Prueba Nissan Frontier: Argentina para armar
8/2/2019 Pruebas de manejo

Prueba Nissan Frontier: Argentina para armar

Ahora se fabrica en nuestro país y será la base de dos modelos nuevos de otras marcas. ¿Cómo se comporta?

Prueba Nissan Frontier hecha en Argentina

No es algo de todos los días que una automotriz gigantesca a nivel global decida radicarse en Argentina para convertirse en terminal. Fue en abril de 2015 cuando se dio uno de los anuncios industriales más importantes para nuestro país en los últimos años, la decisión de Nissan, Renault y Mercedes-Benz de fabricar pick-ups en Argentina. Con esto, se confirmaba la llegada de la empresa japonesa a nuestras tierras, y los frutos de esa inversión ya ruedan por nuestro asfalto.

La Nissan Frontier fabricada en Argentina se lanza en uno de los segmentos mas difíciles de nuestro mercado, con un sinfín de competidores de larga data y reputación. Destacarse en este terreno parece una tarea imposible, pero Nissan apela a su vasta experiencia en vehículos off-road para tentar al público con una oferta que como veremos, es balanceada.

Diseño

Esta nueva Frontier no tiene muchas diferencias estéticas con el modelo que hace un año nos llegaba de México, por lo que resulta un vehículo conocido. Pero hay una particularidad, por más que su diseño ya no sea una novedad, sabe llamar la atención. Nissan trabaja muy bien los cromados de la zona delantera para darle una impronta contundente, y nervaduras como las del capó le muestran al resto su robustez. No podemos acusarla de hipócrita, ya que lo que muestra lo cumple. La Frontier no quiere parecerse a un auto, pero al mismo tiempo guarda un poco de elegancia para no quedar como un camión.

la Frontier no quiere parecerse a un auto

Si querés ver las diferencias al detalle te recomiendo ver el video, por lo pronto puedo decirte que vas a reconocer a la Frontier argentina por la calle cuando en su caja de carga no veas ese enorme sticker que decía “DIESEL” en su lateral, ni la denominación “NP300” junto a su nombre en la parte trasera, sumado a las cámaras debajo de los espejos retrovisores.

Hablando de la caja de carga, te comento que en la unidad que probamos venía con un protector plástico que cuenta como accesorio opcional, pero que al momento del lanzamiento venía bonificado (preguntá en la concesionaria el detalle de este ítem). Esto sirve mucho para proteger la chapa de la camioneta, aunque en mi caso si me das a elegir entre esto o una lona cobertora, me quedaría con lo último.

La caja carece de la llamada “Barra de San Antonio” por lo que la sujeción de la carga queda bajo responsabilidad de los ganchos laterales, que se complementan con una toma de 12V. Y para terminar de hablar sobre la parte trasera de la Frontier, vale destacar que tenemos entre las ruedas traseras un auxilio homogéneo hasta en la llanta, algo que siempre me gusta ver.

Interior y Equipamiento

Adentro de la Frontier lo primero que notás es que Nissan no se preocupó por hacerle sentir al usuario que está en algo que no es una camioneta. Si bien el tablero tiene un diseño muy moderno y agradable, no vas a encontrar ningún plástico engomado ni esas cosas propias de los autos del segmento mediano y grande. Acá hay plásticos duros, superficies que te responden con un ruido seco al golpearlas y que a mi criterio deberían ser más refinadas para un vehículo de este precio. A su favor vamos a decir que parecen ser firmes y que se van a mantener así por un buen tiempo. Perdoname que me detenga en este detalle, pero en esta nimiedad ya podemos encontrar un poco de la filosofía que Nissan plantea para esa camioneta: está bien que te des los gustos, pero esto es una chata.

En el interior también hay cambios con su hermana mexicana, en esta versión ahora tenemos una pantalla táctil de 8” muy clara y completa, con GPS integrado y sistema para espejar las funciones del smartphone. Por lejos, la función más llamativa de esta pantalla la tenemos en la versión específica que estamos manejando, equipada con el sistema de visión 360°. Podemos seleccionar varias cámaras, (incluida una cenital simulada tipo “vista de pájaro”) y una en particular que me gustó mucho para el off-road, (y que viene en las versiones 4x4) una cámara que me muestra en detalle a la rueda derecha delantera, que es la que suele ser imposible de ver en un terreno complicado salvo que el acompañante saque la cabeza por la ventana.

El volante es de tacto agradable, forrado en cuero y por su aro puede verse un cuadro de instrumentos claro y completo. En esta versión las butacas son de cuero y además calefaccionadas, un mimo al confort que se agradece. Pero estas amenidades sufren algunas contradicciones. Mientras por un lado tengo cosas muy lindas como el único techo solar corredizo instalado en una pick-up hasta el momento o climatizador automático bizona, por otro lado hay cuestiones que no se perdonan en un vehículo de este precio, como algunos portaobjetos minúsculos y de mala calidad, ausencia de una agarradera en el pilar A del conductor y que solamente uno de los vidrios tenga función one touch.

sus amenidades sufren algunas contradicciones

En la parte de atrás me sorprendió el generoso espacio para las piernas, así como también para la cabeza. En las pick-ups suele ocurrir el problema de un respaldo demasiado recto que provoca que las personas altas terminen con la cabeza muy cerca del techo, pero en la Frontier la verdad que tenés un buen espacio, y eso que en esta versión en particular hay un buche para esconder el techo corredizo. Acá el lugar para dos personas es comodísimo, y para 3 personas es suficiente, aunque ya no tan amplio.

