Vendé tu auto
Autos ecológicos

¿Conviene comprar un auto eléctrico usado?

Son el futuro, pero tienen sus problemas particulares.

¿Conviene comprar un auto eléctrico usado?

Sin dudas, los autos eléctricos son el futuro. De a poco toda la industria vá migrando hacia una movilidad sin emisiones, y esto nos muestra que dentro de no mucho tendremos que lidiar con el interrogante de qué problemas podemos tener si compramos un vehículo eléctrico usado. 

Ya sea en términos de autonomía, tiempo de recarga y estaciones de carga, los vehículos eléctricos son cada vez mejores. Pero, además de evolucionar en estos aspectos, un factor esencial que también ha elevado la popularidad de esta de clase de autos es que su precio ha disminuido. Si bien el costo es vital, en los autos eléctricos lo esencial es el rango de kilómetros que se pueden conducir. Mientras que en 2010, el Nissan Leaf ofrecía menos de 160 kilómetros de autonomía, hoy en día, el mismo modelo puede registrar más de 360 kilómetros.

¿Cuál es el problema con los autos eléctricos?

Como todo dispositivo que emplea baterías de ion-litio, los vehículos eléctricos ven disminuido su rendimiento con el uso, especialmente, con la cantidad de recargas. Así, si un auto eléctrico de hace una década ofrecía 160 kilómetros siendo 0Km, en la actualidad solo podría registrar aproximadamente 110 kilómetros, esto en condiciones optimas de temperatura, ya que en una región con demasiado frio podría alcanzar 80 kilómetros, debido a que antes no existía el mismo nivel de tecnología para el control de temperatura.  

Lo cierto es que aun siendo usados, los autos eléctricos gozan de una serie de beneficios en ciertos países del mundo, como lugares exclusivos de estacionamiento, carriles especiales, exención de pagos en peajes, patentes, etc.

Para solucionar el problema del desgaste de la batería, si el estado de la carrocería del automóvil lo amerita, lo que se podría hacer para elevar la autonomía del auto eléctrico usado es adquirir un paquete de baterías nuevo y de mayor capacidad, aunque con un gran costo. Otra alternativa en la compra de un auto eléctrico es adquirir un modelo que no supere los cinco años de antigüedad, pero sabemos que esto es muy difícil o sería para muy poca gente, ya que buena parte del parque automotor suele ser más antigüo.

De lo que tenemos seguridad es que así como hoy en día empiezan a surgir estos interrogantes, el día de mañana será un problema real, y probablemente tengamos nuevas soluciones para que los autos no sean descartables.

¿Vos te comprarías hoy un auto eléctrico usado?

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas