Industria

¿Se reactiva la industria automotriz? No, simplemente Bugatti reanudó su producción

Tras el cierre obligado por el Coronavirus la compañía francesa reabrió su planta, imponiendo nuevas medidas de seguridad para los empleados.

¿Se reactiva la industria automotriz? No, simplemente Bugatti reanudó su producción

Luego de un receso de seis semanas, Bugatti reinició la producción de sus exóticos hiperdeportivos en su complejo de Molsheim, Francia, donde se fabrican modelos como el Chiron y el Divo, entre otros.

El retorno a la actividad tuvo como eje central las nuevas reglas de seguridad e higiene establecidas por el gobierno francés para los empleados que deberán usar un tapabocas durante toda la jornada laboral. Además, tendrán que limpiar sus herramientas antes y después de usarlas, así como lavarse las manos constantemente. La compañía también sigue promoviendo la distancia social, por lo que los alienta a mantenerse a 1.5 metros entre sí.

En cuanto a la atención al cliente, tanto las entregas como los servicios de mantenimiento se reducirán al mínimo y el proceso de entrada y salida de productos será hecho sin contacto entre las partes involucradas, siempre y cuando sea posible.

“Nosotros haremos todo lo necesario para asegurar que nuestros empleados puedan trabajar seguros. En los casos que sea posible seguirán haciéndolo desde sus casas, con el objeto de minimizar la presencia de muchos en un sitio y al mismo tiempo” comentó el presidente Stephan Wikelmann. Por ejemplo, las reuniones se llevarán a cabo vía teleconferencia.

“Con la ayuda de las medidas de seguridad que establecimos volvimos a hacer nuestros coches a mano. Esa es una importante señal para todos nuestros subalternos y clientes”, agregó.

Además de lo mencionado anteriormente, los empleados tendrán que medirse la temperatura diariamente, mientras que también tendrán que estar pendientes de los nuevos síntomas que el Coronavirus vaya generando, con el fin de trabajar sin riesgos y manteniendo seguras a sus familias y compañeros de trabajo.

Jorge Blancarte recomienda