Vendé tu auto
Test drive

Audi R8 V10 Plus vs SRT Viper GTS

Ambos tienen un V10, pero con una interpretación diametralmente opuesta de lo que debe ser un deportivo exótico

Audi R8 V10 Plus vs SRT Viper GTS

Dentro de los 16 vehículos y 7.593 CV que tuvimos en el especial de Lo Mejor de 2013 de Autocosmos, había varios ejemplares que apuntan al mismo tipo de cliente, tal es el caso de estos deportivos que representan la visión de Alemania y EE.UU. de lo que debiera ser un súperdeportivo.

Si bien es cierto, cuando vemos que esta comparativa trata de dos autos deportivos exóticos, de dos plazas y con mecánicas de diez cilindros, pareciera que el Audi R8 V10 Plus y el SRT Viper GTS tienen mucho en común, sin embargo como veremos más adelante, la verdad no podría ser más distinta. Estos vehículos representan una manera diametralmente diferente de obtener un mismo resultado; exclusividad, adrenalina, velocidad y diversión con una visión tan antagónica como lo digital y lo analógico.

Empezando por las motorizaciones, si bien es cierto ambas son de diez cilindros, en el R8 V10 Plus podemos encontrar un 5.2 litros FSI de 550 CV y 539 Nm de torque, mientras que bajo el capot del Viper habita un monstruoso 8.4 litros de 640 CV y 813 Nm de torque. Hablando de desplazamiento, la diferencia es inmensa, de 3.2 litros, que para poner en perspectiva es el cubicaje normal de un motor de seis cilindros. Sin embargo, el Viper aventaja solo por 90 caballos al R8, aunque hablar del torque es otro tema, ya que ahí la diferencia es de un 33.7% (274 Nm) en favor del SRT, que ya es una cifra significativa. Ambas mecánicas van montadas en posición central longitudinal, aunque en el caso del R8 se detrás de la cabina, mientras que en el Viper adelante.

Las diferencias más notables vienen a continuación; por un lado, el Audi R8 V10 Plus se vale de una moderna, eficiente y rápida transmisión de doble embrague y 7 velocidades, mientras que el Viper recurre a manual de seis velocidades, la potencia también llega al asfalto de distinta manera, mientras en el exponente alemán va a las cuatro ruedas vía el icónico sistema quattro que tanta gloria le ha dado a Audi, en el caso del ejemplar norteamericano es a los inmensos rodillos posteriores.

Dicho lo anterior, podemos entender que estos dos deportivos son muy distintos detrás del volante, para no caer en repeticiones, podés ver el detalle de la prueba de cada auto aquí: Audi R8 V10 Plus y SRT Viper GTS.

¿Cuál es mejor?

Desde un aspecto visual es decir; cómo lucen tanto por dentro como por fuera y lo que transmiten desde el interior, es menester comentar que ambos vehículos se encuentran prácticamente empatados. Pese a que se podría pensar que el Audi ofrecería un interior más cuidado o más equipado, la verdad es que el Viper con el paquete Laguna no se queda atrás. Ambas cabinas son agradables a la vista, los materiales son de muy buena calidad e incluso el Viper -gracias a la incorporación de displays TFT de buen tamaño- luce ligeramente más moderno.

Tras el volante, aunque el Viper es mucho más civilizado y refinado que antes, sigue siendo una máquina brutal, que demanda concentración y manos entrenadas para ofrecer todo su potencial. Es un auto que en manos inexpertas resulta peligroso, aun con las niñeras electrónicas modernas (ABS, ESP, etc). Hasta bajar del vehículo podría resultar peligroso con las salidas de escape ubicadas en los costados. Este vehículo es una interpretación moderna de los deportivos de antaño, brinda sensaciones intensas y acelera el pulso con facilidad, pero también pide mucho a cambio si es que se quiere exprimir todo su potencial.

El Audi R8 V10 Plus por su parte hace creer al conductor que es la reencarnación del mismísimo Ayrton Senna, resulta sorprendente lo fácil que se puede ir rápido y sin darnos cuenta en un instante ya circulamos a velocidades de infarto, aun en caminos sinuosos. La nueva transmisión aprovecha perfectamente la potencia del motor y siempre encuentra el engrane perfecto de acuerdo a cada circunstancia, cada neumático tiene potencia en la justa medida para hacer más eficiente y seguro el trayecto. Es un vehículo que además resulta cómodo en condiciones de uso urbano y una propuesta que se vale de la última tecnología para lograr un perfecto balance entre deportividad y comodidad, entendiendo que un súperdeportivo no podrá jamás ofrecer el confort de un SUV o sedán de lujo.

Conclusiones

Al final, la decisión quedará a gusto del que pueda adquirir cualquiera de estos costosos juguetes. Sin embargo, tenemos que declarar un ganador y es el R8 V10 Plus. El vástago de Ingolstadt es un producto más balanceado, que ofrece comodidad y facilidad de uso, pero que también es capaz de entregar altas dosis de diversión y adrenalina, sin demandar además a un conductor experto para ello. Pese a lo que los amantes de la vieja escuela y de la era analógica puedan pensar, en esta batalla, la modernidad y el uso los últimos recursos tecnológicos disponibles le confieren la victoria al Audi, la era digital ha ganado esta vez.

Rubén Hoyo, Fotos: Héctor Mañón recomienda

Contanos que opinas