Test drive

Ford Mustang ST a prueba en pista

Un Mustang con un toque especial

Ford Mustang ST a prueba en pista

El exterior de este Mustang mantiene la imagen retro que los diseñadores decidieron regresar a la vida en el 2005. El enorme capó sostiene una falsa toma de aire. La parrilla es cromada y a diferencia de los demás modelos, incorpora un pequeño símbolo de la marca en la esquina inferior en lugar del clásico caballo al centro del auto. A los lados, podemos encontrar franjas de color blanco que salen de forma horizontal del paragolpes delantero y terminan casi de forma vertical en el guardabarros trasero. Las llantas para esta versión son especiales: de 19 pulgadas y combinan el color plata con el negro. El vehículo que tuvimos a prueba era de color rojo, sin embargo, en las concesionarias Ford también se puede encontrar en negro.

Al encender el Mustang el rugir de su V6 le saca una sonrisa a cualquiera. Al pisar el pedal del embrague, meter primera y salir disparado a toda velocidad, te hace sentir más libre que nunca. Se nota una gran diferencia entre las versiones “comunes y corrientes”  del Mustang V6 y V8. El causante de esta sensación es el nuevo diferencial más corto. Gracias a esto, logra una aceleración 22% más rápida.

Ford entiende que más potencia involucra mejor frenada y más estabilidad. Es por eso, que en el modelo ST, encontramos componentes del Shelby GT 500 en la suspensión y los frenos del V8. ¿Quién dijo que mezclar era malo?

Afortunadamente para los fanáticos de los autos norteamericanos este Mustang se comporta fiel a esos lineamentos. La combinación entre tracción trasera, motor delantero y caja de cambios manual garantiza diversión y adrenalina. Sorprende bastante lo bien que gira y frena. Uno no puede perder la oportunidad de desactivar las ayudas electrónicas. Sin duda, es como montar una caballo sin silla. Podés entablar una relación muy cercana entre la máquina y el conductor. Sin embargo, el Mustang es algo nervioso y requiere de mucha pericia para corregir el trazado. No obstante, con las ayudas electrónicas, es un fiel y noble corcel. Al final del día, sabés que es un automóvil ideal para ir manejando en un atardecer con la ventanillas abiertas, escuchando la dulce melodía de su motor.

Hacé click sobre este texto para ver todas las Pruebas del COMPROMISO Autocosmos 2011


 

Agradecemos al Autódromo Moisés Solana, en Pachuca de Soto, Hidalgo, por las facilidades otorgadas para la realización de este artículo.

 

José Antonio Hidalgo. Fotos: José Luis Ruiz recomienda

¿Qué opinás? Contanos