Vendé tu auto
Industria

¿Es más confiable la industria coreana que la estadounidense?

Recientes llamados a revisión de vehículos fabricados en los EE.UU. ponen en duda el histórico prestigio norteamericano.

¿Es más confiable la industria coreana que la estadounidense?

 

El fenómeno de la globalización ha llegado a tal punto que hoy se ofrecen los mismos modelos en cientos de países, aunque sean producidos en diferentes rincones del planeta. Así, se pueden apreciar diferencias en la calidad en el mismo producto, y muchas veces el mejor fabricado no proviene del país más esperado.

Normalmente la industria coreana está asociada a la baja calidad y la norteamericana es uno de los mayores exponentes a nivel mundial en este rubro. Sin embargo, en los últimos años los vehículos del país oriental han dado un gran salto cualitativo mientras que cada vez hay más noticias sobre recalls o llamados a revisión de unidades producidas en EE.UU.

Un ejemplo es el Chevrolet Sonic, del cual 44.000 unidades producidas en la planta de GM en Michigan, han sido llamadas a revisión. Puntualmente, se trata de la partida fabricada entre el 5 de mayo de 2011 y el 24 de febrero de 2012 que presenta una falla en la conexión de la manguera del limpiaparabrisas; un descuido no tan grave comparado con el anterior, donde hubo una serie de vehículos a los que no se les instaló alguna pastilla de los frenos.

Es importante recordar que el Chevrolet Sonic que llega a Argentina no se ve afectado por esta revisión, ya que es manufacturado en Corea del Sur.

Con respecto a la industria coreana, cabe recordar que marcas como Hyundai o Kia están presentes en mercados como el norteamericano y el europeo peleando de igual a igual con las prestigiosas empresas locales. Inclusive ofrecen para sus vehículos hasta 7 años de garantía, un claro ejemplo de la confianza en la calidad de sus productos.

Estas diferencias entre los productos de diferentes países, aunque sean el mismo modelo de la misma marca, hacen pensar que en el Mercosur también debería ser un desafío mejorar la calidad. Esto no se limita a la calidad tangible en cada vehículo, también incluye los materiales utilizados y los procesos de producción. Solo así, y con costos acordes, la industria de nuestra región podrá sobrevivir a la globalización sin tener que recurrir a medidas proteccionistas.

¿Qué opinás?

Ezequiel Las Heras recomienda

Contanos que opinas