Prueba Ford Ka+, redefiniendo la tradición
17/05/2017 Pruebas de manejo

Prueba Ford Ka+, redefiniendo la tradición

Sigue siendo el más chico del óvalo, pero creció tanto que le salieron 2 puertas extra y un baúl. ¿Cómo quedó? Te lo contamos

Prueba Ford Ka+

Podés decir que el nuevo Ka es un traidor al legado del modelo original: es mucho más grande, tiene 2 puertas adicionales y en este caso, además, tiene un baúl que era algo impensado originalmente; sin embargo, sigue siendo el modelo más chico de Ford y es muy fiel al nuevo lenguaje de diseño del óvalo.

Diseño

¿Dónde vas a notar los principales detalles del Kinetic Design 2.0? No tanto en los guardabarros que deberían ser más marcados, pero sí en elementos como los faros estirados, en este caso un poco más anchos para dar más idea de fuerza, en la parte central del capot elevada, que da idea de potencia, y en la parrilla hexagonal que se movió a la parte superior del frontal.

En la parte trasera aparece el mayor diferencial del Ford Ka+, el agregado del tercer volumen. Afortunadamente no se trata de una simple adaptación del hatchback al que se le agregó un baúl, sino que está muy bien incorporado al cuerpo mediante el pilar C proyectado hacia la zaga y algunas líneas que fluyen desde los faros formando un sutil spoiler en el perfil de fuga.

Interior

En términos generales, cada vez que sale un auto chico made in Mercosur, lo vemos muy lindo en la foto, pero en persona la calidad de su cabina suele dejar mucho que desear. En el caso del Ka se siente mucho mejor de lo esperado, especialmente para un modelo de acceso de gama.

Salvo un par de líneas como la de la guantera, los encastres son prolijos. Los plásticos obviamente son duros al tacto, vas a sentir que hay solidez en el conjunto y solo flaquea en piezas como la visera del cuadro de instrumentos y la del SYNC.

La practicidad está bien cuidada con todo al alcance de la mano y varios portaobjetos como el de la consola central que viene engomado para sujetar lo que le apoyes, o muchos apoyavasos en el torpedo central donde inclusive entró nuestro mate, como podés ver en el video. El espacio atrás es más que generosos para piernas y cabeza de dos adultos y solo se pone estrecho si queremos sentar a tres personas.

El + del Ka

Si bien ya hicimos la prueba al Ka 5 puertas, en este caso lo que estamos probando es la variante sedán y la gran diferencia está en el largo extra que se aplica en la capacidad del baúl. Puntualmente el Ka+ mide 4254 mm, es decir 368 mm más que el hatchback y el resultado está en el baúl que pasa de 275 a 445 litros.

Si bien la boca es algo angosta, también ponderamos que Ford haya decidido colocar unas bisagras elaboradas en lugar de los clásicos arcos que roban espacio de carga.

¿Cómo es en la práctica? Bueno, llegamos a colocar 4 valijas, una grande, una mediana, dos carry ones, y un baúl antiguo, a lo que sumamos 13 almohadones.

Equipamiento y multimedia

Por más que haya crecido, el Ka y esta versión sedán, sigue ocupando el lugar de acceso a la gama Ford y esto lo vas a notar en la dotación que no incluye algunos elementos ni en la versión tope SEL que estamos probando acá. Entre los ejemplos están la falta de retrovisores eléctricos, o los sensores de estacionamiento, o el control de la computadora que está en el cuadro de instrumentos en lugar del volante o una de las palancas.

En cuanto al audio y el equipo multimedia la opción es el SYNC 1, sistema que recurre a una pantalla chica con mala definición y comandos estilo celular pre pantallas táctiles. Si bien se le puede conectar casi todo, preferiría el soporte para mi teléfono y conectividad con el  estéreo como viene en la versión base.

Seguridad

Si el equipamiento de confort aporta solo lo necesario, es en este rubro donde el nuevo Ford Ka+ sale a brillar, y lo hace donde más importa.

Por un lado tenés anclajes ISOFIX y cinturones de 3 puntos con sus apoyacabezas en las tres plazas del asiento trasero, por el otro, en la versión SEL  aparecen los controles de tracción y de estabilidad, casi un lujo para un entrada de gama made in Mercosur.

Antes de manejar

Si bien no cuenta con regulación de volante en profundidad, vas a encontrar una posición de manejo correcta gracias a regulación en altura de butaca y volante, y asientos que parecen simples pero son cómodos con la parte baja larga permitiendo apoyar bien las piernas. Completa una correcta visibilidad cortesía de un parabrisas amplio y retrovisores exteriores muy generosos.

Si bien el cuadro de instrumentos es algo chico -hubiera preferido uno más grande- cuenta con  los medidores principales, es decir  de nivel de combustible, de velocidad y el tacómetro, dejando de lado un medidor de temperatura de agua.

Comportamiento dinámico

En lugar de ir por un motor de baja cilindrada, Ford decidió ofrecer en Argentina al Ka con el nuevo 1.5L 16Vde 105 CV importado directamente del Fiesta KD made in Brasil. Asociado a una caja manual de 5º y con poco más de 1.000 kilos para mover, el resultado es brillante, se siente vivo en ciudad y nos pidió solo 10 litros cada 100 km a cambio.

El empuje urbano podía ser obra de una caja de relaciones cortas, pero nos encontramos que Ka+ viaja a 120 km/h con poco más de 3.000 rpm. Eso sí, el velocímetro exagera en 8 km/h. Siguiendo lo que dice la aguja, el consumo fue de 5,5 L/100km, pero si lo llevamos hasta casi 130, es decir 120 km/h reales, la medición trepa a 6,2 litros, una marca que igualmente es muy buena.

Respecto del confort de marcha es muy bueno, con un calibrado pulido de suspensiones, una dirección ligera y comunicativa y una selectora algo obstructiva, pero precisa. Completa la insonorización, que permite viajes largos en ruta con correcta armonía acústica.

Conclusiones

En esta época donde las pantallas táctiles y toda su pirotecnia multimedia parecen definir si un modelo es bueno o malo, Ford decidió invertir el presupuesto en hacer un buen auto. El Ka es rápido, austero con la nafta, bien insonorizado y pulido en su andar.

Si el repertorio del Ka+ deja de manifiesto es que podría contar con más chiches de confort, o una versión más equipada, hay que aplaudir la dotación de seguridad que, al menos en la versión SEL, que incluye ESP, un elemento poco visto en un entrada de gama del Mercosur.

Todos los que digan que el nuevo Ka, y especialmente el Ka+ con su baúl, son unos traidores al legado del benjamín del óvalo tienen razón. No nos confundamos, ya no es un auto urbano, sino un compacto chico, pero también tenemos que reconocer que es más polivalente que un city car puro.

Eso sí, el precio del Ka+ en su versión tope lo mezcla con sedanes un poco más grandes, ¿qué conviene? Como te digo siempre, nosotros te contamos lo que nos parece al manejarlo y vos tomás tu decisión.

Galería Ford Ka+ (sedán) a prueba

Ford Ka+ (sedán) a prueba

1 de 27

¿Qué opinás? Contanos