Test drive

Prueba Citroën C4 Lounge HDi, devorador de kilómetros

Seguro, confortable, rápido y rendidor, ¿es uno de los mejores compañeros de ruta?

Prueba Citroën C4 Lounge HDi, devorador de kilómetros

Lanzada la renovación del Citroën C4 Lounge en marzo de 2018, enseguida publicamos la prueba doble al tope de gama 1.6 THP de 165 CV y al nuevo acceso 1.6L pero VTi de 115 CV. Y obviamente nuestros seguidores, que son exigentes, nos pidieron el test a la versión HDi o turbodiésel. Tardamos un poco más en este caso, pero hoy saldamos esa deuda.

HDi, filtro de partículas y Grado 3

El renovado Citroën C4 Lounge es uno de los pocos sedanes del segmento que aún se ofrece con mecánica gasolera en el país. El motor sigue siendo el mismo 1.6L turbo common rail cuyos 115 CV suenan a poco, pero están respaldados por 270 torques, 30 Nm más que el THP. La caja es manual de 6º.

Respecto del filtro de partículas –DPF o como PSA lo llama FAP- está presente en este modelo; y si crees que te va a obligar a dar media hora de vueltas a la manzana cuando entre en necesidad de regeneración te cuento la historia es otra. Primero, no es necesario hacer la “limpieza” en el exsacto momento que se enciende el aviso. Segundo, se necesita andar 20 minutos a 60 km/h. ¿Cada cuánto? Eso depende del uso que le des. Además, estos modelos poseen un líquido llamado Cerina que permite la limpieza del filtro a menores temperaturas. En resumen, si salís a la ruta un poco ni te vas a enterar que tiene el filtro.

Por último, una pregunta frecuente, este HDi necesita si o si gasoil Grado 3 que las estaciones venden con nombres como Premium, Ultra, Mega, Recontra o V-Poder ;)

Confort

Si hay un término que describió siempre al C4 Lounge es confort y el HDi no se queda atrás ya que viene en el nivel Feel Pack que incluye una buena cantidad de cosas como climatizador bizona, tapizado en cuero, techo solar y varios elementos más que podés revisar en el Catálogo de Autocosmos (click acá).

Los plásticos siguen siendo de primera, la terminación y decorados buenos, y el espacio es amplio en todas las plazas. Lo que no me gusta está en las dos grandes novedades, el cuadro de instrumentos digital y la falta de controles físicos para la climatización. El primero porque es demasiado simple para un modelo de este porte (la legibilidad es muy buena) y el segundo porque ahora me obliga a tocar varias veces la pantalla en lugar de corregir la temperatura moviendo una perilla, y además de eso necesito sacar la vista del camino.

El baúl es inmenso, tiene las barras intrusivas, pero la marca se tomó el trabajo de carenarlas para que no rompan nada. El auxilio queda a mitad de camino, es un 205/55 R16 Vs 255/45 R17 que si bien no es homogéneo, te permite circular a 120 km/h.

Comportamiento dinámico

Sigue también los preceptos del confort, dirección ligera, suspensiones indulgentes, solo el perfil medio bajo de las cubiertas marca las imperfecciones chicas. El pedal de freno con su actitud nerviosa es el único comando que requiere tiempo de acostumbramiento.

Pasando al motor, empuja muy bien y el hecho de no estar tan “comprimido” ayuda en ciudad ya que no te pìde 1º en las bocacalles o se apaga de golpe si te olvidás de bajar un cambio.

En la ruta es donde esos 270 Nm salen a relucir. A 120 km/h reales (124 de velocímetro) viaja calmo, alrededor de las 2.000 rpm (el tacómetro mide de 500 en 500 L ). A esa velocidad tenés poco ruido mecánico y aerodinámico en la cabina, pero lo mejor viene a la hora de los sobrepasos. Para hacer el 80 – 120 necesitó 14,3s en 6º, 11,0 en 5º y 8,9 en 4º.

Consumos

La razón del turbodiésel, el bajo consumo, en este caso pidiendo 8 L/100 km en ciudad (se podría ir a 9 L/100 km con tránsito más pesado) y 6,6 L/100 km a 120 km/h constantes. Con un tanque de 60L podemos hacer 900 kilómetros ruteros sin parar o más de 700 km en ciudad, más de lo que cualquier vejiga soporta.

Conclusiones

Lo curioso del Citroën C4 Lounge es que casi todos los cambios que le hicieron son los puntos que más le critico. Por lo demás, sigue siendo un gran compañero de viaje, y en este caso genial ya que al confort, espacio y seguridad (6 airbags, ESP y buena estructura) le vamos a sumar el empuje del HDi para sobrepasos y su bajo consumo.

¿Vos lo elegís o preferís otro sedán u SUV? Como siempre podés revisar la oferta y comparar todos los modelos que se ofrecen el país con un simple click acá para ir al Catálogo y al Comparador de Autocosmos.

Prueba Citroën C4 Lounge HDi

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos