Autos clásicos

Una visita al Museo Mercedes-Benz, parte 2

Seguimos por nuestra guía virtual en el Museo de Mercedes-Benz en Stuttgart.

Una visita al Museo Mercedes-Benz, parte 2

Luego de los comienzos de Mercedes-Benz, es hora de adentrarnos en los primeros años del nuevo siglo. La creación de la marca y la llegada de motores más potentes aparecen en las vitrinas del museo Mercedes-Benz. Continuemos esta visita por la cuna de la automoción.

Entrando al Siglo XX (1900-1914)

En este período de preguerra, Mercedes se consolida como marca y Karl comienza a tomar más y más el diseño de Daimler. Entre 1902 y 1909 ya un auto de Daimler llevaba el nombre Mercedes como marca. Diseñado por Maybach, se puede considerar, por su tecnología, el primer auto de la era moderna. Se llamo Simplex, por su facilidad de uso.

Su motor era de cuatro cilindros, con 6.7 L y 40 CV y llegaba hasta los 80 km. Su carrocería larga y ancha daba un centro de gravedad muy bajo y pesaba menos de una tonelada. Tenía frenos a tambor, radiador y el motor era a manivela, con una caja de cuatro cambios.

Con el Simplex nació el segmento de lujo, y a partir de él tenemos vehículos como el Touring Limousine de 60 CV o el Double Phaeton de 75 CV.

 

Del lado de Benz, nacía el Parsifal, que tuvo su sucesor en el Benz Double Phaeton de 18 CV, con motor de cuatro cilindros 3.1 L que alcanzaba los 60 km/h. Otro vehículo donde se ve la influencia del diseño de los Mercedes en los autos Benz, es el Landaulet 20/35 CV, muy parecido al Mercedes Touring Limousine antes mencionado.

 

Primera Guerra y Entreguerras (1914-1945)

Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, Daimler se enfoca en los motores de avión, y para el período de entreguerras, en 1926, Daimler y Benz se unen para crear Daimler-Benz AG, pioneros en la tecnología diésel. Acá llega la línea S, de “Sport”. El Mercedes-Benz Model S Touring fue un auto deportivo con un motor de seis cilindros 6.8 L, 10 km/h de velocidad máxima y una producción de 146 modelos entre 1927 y 1928.

Luego llegaría el Model SSK biplaza, la versión más poderosa de la línea Sport. Desarrollado para competencia, específicamente las de ascenso de montañas, aseguraba agilidad. Se hicieron 35 unidades que expandieron la popularidad de la marca. Tenía un motor de 7.0L, desarrollaba 170 CV y alcanzaba una velocidad de 190 Km/h. Se fabricó de 1928 a 1932. También aparecería el Mercedes-Benz 500 K Special Roadster. Era el auto de los más ricos, la joyita de la marca en los años 30'. Contaba con un motor de 5.0 L con 100 CV y su velocidad punta era de 160 km/h.

Finalmente, el Mercedes-Benz 260 D fue el primer auto de pasajeros impulsado por un motor diésel producido a gran escala. Era particularmente económico,consumía poco, sumado al abaratado precio del gasoil. En la versión sedán del Pullman, el 260 D fue ideal para viajar grandes distancias. Tenía una bloque de cuatro cilindros de 2.5 L de 45 CV, velocidad máxima de 95 Km/h y se produjeron casi 2.000 unidades en cuatro años.

 

Jorge Blancarte/Federico Treguer recomienda

¿Qué opinás? Contanos