Prueba Citroën Spacetourer: Viajero del espacio
8/6/2018 Pruebas de manejo

Prueba Citroën Spacetourer: Viajero del espacio

¿Necesitás espacio para 8 personas? ¿Pero que sea de calidad? Esta prueba es para vos.

Prueba Citroën Spacetourer

El mundo de las familias muy numerosas, o del transporte de ejecutivos, tiene dos soluciones: utilitarios con asientos agregados, o MPVs grandes. El problema con los primeros es que suelen ser algo toscos, y los segundos no suelen pasar de los 7 asientos. Quizás el Citroën Spacetourer tenga lo suficiente para satisfacer a ambos mundos, vamos a analizarlo.

Una pizca de aquí y otra de allá

Una de las caracterísiticas del Citroën Spacetourer es que parte de una plataforma de “auto”, la misma que utiliza el C4 Grand Picasso, pero extendida y reformulada hasta un formato laboral (Jumpy). Si comparamos las medidas, el Space deja chico al Grand con 4.956 mm de largo (+354 mm) 1.920 mm de ancho (+94 mm), 1.890 mm de alto (+246 mm) y 3275 mm entre ejes (+435 mm).

Se trata de algo más que colocar 8 asientos

Estas medidas permitieron acomodar 8 plazas, pero se trata de algo más que simplemente colocar asientos.

Cuadrado con onda

Crear un vehículo destinado a una gran capacidad interior siempre ejerce un fuerte compromiso con el diseño, puntualmente tiene que ser los más cúbico posible. Pero Citroën, fiel a su estilo, no podía sacar a la calle una caja de zapatos con ruedas, así que le puso onda en los detalles. Un ejemplo son los chevrones cromados cuyas ramificaciones cromadas que se extienden hasta el interior de las ópticas. Tenemos también unas inmensas molduras que rodean los rompeniebas y las tiras LED.

Citroën le puso onda en los detalles

En los laterales se suma el redondeo de aristas, especialmente en el marco de las ventanillas, y un elemento típico de la marca, unas llantas de aleación con diseño muy atractivo. Completan dos inmensas puertas laterales corredizas y motorizadas que facilitan el acceso al interior.

La procesión va por dentro

El mayor valor del Citroën Spacrtourer está en las dos filas posteriores. Acá la única queja es que no son 6 butacas individuales sino bancos partidos 1/3 – 2/3. Lo importante es que entran adultos en todas las plazas y que van a estar bien tratados: tenés salidas de aire en el techo con regulación de temperatura y flujo independiente para la parte trasera, una toma de 220V abajo del asiento del acompañante, y portaojetos atrás de todo. Solo la consola central del techo requiere que en los asientos del medio no se siente alguien de 1,80 m para arriba.

entran adultos en todas las plazas

Como era de espera, si vas a usar todas las plazas te queda un baúl chico, pero a medida que vas reclinando asientos se trasforma en un MegaBerlingo, e inclusive podés sacarlos y tener un living al aire libre.

Mientras tanto adelante

…tenés un estilo menos elegante que en un Picasso y sin plásticos suaves al tacto o juegos de tonos, pero el tablero está bien realizado, con foco en la sensación de solides y practicidad. Para empezar, tenés unos huecos gigantes en las contrapuertas y varios espacios más incluyendo un área libre entre asientos que se liberó gracias a la selectora de cambios en forma de dial incorporada en el tablero.

Se agradece la simplicidad, por ejemplo en el climatizador de 2 zonas que es práctico, lindo y ocupa una línea delgada. Sobre eso tenés un equipo multimedia con pantalla táctil de 7” con capacidad para espejar aplicaciones de los smartphones. Completan un piso en plástico, fácil de lavar y unos listones metalizados que decoran tanto el frente como los laterales hasta atrás de todo.

Asegurando a todos

En este rubro tenés 4 frenos a disco, ESP, 6 airbags y cinturones de 3 puntos con apoyacabezas en las 8 plazas. Un dato curioso es que los anclajes ISOFIX se propagan por las seis posiciones traseras.

Las puertas traseras corredizas tienen sistema antipinzamiento

Las puertas traseras corredizas dan un plus de seguridad al no invadir la calle o camino cuando se abren, y además, tienen sistema antipinzamiento que frena los motores si se cruza algo -como un brazo- en su camino.

En la altura

Antes de arrancar, es bueno analizar la posición de manejo. Acá es donde el mundo utilitario empieza a asomar con una butaca que va bien alta, rodillas que se doblan a casi 90º para llegar a la pedalera y un volante algo inclinado, aunque con formato y medidas de auto  ue se ajusta en altura y profundidad.

La visibilidad es buena, tenés mucho cristal lateral, pero los retrovisores son algo chicos para el tamaño del Citroën Spacetourer y por eso se agradecen la cámara y los sensores de retroceso. Dato curioso es que le falta el espejito panorámico que te permite mantener controlada a “la tropa” sin girar la cabeza.

El Space, se hace Tourer

En ciudad, la altura te juega muy a favor dándote una envidiable visión del entorno. Las suspensiones se sienten un poco secas, al menos hasta que se ocupen la mayoría de los asientos. Eso sí, cuidado con lomos de burro, si entrás un poco rápido vas a sentir el movimiento de toda su masa.

Es lo más parecido a un utilitario dentro de un vehículo de pasajeros

El 2.0L HDi tiene 150 CV, pero sobre todo 370 Nm de empuje que es asimilado por una caja automática de sexta. Esta combinación te permite circular muy fluidamente o “dormir” a más de uno en un semáforo si vas con ganas sobre el pedal derecho. El tamaño impone respeto, pero ojo con los cambios de carril, asegúrate que haya espacio para todos los metros de vehículo que quedan detrás de tu espalda.

Larga distancia

En ruta el empuje del motor es muy bueno. A veces la caja se niega a rebajar, pero para eso tenés levas en el volante que te permiten llevar el tacómetro al punto ideal. Estable en línea recta, necesitás reconfigurar tu percepción en los curvones ya que el peso promueve rolido y la altura magnifica esa sensación, algo bueno porque te invita a no pistear con la familia y/o pasajeros.

Los consumos hablan muy bien de la eficiencia del motor

A velocidades constantes, por ejemplo 120 km/h (125 de velocímetro) viaja con un poco menos de 2.000 rpm, con poco ruido y un consumo de 7, 8 L/100 km que es muy bueno para esta mole y área frontal. En ciudad, no pasamos los 11 L/100km un número que habla muy bien de la eficiencia del motor.

Conclusiones

El Citroën Spacetourer es un híbrido con ADN utilitario y de pasajeros, no tenés la opulencia de un C4 Grand Picasso, pero no te hace sentir que sacrificaste confort y potencia por tener 8 asientos. Sorprende lo bien que se mueve y el poco gasoil que pide a cambio, además de los niveles de seguridad. ¿Es la mejor opción? Bueno, yo te cuento lo que me pareció usarlo y vos decidís cuál es tu mejor opción.

Galería Prueba Citroën Spacetourer

Citroën Spacetourer a prueba

1 de 22

¿Qué opinás? Contanos