Historia

Top 10: Las mejores persecuciones del cine

Son las películas con las escenas más espectaculares rodadas en la historia del séptimo arte.

13/09/2012

Top 10: Las mejores persecuciones del cine
13/09/2012,

 

Toda obra de ficción debe ser más interesante y espectacular que la vida real, sino sería más interesante ver por la ventana que pagar una entrada al cine. En nuestro Top 10 de hoy reclutamos esas películas y escenas que exploran los límites de lo que se puede hacer sobre un vehículo, y muchas veces lo transgreden. Aquí no se trata de puro realismo o fantasía, sino de la combinación de ambos. Buscamos largometrajes que nos hagna sentir que sale olor a caucho quemado por la pantalla, pero también que nos puedan hacer reír.

Velocidad, humo, gomas calientes, litros de combustible, derrapes gloriosos, choques fenomenales y esquives imposibles, toneladas de plomo y armas al rojo vivo, trompos e inclusive autos trepando a techos o bajando por escalinatas forman parte de este Top 10.

Como en todo los casos, son muchas las persecuciones de películas espectaculares, aquí debimos limitarnos a tan solo 10, pero te invitamos a que comentes cuáles te hubiera gustado ver reflejadas en este listado.

 

  • 1

    Bullitt (1968)

    Clásico de clásicos en las escenas de persecución, las claves de su éxito se encuentran en la presencia de Steve McQueen, dos de los mejores muscle cars -un Ford Mustang GT 390 y un Dodge Charger- y la utilización de las calles de San Francisco como escenario privilegiado con sus clásicas bajadas. El cocktail se vuelve explosivo durante los más de 9 minutos que dura la persecución con grandes derrapes, mucho caucho quemado y el sonido de los gruesos V8 norteamericanos como banda de sonido. Cómo datos curiosos, hay que prestar atención a la cantidad de veces que aparece el mismo VW Escarabajo y el hecho de llevar las ventanillas bajas del Mustang para que McQueen pudiera salir en cámara. Lo más increíble es que esta persecución no estaba en el libro ni en el guión original.

  • 2

    The Blues Brothers (1980)

    Miles de patrulleros, pero literalmente miles, personajes de lo más alocados en todo tipo de vehículos y choques a granel protagonizan las delirantes persecuciones de esta película. Los hermanos Jake y Elwood Blues deciden volver a juntar su vieja banda de blues, pero a medida que avanzan van cosechando más enemigos y problemas. El final de la película incluye una persecución de proporciones tan épicas como delirantes, en el que no faltan neo-nazis en vehículos familiares, la clásica escena de la autopista en construcción, y el desmantelamiento espontáneo de su propio auto cuando llegan a destino. Su secuela, Blues Brothers 2000 (1998) entró en el libro Guinness 2000 como la película con la mayor cantidad de choques de autos.

  • 3

    Drive (2011)

    La inclusión de Drive en este Top 10 es muy caprichosa. Drive cuenta la historia de un misterioso mecánico y piloto que hace trabajos “extra” como chofer en salideras de robos. Esto es lo que vemos en el comienzo del largometraje, pero la gran diferencia es que en lugar de correr como un loco, chocando, saltando y disparando, nuestro conductor usa la astucia, acelera por momentos, conduce despacio en otros, se esconde, vuelve a salir cuando la policía sigue de largo, y finalmente estaciona en un estadio desde donde sale caminado tranquilamente. En fin, no tiene tanta emoción, pero demuestra que muchas veces la inteligencia al volante gana sobre el ímpetu en el acelerador.

  • 4

    La trilogía Bourne (2002) (2004) (2007)

    Aquí no se trata de una sola película, sino una trilogía completa que incluye espectaculares persecuciones. En todas se destaca el realismo y la brutalidad, sin miedo a los accidentes, a subirse a las veredas e inclusive bajar escaleras como en la primera entrega, The Bourne Identity (2002), donde el protagonista escapa en un viejo Mini. Las persecuciones no solo se realizan en las estrechas calles de Europa del Oeste, en The Bourne Supremacy (2004) nuestro héroe acelera por las calles de Moscú con un taxi cuadrado ruso, o en The Bourne Ultimatum (2007) la acción se muda también a EE.UU.. En todos los casos se muestra siempre el uso de la palanca de cambios y de los pedales, sumando más realismo a las persecuciones.

