Industria

Latin NCAP probó Sistemas de Retención Infantil y estos son los resultados

Distintas marcas de sillas fueron puestas a prueba, conocé las más seguras.

Latin NCAP probó Sistemas de Retención Infantil y estos son los resultados

Una nueva ronda de resultados del Programa de Evaluación de Sistemas de Retención Infantil, (PESRI) fue presentada con la evaluación del desempeño de seguridad de once Sistemas de Retención Infantil (SRI) vendidos en la región de América Latina.  El objetivo del programa es generar conciencia entre los consumidores sobre la relevancia del uso de los sistemas de retención y brindar información a los consumidores sobre su desempeño. Cada SRI es sometido a una serie de pruebas como impacto frontal, impacto lateral y evaluación de facilidad de uso, lo que resulta en una calificación de estrellas.

Este año se seleccionaron once productos para evaluar de los mercados de Argentina, Brasil, México y Uruguay, no obstante los modelos también están disponibles en otros países de la región. Las pruebas incluyen dos modelos para bebés y nueve sillas multigrupo que pueden utilizarse en múltiples configuraciones. Los SRI multigrupo abarcan más de un grupo de pesos y son populares porque son una solución relativamente económica para transportar a los niños a lo largo de varias etapas del crecimiento. Sin embargo, las pruebas muestran nuevamente que nunca alcanzan buenos rendimientos en toda la gama de aplicación.

La mayoría de las sillas del mercado en América Latina son instaladas y sujetas al vehículo con el cinturón de seguridad. Esto hace que sea más probable a que quede mal instalada por holgura o que vaya perdiendo ajuste al transcurrir varios días luego de una instalación correcta. La mayoría de los vehículos circulando por las calles de la región no están equipados con anclajes ISOFIX, sin embargo, cada vez es más frecuente que los nuevos modelos de vehículos ofrezcan ISOFIX como estándar. Los anclajes ISOFIX permiten que el SRI se instale rígidamente al auto, contribuyendo a reducir drásticamente el mal uso y la incorrecta instalación y por ende mejoran considerablemente la seguridad.

 Los resultados generales están en línea con años anteriores y confirman que los asientos multigrupo pueden comprometer la seguridad. Sin embargo, un asiento convertible para bebés/ niños pequeños (Joie Spin 360) y dos asientos multigrupo (Kiddo Adapt y Bebesit Supersport) tuvieron un buen puntaje de 4 estrellas. Esos modelos se instalaron utilizando anclajes ISOFIX.

En las pruebas dinámicas se registraron cargas elevadas en el niño, movimientos del dummy indeseables o algunos SRI que colapsaron, lo que resultó en un alto riesgo de lesiones que llevó a puntajes bajos. Varios SRI mostraron fallas serias en el impacto frontal: los arneses del Styll Baby Bebe Conforto, Bb Protect Rodacross, Love 2026, Briccone butaca y Prinsel Matrix se rompieron cuando se testearon, lo que llevó a resultados finales bajos. Además, el Prinsel Strada recibió puntos de penalización ya que el respaldo se dañó severamente en el impacto frontal.

La protección contra impactos laterales aún no es legalmente requerida en América Latina. La mayoría de los SRI evaluados ofrecen protección insuficiente o no ofrecen protección en impacto lateral: las alas laterales no están suficientemente dimensionadas y/o el material de relleno es insuficiente. Los portabebés Cosco Bliss y Styll Baby Bebe Conforto, así como el OK Baby Safe Trip 1 y Prinsel Strada registraron cargas altas en la cabeza y/o el pecho del dummy debido a la ausencia de alas laterales bien dimensionadas y/o relleno insuficiente. Esta falta de protección lateral en los SRI se agrava si se considera que tampoco se exige por parte de los gobiernos la protección de impacto lateral en los automóviles.

 Las instrucciones para el usuario son un punto de atención. El uso correcto del SRI determina el nivel de protección. Las rutas de cinturón incorrectas, la holgura en el arnés o el cinturón del vehículo, SRI inapropiado (por ejemplo, tamaño u orientación incorrectos) pueden tener consecuencias graves sobre los niños, independientemente de las cualidades protectoras de los asientos cuando se utilizan de manera óptima. En estas pruebas hubo bajos rendimientos, por ejemplo, el BB Protect ofrece un deficiente marcado del cinturón y no cuenta con la etiqueta de advertencia del airbag para los asientos instalados mirando hacia atrás.

Recomendaciones de Latin NCAP

Para los consumidores, fomentar el uso de SRI mirando hacia atrás para niños pequeños al menos hasta el año y cuando sea posible hasta los tres años. Como la mayoría de los vehículos del mercado latinoamericano carecen de una protección adecuada contra impactos laterales, cuando se utilizan boosters, PESRI recomienda enfáticamente utilizar solo boosters con respaldo para mejorar en algo la protección contra impactos laterales. Cualquier ser humano por debajo de 1,35 m debe usar algún tipo de SRI.

Para los gobiernos de la región, introducir la norma UN R129 en la legislación junto con la norma técnica R44. Acelerar la introducción de SRI con anclajes Latch/ISOFIX y de vehículos con anclajes ISOFIX. Además, exigir mejorar la protección frontal y protección lateral; los SRI deberían ser capaces de pasar un tipo de prueba de choque con la severidad de los tests de Latin NCAP, que aunque son un poco más exigentes que las normas de la ONU son totalmente representativos de la realidad de tráfico de la región. Es relevante recordar que países de Europa, EEUU y Australia llegaron a buenos niveles de protección en caso de choque gracias a que sus vehículos son en mayoría 5 estrellas de seguridad, sobrepasando las exigencias de normas ONU.

Finalmente, a los fabricantes de SRI y a los fabricantes de vehículos que mejoren la facilidad de uso: instalación en autos, recorrido sencillo del cinturón, ajustes de arnés, preferiblemente que la operación se realice solamente con una mano.

Acá podés ver los resultados detalladamente en cada producto

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos