Vendé tu auto

Ganate el alquiler gratis de un Toyota a elección

Participá
Novedades

Los 10 diseños automotrices más atractivos de la historia

Descubrí cuáles son los autos más cautivantes de la historia según un grupo de expertos.

Los 10 diseños automotrices más atractivos de la historia

El diseño de los autos suele ser subjetivo; lo que para algunos puede ser una obra de arte, para otros puede ser horrendo, pero a pesar de eso hay ciertas cosas en las que tanto expertos como cualquier persona pueden llegar a coincidir. Con ese pensamiento, Car and Driver juntó a un grupo de más de 20 diseñadores automotrices para que analizaran más de 100 autos considerados como los más atractivos de la historia y definir 10 ganadores.

Te contamos cuáles fueron los 10 elegidos:

10. "Ferrari" Dino 206/246 GT (1967-1974)

Se trata del primer Ferrari (al principio no tenía escudos de la marca) en usar un motor V6, que era de 2.0 L y entregaba 178 CV, y fue diseñado por el hijo de Enzo Ferrari, Alfredo “Dino” Ferrari. Su carrocería fue creada por el famoso estudio italiano Pininfarina.

9. Lamborghini Countach (1974-1990)

Si el Lamborghini Miura fue el auto que puso a la marca de Sant’Agata en el mapa, el Countach fue un éxito global; desde que se presentó a mediados de los 70, sus líneas futuristas para ese entonces lo volvieron todo un ícono de diseño (aunque a muchos no les gusta).

Las líneas de este Lamborghini vinieron de la mano del maestro Marcello Gandini de la casa Bertone, quien también puso su creatividad en el Miura. El Countach nació con un motor V12 de 3.0 litros con tan solo 370 CV, y la culminó con una variante que alcanzaba los 449 CV. Gracias a su estilo tan disruptivo, se volvió uno de los “autos poster” más famosos de la historia, y uno de los más recordados en la actualidad por su diseño y la aparición en películas y videojuegos.

8. Alfa Romeo 8C 2900B Lungo Spider (1937-1939,1941)

Derivado de un auto de competición pensado para conquistar la mítica Mille Miglia y con el chasis del 8C 35, este hermoso Alfa contaba con un motor de 8 cilindros en línea de 2.9 litros que entregaba poco más de 200 CV. Su carrocería era construida por Carrozzeria Touring, que se encargaban de diseñar algunos Alfa Romeo, ya que la marca tendía a trabajar más con Pininfarina.

8. Ferrari 250 GTO (1962-1964)

Solo se fabricaron 36 ejemplares de este modelo principalmente para la homologación en el Grupo 3 de la categoría Grand Touring Car de la FIA, de ahí su nombre “GTO”, que significa Gran Turismo Omologato.

Además de su rareza, y su bellísimo diseño, el éxito que tuvieron en las pistas fue tal que ahora se ha vuelto el auto más caro de la historia al llegar a vender un ejemplar en subasta en más de 50 millones de dólares.

6. Bugatti Type 57 S/SC Atlantic Coupé (1936-1938)

Si bien existen 710 Type 57, solamente 4 de ellos son los Atlantic, que portan uno de los diseños más icónicos de la historia automotriz. Al igual que otros integrantes de la lista, deriva de un modelo de carreras, el Type 59. Cada uno de ellos llevaba un motor de 8 cilindros en línea de 3.3 litros que producía cerca de 135 CV, pero en las variantes SC sumaba un compresor que podía elevar la potencia a unos 200 CV.

Un dato curioso de estos Bugatti es que de los cuatro que se hicieron, hay uno que desapareció en la Segunda Guerra Mundial y nunca más se supo nada de él. Se dice que si se encontrara, sería el auto más caro del mundo por su exclusividad y su historia.

5. Mercedes-Benz 300 SL "Gullwing" (1954-1957)

Probablemente el Mercedes más icónico de la historia de la marca: el 300 SL "Gullwing", que derivó del W194, un auto de competición. Además de sus formas elegantes y deportivas, lo que lo volvió icónico fueron sus puertas, que se abrían hacia arriba como alas de gaviota, por eso el nombre "Gullwing".

Este auto existe porque un importador de autos en Estados Unidos convenció a los ejecutivos de Mercedes-Benz de fabricar un auto con las características del 300SL para crear un impacto y poder aprovechar el boom automotriz en el gran país del norte. El resultado fue uno de los primeros superdeportivos de la época, con un motor de 6 cilindros en línea de 240 CV. ¡Gracias, señor importador!

4. Porsche 911 (1964-Presente)

El primer Porsche era prácticamente un Volkswagen Type 1, es decir, un Escarabajo con una carrocería más aerodinámica y algunos ajustes para permitir un mejor manejo (no olvidemos que el fundador de la marca fue el creador del Escarabajo). Con el paso del tiempo esa receta se fue refinando para pasar del Porsche 356, al 911 en 1964.

Desde entonces, aunque con un tren motriz poco convencional por su posición para un deportivo, el 911 se volvió todo un icono de la industria automotriz, y su éxito fue tanto que se ha mantenido la fórmula de diseño generación tras generación.

3. Chevrolet Corvette Stingray Split-Window Coupé (1963)

La segunda generación del Corvette fue una respuesta a la docilidad de la primera y causó un impacto al presentarse, por sus formas que parecían sacadas de la ciencia ficción y de la carrera espacial.

La inspiración de este auto vino de uno de sus diseñadores, que quería crear el primer Corvette coupé, al igual que el trabajo de diseño que uno de ellos había visto en el Auto Show de Turín. Entre los aspectos que más lo destacaron fueron sus luces "pop-up" que rotaban sobre el extremo delantero del auto, y su ventana trasera dividida.

2. Lamborghini Miura P400/P400S (1967-1971)

Si estuvo el Countach, no podía no estar el Miura. Considerado por muchos como el primer superdeportivo italiano gracias a su V12 atmosférico de 3.9 litros y 345 CV.

Sus formas, detalles y potencia lo volvieron un icono, con líneas de la mano de Bertone y Marcello Gandini, y una silueta característica, con luces delanteras pop-up con "pestañas", un habitáculo de tamaño reducido y su caída de techo prolongada.

1. Jaguar E-Type Coupé (1961-1967)

Jaguar llegó a ser una potencia en términos de desempeño y dominio de las pistas, parte de ese éxito se vivió con el E-Type y sus derivados de competencia.  Llegó al mundo con un motor de 6 en línea de 3.8 litros y 265 CV, frenos de disco en la cuatro ruedas y hasta suspensión independiente en ambos ejes, muchas cosas que no se habían visto antes ni en autos de competición.

Sus formas simples, elegantes y deportivas lo han vuelto un icono de diseño con proporciones que algunos diseñadores han calificado cómo "perfección", y lo es.

¿Estás de acuerdo con los 10 elegidos o crees que falta alguno?

Mauricio Juárez recomienda

Contanos que opinas