Vendé tu auto

VER OFERTAS
Test drive

BMW 650iA a prueba

El Serie 6 Coupé, al igual que su hermano descapotable es lo mejor de dos mundos.

BMW 650iA a prueba

El Serie 6 Coupé de nueva generación, conocido internamente como F13, es sin duda uno de los vehículos más impresionantes que comercializa BMW en la actualidad. Si bien es cierto no se trata de un auto deportivo crudo, la inmensa carga tecnológica que ofrece le permite ser como un vehículo ágil y rápido o con apretar un par de botones, un confortable y relajado medio de transporte que aísla a sus ocupantes por completo del mundo exterior.

Entre esas cosas que lo hacen tan especial está su motor, uno de los mejores ocho cilindros del mercado, transmisión de ocho velocidades, suspensión adaptativa, visión nocturna y un soberbio sistema de audio Bang & Olufsen de 16 parlantes y 1.200 watts que reproduce con tanta nitidez y calidad que bien nos puede hacer olvidar que tenemos bajo el pie derecho más de 400 CV.

En primera instancia hay que decir que el Serie 6 Coupé bien podría ser el vehículo de uso diario de algún adinerado ya jubilado que guste de la apariencia deportiva, sin ceder ni por un instante algo de comodidad. Al final del día, este no es un deportivo exótico que podría torturar al ser conducido en ciudad con su extrema rigidez de dirección y suspensión, posición baja de manejo y una transmisión robotizada que puede desnucar a sus ocupantes a la primera provocación. El Serie 6 en cambio, es un auto de lujo en toda la extensión de la palabra con su habitáculo amplio, insertos en madera y asientos forrados en fino cuero que al rodar en modo Confort es silencioso, suave e incluso eficiente.

Al accionar el modo Sport, el 650iA Coupé se transforma en un misil de 4.9 metros y 1.845 kilos que puede acelerar de 0–100 km/h en 4.9 segundos gracias al poderoso V8 de 4.4 litros Bi-Turbo con 407 CV. La suspensión en modo deportivo también es más rígida y sorprende la capacidad de tomar curvas a gran velocidad o efectuar frenadas agresivas, mostrando siempre un comportamiento neutral y predecible con una tendencia subvirante muy fácil de controlar aún en el modo Sport+ que permite mayor deslizamiento y diversión sin desconectar por completo el DSC y Control de Tracción.

Evidentemente, otro de los grandes beneficios en relación con un auto de aspiraciones deportivas serias es que el Serie 6 ofrece una serie de comodidades y tecnologías dignas del mejor sedán de lujo como la pantalla de 10.2 pulgadas de alta definición en donde se despliega la información relativa al sistema de navegación, configuración del vehículo y equipo de audio. Pero adicionalmente no podemos olvidar los asientos eléctricos, techo solar, sistema de cámaras laterales y traseras, Head Up Display, frenos regenerativos, aviso de cambio de carril, etc.

Al final, podemos decir que el mayor triunfo de BMW con su nuevo Serie 6 es la capacidad de tener un vehículo confortable, equipado y lujoso para el uso diario, pero que al oprimir un par de botones es capaz de acelerar y dar vuelta mejor que muchísimos vehículos que se precian de ser deportivos.

Hacé click sobre este texto para ver todas las Pruebas del COMPROMISO Autocosmos 2011 / 12

 

Agradecemos al Autódromo Moisés Solana, en Pachuca de Soto, Hidalgo, por las facilidades otorgadas para la realización de este artículo.

Rubén Hoyo. Fotos: Héctor Mañón recomienda

Contanos que opinas