Novedades

¿Por qué a él?: Koenigsegg CCXR Special One, destruido en un accidente en México

El único ejemplar en el país azteca tuvo un tristísimo siniestro que lo dejó inútil.

¿Por qué a él?: Koenigsegg CCXR Special One, destruido en un accidente en México

¿Se acuerdan que hace poco llorábamos por el McLaren 650S Spider que chocó en Guadalajara? Bueno, México nos regala un nuevo caso que hace ver a aquel incidente como algo chiquito. Sucede que el único Koenigsegg CCXR Special One en el país azteca quedó completamente inservible luego de un choque.

Este Koenigsegg CCXR Special One (valuado en más de USD 1,5 millones) originalmente fue creado ex profeso para Ana Al-Thani, que pertenece a una célebre familia real asentada en Qatar, y fue traído a México en octubre del año pasado, por su actual dueño, cuya identidad no ha sido revelada.

Desde entonces, este exótico azul era una verdadera celebridad en Instagram, donde cosechó más de 46.000 seguidores a través de la cuenta @don_koenigsegg , donde presumía su conducción a exceso de velocidad en Paseo de la Reforma, importante avenida donde fue el incidente.

Este auto debutó internacionalmente en el Salón de Ginebra 2008, y al año siguiente fue elegido como uno de los autos más hermosos en la historia por Forbes Magazine. Mecánicamente, su corazón, era un V8 de 4.7 L, que en condiciones “normales” entregaba 806 CV, pero cuando se usaba etanol E85, la potencia se estiraba hasta los 1.018 caballos de potencia y 1.079 Nm de torque.

Toda esta potencia en conjunto a un peso de sólo 1.280 kg le permitían al Koenigsegg CCXR alcanzar los primeros 100 km/h desde la inercia total en 2,9s; los 200 km/h en 13s y los 300 km/h en 25,5s. La marca nunca dio una cifra de velocidad máxima, limitándose a señalar que era superior a los 400 km/h.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I really like how she looks here 💙💎

Una publicación compartida de @ don_koenigsegg el 25 Feb, 2019 a las 9:24 PST

Por suerte, no ha habido pérdidas humanas que lamentar, lo cual indirectamente habla de la excelsa seguridad de estos autos. Sólo esperamos que el dueño del Koenigsegg CCXR Special One sea lo suficientemente adinerado para costear las reparaciones de este increíble ejemplar. Sería una pena dejarlo morir.

Esaú Ponce recomienda

¿Qué opinás? Contanos