Test drive

Toyota Corolla Hybrid, defendiendo el trono

El auto más vendido de la historia apuesta a la renovación energética para seguir siendo un best-seller.

Toyota Corolla Hybrid, defendiendo el trono

El Corolla es el auto más vendido de la historia y aunque algunos alemanes hagan berrinche, la empresa japonesa ha comercializado en medio siglo más de 46 millones de vehículos. La historia empieza en 1966, cuando la empresa devela un auto denominado Serie 10 Corolla, un vehículo para cinco pasajeros considerado familiar en la época.

Tenía unas dimensiones de 3.858 mm de largo (2.286 entre ejes), 1.491 mm de ancho y 1.379 mm de alto. Bajo el capó tenía un motor de cuatro cilindros de 1.0 L, y entregaba 60 caballos de fuerza. Pero no vamos a hacer una nota sobre todas las generaciones de este auto, eso ya lo hicimos. Acá vamos a hablar de la duodécima generación, y en especial, del Corolla Hybrid.

Doce veces Corolla

La actual generación se presentó en el Salón de Los Angeles en 2018 con un diseño un poco menos “corporativo” por llamarlo de algún modo y además presentó la versión híbrida, que comparte toda la plataforma mecánica y tecnológica del Prius. Está fabricado sobre la plataforma modular TNGA, la misma que utilizan el Camry o la RAV4.

¿Se acuerdan las dimensiones de la primera generación? Aquí están las del modelo actual: longitud total de 4.640 mm (2.700 mm entre ejes), ancho de 1.780 mm y alto de 1.435 mm. El peso ronda los 1.315 kg, es decir el Corolla ahora esmucho más amplio que en 1966… ¿a dónde quedó ese famoso downsizing?

Caballos eléctricos

La movilidad híbrida se compone de dos motores: Uno de combustión interna, de 1.8 L que entrega 96 caballos de fuerza y un motor eléctrico de 96 kW de imanes permanentes alimentado por baterías de Niquel Hidruro-Metal y que genera aproximadamente el equivalente a 25 CV extra para entregarnos una potencia conjunta total de 121 CV en un rango de 5.200 rpm, acoplado a una transmisión CVT con engranes planetarios y la tracción es delantera.

El esquema de suspensión es el conocido y confiable McPherson delantero y un eje multibrazo en el eje trasero, calza llantas Dunlop Enasave EC300+ de 195 mm de piso, serie 55, de baja fricción, diseñadas para una menor resistencia a la rodadura y están montadas en llantas de aleación de aluminio de 15", que además tienen una cobertura total con un tapón que cumple con funciones aerodinámicas y estéticas, y los frenos son de disco en las cuatro esquinas y cuentan con ABS.

Adentro

Hay buenos materiales, calidad de plásticos de buen nivel, de acuerdo al segmento y encontramos esos detalles negro piano que con el paso de los minutos se llenan de polvo y huellas dactilares.

El cuero sintético es de buen tacto, como los paneles de las puertas y el tablero y hay ligeras decoraciones en cromado. En las plazas traseras es en donde encontramos lo único negativo de los interiores del Corolla, ya que no hay absolutamente nada más que el asiento trasero. No hay salidas de de aire, ni conectores USB y los paneles de las puertas son similares en diseño a los delanteros, pero de plástico duro.

Multimedia

Cuenta con una pantalla táctil de 8", en donde se pueden graficar básicamente todas las funciones del vehículo, que en combinación con la pequeña pantalla al centro del cuadro de instrumentos tenemos una información total, y mediante toques en la pantalla podemos ir cambiando los menús en la misma. Lo principal de la pantalla central es el despliegue del diagrama de flujo de corriente de la batería, que cuando se está recargando nos muestras gráficos en color verde, y cuando se usa la energía el diagrama es de color rojo.

Un detalle que llama mucho la atención es que el Corolla no ofrece compatibilidad con el sistema Android Auto y desconocemos la razón, Toyota ha preferido abrirle la puerta al asistente Alexa de Amazon y continuar con la compatibilidad con Apple CarPlay, y también ofrece un panel de inducción de carga (inalámbrica) para teléfonos compatibles.

Comportamiento dinámico

Nos hubiera gustado tenerlo más tiempo para poder usarlo en el día a día, para hacer unos 1.000 km, lo que se supone que es lo que rinde un tanque en condiciones de manejo en cuidad, pero no nos fue posible. Solamente hicimos 300 km, y de ellos casi 200 fueron de trayectos en autopista.

Es muy importante destacar el Corolla Hybrid tiene un modo de manejo completamente eléctrico, al cual se accede desde una tecla que dice EV Mode, y solo se puede accionar si la carga de la batería es suficiente. Recordemos que se carga con asistencia del motor y con la fuerza generada en las frenadas.

En este modo eléctrico y a velocidades constantes, de 5 km/h hasta los 80 km/h el vehículo circula con el motor completamente apagado, solemente se enciende si se detecta una pendiente. Este modo de manejo hará que el consumo sea muy bajo, ya que en velocidades promedio de ciudad es muy probable que la movilidad eléctrica sea quizá del 40% a 50% del trayecto.

En nuestra ruta combinada, tuvimos un rendimiento de casi 4,76 L/100km en un trayecto combinado que nos llevó a recorrer zonas urbanas y rutas, para terminar en un trayecto urbano a velocidades entre 12 y 80 km/h. El Corolla se compra por eficiente, no por pasión. Es un vehículo racional que tiene un mejor diseño, el desempeño es impecable, y el Corolla Hybrid satisface a quiénes conocemos la impronta de este modelo.

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinás? Contanos