Test drive

Prueba nuevo Kia Sportage, estrenando la cuarta generación

Antes de su llegada al país nos subimos al nuevo SUV de la firma coreana.

Prueba nuevo Kia Sportage, estrenando la cuarta generación

La cuarta generación del Kia Sportage es un modelo totalmente nuevo que debutó el año pasado, en el marco del Salón de Frankfurt. En este caso se aprecia un diseño exterior sumamente agresivo que no podemos negar, tiene notables similitudes con el Porsche Macan, así como un salto cuántico en términos de equipamiento y materiales en el interior.

Recientemente presentada en México, gracias a la presencia de Autocosmos en ese país, ya tuvimos oportunidad de probarlo antes de su llegada a nuestro país.

 

Características técnicas y mecánicas

Respecto de la generación saliente, crece 40 mm de largo y de 30 mm entre los ejes

Bajo el capot encontramos un motor de cuatro cilindros y 2.4 litros con inyección directa de nafta que entrega 181 CV y 237 Nm de torque, que se acopla a una transmisión automática de seis relaciones con levas de cambio detrás del volante que en este caso, al ser la versión tope de gama, envía la potencia a las cuatro esquinas vía un sistema de tracción integral con bloqueo central de diferencial.

Para las versiones de entrada, al menos en México, el motor es de 2.0 L con 153 CV y 192 Nm también acoplado a una caja automática de seis marchas.

Las medidas del Sportage ahora son 4.480 mm de longitud, 1.854 mm de ancho y 1.646 mm de alto, mientras que la distancia entre ejes es de 2.670 mm. Respecto de la generación saliente, esto representa un incremento de 40 mm de paragolpes a paragolpes, y de 30 mm entre los ejes, mientras que el ancho y el alto se mantienen casi inalterados

 

Interior y confort

Un aspecto sorprendente es la excelente habitabilidad en el asiento trasero

El interior nos recibe con una calidad de materiales y ensamble en verdad sobresalientes con la salvedad de un casi imperceptible rechinido proveniente del inmenso techo panorámico. Las superficies son suaves al tacto y todos los botones y controles transmiten solidez. Se destaca también el tablero repleto de botones, algo poco común en nuestros tiempos en que ya sea mediante mandos centralizados o por pantallas táctiles se han ido eliminando.

En el centro del tablero encontramos una pantalla táctil de 8” que alberga un sistema de info – entretenimiento denominado UVO que es compatible con Apple Carplay y Android Auto. Obviamente ofrece interfaz Bluetooth para teléfonos móviles y navegador.

Otros elementos que vale la pena señalar, al menos en la versión más equipada ofrecida en el país azteca, son el acceso y arranque mediante llave inteligente, freno de mano eléctrico, climatizador automático bizona y el gigantesco techo panorámico.

Un aspecto sorprendente es la excelente habitabilidad en el asiento trasero producto del incremento en la distancia entre ejes nombrada anteriormente.

 

Comportamiento dinámico

Dinámicamente puede atacar caminos sinuosos con mucha confianza

Si bien es cierto que 181 caballos no es una cifra para espantar a nadie, el nuevo Kia Sportage se mueve con bastante soltura e incluso se siente brioso. Esto se debe también al hecho de que no es muy pesado para su segmento.

Dinámicamente, el nuevo Kia Sportage se planta muy bien en el camino, es muy predecible y puede atacar caminos sinuosos con mucha confianza; esto se debe a una buena calibración de la dirección de asistencia eléctrica, así como de la suspensión que no es demasiado suave y que cuenta con geometría McPherson adelante y Multilink atrás. Adicionalmente, el sistema de tracción integral brinda todavía mayor confianza al repartir adecuadamente el torque entre ambos ejes.

Otra característica digna de mención es el funcionamiento de la transmisión, si bien es cierto no es la más rápida, pero realiza los cambios de manera tan suave que a veces la única manera de notarlo es observar cuando cae la aguja del tacómetro. Adicionalmente, las paletas detrás del volante permiten controlar mucho mejor la potencia cuando manejamos en caminos con curvas.

 

Conclusiones

No cabe duda que el nuevo Kia Sportage tiene todo para pelearle a los modelos más clásicos del segmento. Es amplia adentro y tiene a su favor ese diseño diferente y deportivo.

No sabemos si a Argenitna llegará en su versión de 181 caballos, ni si los niveles de equipamiento serán tan altos, pero el nuevo Kia Sportage tiene una buena base.

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinás? Contanos