¿Operarios viales alcohólicos?
20/04/2017 Seguridad

¿Operarios viales alcohólicos?

Conocé la razón por la que un pueblo escocés pintó así la ruta.

Las picadas clandestinas se suelen dar en lugares donde el terreno pavimentado tiene una forma lo más recta posible, lo que genera un gran peligro para peatones y otros vehículos.

Llegando al pueblo de Arnprior, ciudad del condado de Renfrew (Escocia), el camino se vuelve recto en la ruta que une la ciudad de Stirlingshire con el lago Lumond. En ese largo trecho la mayoría de los conductores se solían confiar, excederse en la velocidad e inclusive pisar el acelerador a fondo.

Ante este panorama, las autoridades locales decidieron por un freno implementado un método ortodoxo y efectivo: pintar las líneas de forma discontinuada y no lineal, agregando a su vez partes en rojo al costado del pavimento como si fueran “mini” isletas de tránsito, destinadas a disminuir la velocidad de los autos.

A simple vista esta forma bidimensional de distorsionar la vista del conductor consiguió el efecto esperado, logrando un efecto mayor que los carteles de tránsito convencionales, aunque se gastó más que pintando las líneas tradicionales y las autoridades del pueblo escocés recibieron muchas críticas por implementarlas.

No sabemos si estas líneas discontinuas y multiformes son más efectivas que, por ejemplo, los lomos de burro, pero… ¿no complican más la tarea del conductor?

¿Qué opinás? Contanos