Probamos la nueva Ford Ranger 2.5L Nafta
18/06/2013 Pruebas de manejo

Probamos la nueva Ford Ranger 2.5L Nafta

Manejamos la versión naftera de la nueva pick-up del óvalo.

18/06/2013 Pruebas de manejo

Probamos la nueva Ford Ranger 2.5L Nafta

Manejamos la versión naftera de la nueva pick-up del óvalo.

La Ford Ranger es un producto estrella del óvalo que ya probamos en su versión tope, 3.2L TDi Limited e inclusive puesto en comparación con sus competidores. Producida en Argentina, desde donde se exporta a varios mercados, es la única de su género en ofrecer una versión naftera, así que decidimos probarla para saber si esta opción es tan interesante como su hermana diésel.

Características técnicas y mecánicas

La nueva Ford Ranger nafta cuenta con un cuatro cilindros 2.5L que entrega 164 CV y un torque de 225 Nm acoplado a una transmisión manual de cinco velocidades que manda la tracción al eje posterior únicamente.

Para la suspensión, cuenta con un arreglo bastante común en el segmento, delantera independiente de doble horquilla y trasera con eje rígido, ballestas y amortiguadores de gas.

Interior

Al ser un vehículo orientado al trabajo, no esperábamos un interior lujoso pero sí encontramos bastantes plásticos duros y terminaciones no muy buenas. Afortunadamente todo se siente muy bien ensamblado, lo que provoca que la cabina sea realmente silenciosa.

Manejo

Lo primero que llamó nuestra atención es cuánto creció respecto al modelo anterior, con más de 5.000 mm de largo. Afortunadamente no es tan ancha y con las ventanillas y espejos de grandes dimensiones resulta ser un vehículo fácil de maniobrar.

La potencia del motor cumple bien, no es la más rápida pero trabajando los cambios se logra exprimir mejor el torque y la potencia del 2.5L.

La suspensión se siente un tanto saltarina cuando el piso no está completamente parejo, pero es parte de la experiencia de manejar un vehículo como éste. Los frenos sí podrían ser un poco más potentes, o por lo menos nos gustaría sentir mayor seguridad en cuanto a la potencia de frenado.

La estructura debajo de la camioneta y de la cabina se siente sólida como roca, esto sin duda es lo más importante en un vehículo de este tipo y nos inspiró mucha confianza tanto en manejo como en durabilidad.

Conclusión

La nueva Ford Ranger naftera es un buen producto, hecha para el trabajo y para cargar. Tiene algunos detalles menores de calidad en el interior pero la parte más importante es que la estructura se siente sólida y bien ensamblada. Además, puede alojar hasta a cinco personas en un nivel muy alto de comodidad. Nos gustaría haber visto más seguridad de serie incluyendo ABS y airbags que hoy en día deberían de ser obligatorios para un vehículo así.

Galería Ford Ranger 2.5L Nafta a prueba

Ford Ranger 2013 a prueba

1 de 10

¿Qué opinás? Contanos