Tenemos salidas de aire acondicionado para los ocupantes traseros y, a diferencia de la versión mexicana, ahora tenemos 3 apoyacabezas.

Mecánica y Seguridad

En un comienzo, la Nissan Frontier hecha en Argentina se lanza bajo 5 versiones, (XE 4x2 MT, XE 4x4 MT, LE 4x2 MT y LE 4x4 MT y AT) las cuales comparten un cuatro cilindros Diésel de 2.3 L biturbo de 190 CV a 3.750 rpm y 450 Nm entre las 1.500 y 2.500 rpm, pudiéndose acoplar a una caja manual de seis cambios (MT) o a una automática de siete, (AT) con tracción 4×2 o 4×4 con reductora según la versión. La versión que estamos manejando es la LE 4x4 AT, por lo que tenemos la única versión con caja automática de 7ma.

manejamos la versión LE 4x4 AT

Durante el primer cuatrimestre de 2019 la marca prometió 4 versiones más, que se ubicarán por debajo de esta gama y que tendrán como principal diferencia un motor más simple y menos potente, ya que prescinde de uno de los turbos y deja su potencia en los 160 CV.

En materia de seguridad tenemos control de estabilidad (ESP) en toda la gama, un total de 6 airbags (solamente son 2 en las versiones XE) anclajes ISOFIX , apoyacabezas y cinturones de 3 puntos en todas las plazas.

Comportamiento Dinámico

¿Pueden cambiar las sensaciones de manejo de un vehículo con sólo cambiar su procedencia? La respuesta es sí, (y para mejor) pero el motivo no es en qué latitud se fabrique sino los cambios y recalibraciones que se le realice. En el caso de la nueva Nissan Frontier fabricada en Argentina, conserva el mismo esquema que en México con doble horquilla adelante y multilink con eje rígido y barra estabilizadora atrás. Ojo, que el esquema de suspensión sea multilink no quiere decir necesariamente que sea tipo independiente, sino que es un eje rígido convencional que en vez de acoplarse al chasis mediante elásticos o ballesta, lo hace con resortes helicoidales y amortiguador anclados a múltiples puntos del chasis, de ahí su nombre.

El resultado de esto es que tiene un andar superior a la versión mexicana, resultando menos saltarina y más confortable. ¿Qué tan confortable? Hay camionetas como la Volskwagen Amarok que se sienten como un auto, y otras como la Toyota Hilux que te dejan bien en claro sus raíces obreras (aunque la última actualización se volvió mas confortable) en el caso de la Frontier me parece que está en un buen balance entre estos dos exponentes.

tiene un andar superior a la versión mexicana

En la ciudad, el consumo se situó en 11.8L/100Km. con tránsito liviano y en 12.5L/100Km. con un tránsito un poco más trabado. Estoy seguro que con una caja manual podría lograr menos, esperaremos a tener esa versión para probarla.

Obviamente que los baches y badenes no son un problema. Como te dije, la suspensión responde muy bien y la caja automática se comporta perfectamente en circunstancias normales, pero te dá la sensación que ante una exigencia retrasa un poco el paso de los cambios, llevando las revoluciones un poquito mas arriba de lo que me gustaría en una camioneta, ya que hace que el motor se escuche.

Esto sucede también porque este impulsor, si bien es muy bueno, entrega realmente su fuerza cuando los 2 turbos funcionan a pleno, lo que se dá luego de las 3.500 rpm. Cuando salí a la ruta pensé que iba a tener problemas grandes con el ruido, pero para mi sorpresa esta nueva versión argentina tiene un trabajo superlativo de insonorización, la verdad que mejoró muchísimo con respecto de la versión mexicana. Bien ahí Nissan escuchando a los usuarios.

trabajo superlativo de insonorización

En velocidad se la siente aplomada, con el rolido normal para un vehículo de estas características y con una dirección de tacto correcto. Medí la elasticidad y el 80-120 Km/h lo hace en 11.5 segundos, que pasan a ser 10s cuando se opera el modo secuencial. Esto me terminó de confirmar lo que ya pensaba de esta caja automática.

Viajando a 120 Km/h de GPS (127 Km/h de velocímetro) el motor gira a 2.250 rpm y entrega un consumo de 8.5 L/100Km. Esperaba un poquito menos, seguramente con un cobertor en la caja la cuestión mejore.

Conclusiones

La Nissan Frontier hecha en Argentina no está destinada a ser una mas del montón. Es una clara evolución del vehículo que nos llegó desde México y marca a las claras el potencial que tiene esta camioneta. Quizás no integre el podio de las más vendidas en el corto plazo, pero si dá los pasos correctos, estoy seguro que en unos años logrará codearse con los titanes del segmento. Quizás las mejoras vayan por el lado de un mayor refinamiento y mejores consumos, pero así como está tiene elementos que la distinguen del resto, como la gran insonorización, su desempeño off-road y el sistema multimedia.

Lo mejor de la Frontier, aunque suene contradictorio, es todo lo que tiene para mejorar. Está comenzando su camino en nuestro país y es algo que hay que celebrar. Quien se la compre hoy tendrá en sus manos una excelente camioneta y quien la compre en 5 años seguramente tendrá una todavía mejor. Manejarla me dejó muy ansioso por saber qué hicieron Renault y Mercedes-Benz con esta base.

 

Galería Nissan Frontier producida en Argentina

Nissan Frontier producida en Argentina

1 de 16

¿Qué opinás? Contanos