  • 5

    It´s a mad mad mad mad world (1961)

    No todas las persecuciones tienen que ser serias y policiales para ser espectaculares o explorar los confines de lo que se puede hacer sobre un vehículo. El mundo está loco loco loco, como se la conoció en Argentina, es una delirante carrera por encontrar un tesoro, en la que todo es posible y mucho más. Los más jóvenes pueden reconocer esta película por el homenaje que le rinden los Simpsons en el capítulo donde un ladrón llamado “El Gato” roba en Springfield.

  • 6

    Matrix Reloaded (2003)

    Este caso es todo lo opuesto de la mayoría de las persecuciones incluidas en este Top 10; aquí la secuencia se escapa del realismo para meterse en el mundo fantástico y onírico de la “Matrix”. Su rodaje reclamó una gran inversión de capital, de trabajo físico y de efectos digitales. Para comenzar, sus directores, los hermanos Wachowski, construyeron un escenario con el tamaño y formato de una autopista, a la que le sumaron todo tipo de choques, armas blancas y de fuego escupiendo toneladas de plomo, gemelos teletransportadores, agentes de la matriz, miles de autos, motos y todo tipo de efectos generados por computadora. El postre es un choque frontal entre dos camiones con su explosión reproducida en cámara lenta.

  • 7

    The french connection (1971)

    Para los que creen que las persecuciones de autos son solo dignas de blockbusters pochocleros, aquí tenemos una película ganadora de 5 Premios Oscar. La persecución en cuestión se desata cuando “Popeye” Doyle, policia de Nueva York, sale a la caza de Alain Charnier, uno de los principales traficantes de EE.UU.. Montado en su Pontiac Le Mans 1971, nuestro héroe pone todo su empeño en alcanzar a su némesis, quién se escapa en un tren metropolitano que corre sobre nivel. Además de su realismo, lo especial de esta persecución es que pone en manifiesto la determinación del protagonista quién sufre, esquiva, choca varias veces e inclusive casi atropella a una madre con su carrito de bebé, para alcanzar a su “presa”.

  • 8

    Gone in 60 seconds (1974)

    Esta película es una de las tantas que se podrían incluir por partida doble, ya que en 2000 tuvo su remake con el mismo nombre (60 segundos en Argentina). En ambas, nuestro protagonista es un experto en lo ajeno que debe robar 48 autos (50 en la remake) en cuestión de horas. Concentrándonos en la versión original, lo que la transforma en un clásico dentro de este Top 10 es su secuencia de persecución que dura aproximadamente 40 minutos en los que no se para de escuchar el ronquido de motores, el chillido de neumáticos y el estruendo de cientos de automóviles chocados.

  • 9

    The italian job (1969)

    Los más jóvenes reconocerán esta película por su remake realizada en 2003,-que aquí se conoció como La Estafa Maestra- pero en 1969 el cine nos deleitaba con esta desopilante persecución de tres Minis originales. Realizada en la ciudad de Turín, la coreografía incluía saltos, la trepada al techo de un edificio vanguardista, bajadas por escalinatas, la entrada al subterráneo, y el paso por una represa y grandes tubos de desagüe; todo combinado con una banda de sonido y vestuarios que suman mucho humor. Se destacan las maniobras realizadas en lugares tan inusuales como las arcadas de las galerías de Via Roma, la pista de pruebas en los techos dela fábrica Lingotto de FIAT y las escalinatas de la iglesia Gran Madre di Dio.

  • 10

    Ronin (1998)

    Esta película de intrigas, especialistas mercenarios y vueltas de tuerca, tiene una de las mejores persecuciones de la historia del séptimo arte. El encanto de esta secuencia radica en su director, John Frankenheimer, el mismo de Grand Prix (1966), quién decidió filmarla íntegramente en vivo, dejando de lado efectos visuales virtuales. El resultado es una persecución realista y creíble, pero emocionante, donde inclusive se notan los nervios de los conductores, en lugar de mostrar a dos cuasi-robots como Jason Statham en la zaga “El Transportador”. Otras particularidades que hacen espectacular esta escena son la utilización de autos grandes en las angostas calles europeas, aprovechar el charme de París y utilizar el audio de los vehículos en lugar de una banda sonora.

Noticias asociadas

Comentarios

Búsqueda

Ingrese los términos de su búsqueda

Más Noticias