Vendé tu auto
Autos clásicos

El BMW Z1 festeja 25 años

En el Salón de Frankfurt de 1987 revolucionó el mundo de los deportivos, te contamos cómo.

El BMW Z1 festeja 25 años

 

Siguiendo los estándares de hoy, a simple vista el Z1 parece un “autito” de esos que crean constructores independientes, simplones, mal terminados y con grandes promesas de deportividad. Pero en 1987, este biplaza convertible cautivó a todo el mundo con su mezcla de bajo peso, estilo afilado, carrocería en materiales plásticos y 170 CV. Claro, también estaban las puertas que se abrían deslizándose dentro de la carrocería.

 

Génesis del suceso

A mediados de los 80s, la casa bávara necesitaba reforzar su perfil vanguardista e impulsó al departamento BMW Technik GmbH, más conocido como ZT. En solo 6 meses estaba listo el primer proyecto, que obviamente, fue denominado Z1, dando inicio a una nueva sigla para denominar a los biplaza convertibles de la marca.

Doce meses después, el primer prototipo ya estaba rodando, y en el Salón de Frankfurt de 1987 se presentaba como modelo que tendría una producción limitada (seis unidades por día) y precios tan filosos como su carrocería. Inmediatamente los pedidos del nuevo Z1 comenzaron a caer sobre Múnich con la intensidad de la lluvia tropical.

 

Las claves del éxito

La clave detrás del bajo peso en el Z1 se encuentra en la confección de su chasis con láminas de acero soldadas y luego galvanizadas, aumentando su rigidez torsional un 25% gracias a la película de zinc. Sobre esta base se suman el cuerpo y la carrocería en materiales plásticos. La suspensión delantera McPherson proveniente del Serie 3, el nuevo esquema posterior multibrazo y un reparto de pesos 49:51 entre los ejes, son el complemento perfecto para aprovechar los 170 CV del 2.5L de seis cilindros en línea.

El climax del pequeño roadster son sus puertas. En lugar de abrirse convencionalmente, o hacia arriba como las alas de una gaviota, o en forma de tijeras como en el Lamborghini Countach, estas literalmente se bajan mediante un mecanismo eléctrico, como lo hacen las ventanillas.

La producción del Z1 comenzó en 1989 y rondó las 4.000 entregas a clientes, lo que significa que antes de finalizar 1990 había concluido su ciclo comercial, pero no en la historia del auto donde sigue dando que hablar 25 años después de su presentación.

Hernando Calaza recomienda

Contanos que opinas