Test drive

Test Drive Subaru Forester, nueva generación

Viajamos a Chile donde probamos la nueva generación del crossover devenido en SUV.

Test Drive Subaru Forester, nueva generación

Curiosamente, mientras en otros países Autocosmos es buscado por Subaru para asistir a sus lanzamientos y probar sus autos, en Argentina somos ignorados; pero como estamos presentes en Chile, donde se realizó su lanzamiento regional, lo probamos igual y cómo nos devemos a nuestro público y no al importador de la marca, acá tenés la prueba que realizamos en el país trasandino.

Pasado y presente

El Forester es uno de los pioneros entre los crossovers modernos (originalmente un híbrido entre un fqamiliar y un SUV) y ya va por su quinta generación. A nadie le quedan dudas de las aptitudes off-road del modelo, así como su concepción practica y utilitaria, pero el público es el que manda y hoy estos modelos son más confortables y tecnologizados, sin contar que también son más atractivos.

El nuevo Forester se alza sobre la plataforma global de la marca y esto permite que el modelo herede todas las ventajas estructurales que ya son parte de los Impreza o XV, como la rigidez torsional, que va desde un 40% a un 100% comparada con la del modelo anterior.

Medidas, interior y baúl

Las dimensiones son 4.625 mm de largo (+15 mm que la generación anterior), 1.815 mm de ancho (+20 mm) y 1.715 mm de alto (1.730 mm contando las barras de techo). Si bien es más bajo, aun así gana en altura interior para las cabezas, gracias a asientos más verticales y más cómodos. De hecho, todas las dimensiones interiores, crecen, como la distancia entre cabezas, el ancho en caderas, largo de piernas y distancia entre hombros. Adelante esto no es muy aparente, pero si lo es para las plazas traseras, cortesía de una distancia entre ejes de 2.670 mm.

Su baúl presenta 520 L de capacidad, 14 más que en el modelo anterior. Vale destacar el trabajo que ha hecho Subaru en hacer más ancha la boca de carga entre 1258 y 1300 mm, lo que ayuda muchísimo en accesibilidad. Además, el portón eléctrico se abre 4s más rápido con un botón con cierre centralizado incorporado, como para despreocuparse.

Las puertas también han mejorado su ángulo máximo de apertura, lo que facilita el acceso de sillas de niños o para personas con dificultades de movilidad. Y como frutilla del postre, se ha revestido el canto de las puertas traseras con una moldura plástica que llega hasta el borde de la almohada del asiento posterior y que sirve para pararse sobre ella sin manchar en caso de necesitar poner algo en el techo.

Estilo conservador

Un elemento diferenciador de Forester versus su competencia es su estilo practico. No es tu culpa si no discriminás la anterior de la nueva, porque la idea es tocar lo justo y necesario como para darle frescura al modelo, pero para que mantenga su estilo particular.

La filosofía de diseño Dynamic X Solid de la marca busca consolidar una silueta robusta y fibrosa, de ángulos marcados, pero con algunos toques dinámicos. Nos encontramos con calados y nervaduras en el capot, con flancos más robustos, así como guardabarros con una línea curva ascendente en la parte baja y en la parte alta de las puertas.

Los faros delanteros están mejor proyectados y en la zaga, por primera vez, se juega con un estilo más lúdico en los focos traseros, con forma de C (más bien como pinzas de cangrejo).

Interior

El habitáculo ha sido tomado directamente de su compañero de plataforma, el Impreza. Claro que, al igual como ocurre con el XV, tanto la consola como los tapizados cuentan con revestimientos diferenciados, suaves al tacto y de personalidad completamente off-road, con texturas rugosas, costuras a la vista, aplicaciones con diseños 3D y elementos metalizados.

No hay insertos de madera ni colores cálidos, acá se busca lo moderno y sobrio, un salto cualitativo con respecto a la Forester anterior, muy austera al lado de este modelo. Gracias a las ventanillas altas y al diseño de los pilares, la visibilidad hacia el exterior sigue siendo de las mejores del segmento, lo que también ayuda a que sea un habitáculo muy luminoso.

Seguridad

Tosos los nuevos Forester vienen con siete airbags, frenos de disco ventilados con ABS y EBD, anclajes ISOFIX, apoyacabezas activo, control de estabilidad, vectorización activa de torque y freno de estacionamiento electrónico, sin olvidar el sistema de tracción integral simétrico a las cuatro ruedas con programa X-Mode.

Sin embargo, la mejor novedad, es que el galardonado sistema EyeSight, también hace su arribo a la quinta generación de Forester y se encuentra disponible para las versiones más equipadas. Gracias a este sistema de cámaras estereoscópicas, el Forester cuenta un sistema de frenado de emergencia previo a la colisión, control crucero adaptativo, atenuador del acelerador previo a la colisión, aviso de arranque del vehículo precedente, advertencia de salida involuntaria de carril y advertencia de vaivén en el carril.

El procesador de EyeSight también maneja el monitor de punto ciego, la asistencia de cambio de carril, la alerta de trafico cruzado y el frenado automático de emergencia con sensores de estacionamiento. Además, se agrega una cámara lateral para mirar la cuneta en maniobras complejas, pero que puede ser activada durante el manejo.

Motor y mecánica

No hay más Subaru turbo, el  Forester se ofrecerá con el motor 2.0 L de 156 CV y 196 Nm de torque, con alzado variable de válvulas e inyección directa, así como un 2.5 L de características similares, aunque con 184 CV y 239 Nm de torque. Ambos motores se asocian a una transmisión Lineartronic CVT, que en el modelo 2.5 L puede emular siete cambios, con levas de cambio al volante.

¿Y bueno, qué tal es detrás del volante?

Lo primero y muy destacable es su calidad interior, y con esto no hablamos tan solo de los materiales, sino que del nivel de equipamiento y de la insonorización. El andar también ha mejorado ostensiblemente, gracias a un buen trabajo de suspensión que nos conecta muy bien con el camino, pero filtrando las imperfecciones más rudas.

El motor de 2.0 L es más elástico y suave que el anterior. En ciudad casi se siente como un motor más grande, aunque claro, si se le demanda, la CVT puede ponerse un tanto ruidosa a revoluciones más altas. Por otro lado, el 2.5 L es un motor fantástico y más que suficiente, que se lleva bien con la transmisión y a la que le podés subir o bajar cambios, no con tanta velocidad, pero si con un régimen marcado en cada relación.

Lo mejor es su capacidad off-road. Con 220 mm de despeje, un radio de giro de 5,4 m y acompañádos del sistema X-Mode, el Forester ni siquiera necesitó de cadenas para enfrentarse a la nieve. La metimos al barro, a las piedras, a baches y desniveles, pendientes, caminos estrechos de bosque, rutas sinuosas y de todo salió airosa. De hecho, si ya logra hacer todo lo que hace con neumáticos mixtos, seria impresionante ver de lo que es capaz con neumáticos de todoterreno.

En ruta, con el control crucero adaptativo, prácticamente se maneja sola, lo que, sumado a las mejoras en calidad interior, ergonomía e insonorización, hacen de la experiencia de manejo, un agrado, libre de cualquier stress.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinás? Contanos