BMW i8 Roadster: primer contacto exclusivo
10/10/2018 Pruebas de manejo

BMW i8 Roadster: primer contacto exclusivo

Tuvimos el privilegio de manejar esta maravilla en Alemania.

Prólogo

Durante nuestra visita al Salón de París 2018, la firma bávara nos invitó a manejar al nuevo i8 Roadster por su tierra natal en Alemania, por lo que hicimos un viaje corto a la ciudad de Múnich.

Ahí se nos dio una introducción del vehículo al mismo tiempo que resolvimos nuestras dudas antes de pasar manejarlo. Por eso antes de darte nuestras impresiones, te damos los datos técnicos más importantes:

BMW i8 Roadster 

Motor naftero 1.5L 3 cil. turbo

231 CV

320 Nm

Motor eléctrico

143 CV

249 Nm

Potencia total híbrida

374 CV

Caja automática 6 vel.

Desempeño

0-100 Km/h en 4.6

Velocidad máxima 250 Km/h

Autonomía y velocidad máxima en modo eléctrico

Hasta 55 Km.

Hasta 120 Km/h

Tiempo de apertura de toldo 15 segundos hasta 50 Km/h

El viaje...

Aclarado lo anterior, nuestro punto de partida fue el museo de autos clásicos de BMW. De ahí, con el techo abierto, (que se abre manera eléctrica y muy fácil) manejamos cerca de dos horas hasta el pequeño poblado de Seethal, el cual está junto al lago Chiemsee, (generalmente conocido como el mar de Baviera) situado en la ruta que lleva a la ciudad de Salzburgo, Austria, cerca de la frontera con Alemania y lugar de nacimiento de Mozart.

Ahí nos detuvimos unos minutos para tomar unas fotos, una de ellas puedes apreciarla a continuación.

De ahí manejamos a otro poblado que lleva por nombre Inning, donde comimos a lado de una hermosa vista del lago Ammersee y unos botes. Posteriormente regresamos a nuestro punto de partida.

El total de tiempo de manejo fue de 3 horas y media, recorrimos casi 300 Km de calles, avenidas, vías rápidas, caminos rurales y autopistas, todas en buen muy estado, con la particularidad de que nunca tuvimos que pagar un peaje. La velocidad que manejamos fue siempre la permitida, pero cuando no había límite en la Autobahn le sacábamos jugo a esos 374 caballos alcanzando los 220 Km/h por breves momentos.

A lo largo de nuestro trayecto admiramos los verdes paisajes de Alemania, casas pintorescas en los poblados como edificios departamentales en la ciudad de Múnich. He de reconocer que algo que me impresionó mucho en lo particular, es que todo se vé nuevo y muy limpio, esto es en gran parte por el continuo mantenimiento que se le da a las calles como el mismo cuidado de la gente.

Para hacer cómodo y relajante nuestro viaje pudimos disfrutar de música gracias a la fácil vinculación del i8 vía BT con el smartphone (cuenta además con Apple Carplay como Android Auto si se desea conectar y para que no muera la pila tienes cargador por inducción). Después de un rato, el sol cobró factura, por lo que cerramos el techo para luego usar el climatizador bizona. Para llegar a los diferentes puntos empleamos el navegador que trae de fábrica, éste hace un buen trabajo llevándote paso a paso, aunque puede ser que te tardes un poco en aprender a usarlo. Asimismo, al momento de llegar a los puntos establecidos estacionarnos fue pan comido, ya que con la cámara de reversa de 360º con alertas se te facilita la vida.

Lo que se siente al volante

Bueno ese fue nuestro trayecto, ahora pasemos a darte nuestra impresión de manejo, la cual nos dejó un buen sabor de boca. Lo primero es que no importa si vas a alta velocidad con el techo destapado, podés hablar cómodamente con tu acompañante sin necesidad de gritar teniendo las ventanas levantadas. Las dos opciones de manejo que empleamos fueron comfort y sport, en ambas el tablero digital cambia de color al mismo tiempo que la dureza de la suspensión como la dirección; en el primer modo la sensación es más suave enfocado al confort, mientras que en el segundo es más deportiva, más firme. La respuesta del acelerador es más agil acompañada de un sonido de escape más estridente, del cual te haces adicto.

En las autopistas es donde notás el desempeño del BMW i8 Roadster, que es realmente impresionante. Acelera super bien a la orden del pedal, por lo que la diversión al volante es a cada minuto que estás al mando. La suspensión hace un excelente trabajo equilibrando el vehículo, otorgándote una muy buena estabilidad (mucho de esto también es por el bajo centro de gravedad que posee). La dirección es ideal ya que adonde apuntes, ahí se mueve el vehículo al mismo tiempo que te retroalimenta todo lo que sucede en el camino. En general el auto se percibe sólido, fuerte, super bien armado, cargado de tecnología y realmente rápido.

A nosotros nos encantó el BMW i8 Roadster (ya desde el coupé), pero el hecho de ser techo descapotable llama mucho la atención, roba miradas por donde vaya y es realmente llamativo por el sinigual diseño que posee.

 

Galería BMW i8 Roadster: primer contacto

BMW i8 Roadster 2019

1 de 24

¿Qué opinás? Contanos