterior significa que las calles de Toledo, siendo tan estrechas y empinadas, no son precisamente ideales para probar un vehículo, por lo que las pruebas dinámicas se desarrollaron entre Madrid y Toledo.

La versión probada fue la 1.2 TSI con transmisión manual y solo podemos decir que resulta increíble que una planta de poder tan pequeña sea capaz de mover con tanta soltura la masa de 1.254 kilos del Toledo. Al ser un motor TSI, prácticamente no existe demora en el turbo y tanto aceleración como recuperaciones son contundentes, superiores a lo que podemos ver en medianos que emplean motores de 1.8 litros. El único pero que pudimos encontrar en este excepcional motor fue el desempeño por arriba de los 120 km/h, ya que paulatinamente se empieza a sentir una ligera caída de potencia, nada de que preocuparse sobre todo si no se desea circular por encima de los límites de velocidad permitidos. Podemos suponer entonces que el desempeño de la versión 1.4 TSI será todavía mejor.

En el interior, las formas son bastante más sobrias y conservadoras en relación con lo que conocemos en Ibiza o León. El Toledo 2013 ofrece líneas rectas y plásticos de tacto rígido, aunque con buena calidad de ensamble, ya que no hay ruidos. Elementos como el aire acondicionado, vidrios y espejos eléctricos e incluso control de velocidad crucero, volante multifunción, entrada USB están presentes, sin embargo otros muy socorridos como el techo solar o los asientos forrados en cuero no estarán disponibles. Desde la versión de entrada, el Toledo ofrecerá ABS y airbag para conductor, mientras que serán seis para las versiones tope.

Promo, SEAT Toledo 2013

Rubén Hoyo, enviado recomienda

Contanos que opinas