Vendé tu auto
Autos ecológicos

Bentley Continental Flying Spur 1961, otra joya clásica con motor eléctrico

Lunaz continúa adaptando modelos históricos a la movilidad cero emisiones.

Bentley Continental Flying Spur 1961, otra joya clásica con motor eléctrico

En un mundo cada vez más eléctrico, ya son varios los autos clásicos que fueron renovados y adaptados a los tiempos que corren colocándoles motores 100% a batería. 

Si bien para muchos modificar de esa manera a un vehículo vintage es un sacrilegio, ya sea porque no está llevando el motor original y porque ahora cuenta con uno eléctrico, lo cierto es que este importante cambio permite no solo mejorar la relación de la unidad con el medio ambiente, sino que la practicidad que brindan los sistemas eléctricos a cualquier tipo de vehículo simplifica las cosas, gracias a que contienen menos piezas que impulsor a combustión. Además, en el caso de los autos clásicos la situación es aún mejor debido a que no hay necesidad de  estar buscando o rehaciendo las piezas originales, lo que disminuye los tiempos y también costos de producción.

Bentley Continental Flying Spur 1961 eléctrico: Características principales

Un preparador que se hizo famoso combinando el pasado con el presente (ya no más futuro) fue Lunaz, establecido en 2019 y que se dedica a convertir autos clásicos en vehículos totalmente eléctricos. Dentro de su catalogo es posible encontrar conversiones de Rolls-Royce, Land Rover, Jaguar y Bentley. El trabajo que hoy nos compete está hecho sobre un modelo Bentley, más precisamente el majestuoso Continental Flying Spur 1961.

Sin comprometer el diseño de la carrocería, Lunaz restaura cada vehículo con las más modernas tecnologías, como es el caso del escaneado con láser para garantizar la perfección técnica en cada etapa del proceso. Así, las tradicionales habilidades de construcción y restauración de carrocerías se combinan con técnicas de fabricación de vanguardia para crear vehículos en los que confluyen la estética clásica con la usabilidad y confiabilidad de la modernidad.

Lunaz mantuvo la carrocería intacta y decidió atacar lo ubicado abajo: el Continental Flying Spur 1961 dejó el tren motriz original compuesto por el V8 de 6.2 L y fue suplantado por un sistema cero emisiones. El conjunto está compuesto por un impulsor eléctrico capaz de generar una potencia de 375 CV y 700 Nm de torque y una batería con una capacidad de 80 y 120 kW, que como resultado brindan una autonomía de más de 400 kilómetros.

Además de su flamante unidad de potencia, este Continental Flying Spur 1961 incorpora:

  • Dirección asistida
  • Frenos de gran desempeño,
  • Suspensión nueva 
  • Aire acondicionado
  • Sistema multimedia con Apple Car Play.

Por último, Lunaz señala que la conversión del Bentley Continental Flying Spur eléctrico cuesta 350.000 libras, que equivalen a cerca de 484.000 dólares.

¿Qué opinás sobre los cambios hechos en el Bentley? ¿Te gusta la idea de aggiornar a modelos clásicos con sistemas motrices eléctricos? ¡Contanos!

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas