Test drive

Prueba Peugeot 2008

Antes de su llegada al país, manejamos al anti EcoSport del león y te contamos los detalles.

Prueba Peugeot 2008

El segmento de los SUV chicos (aquellos que están basados en autos compactos pero tienen un look más parecido a una camioneta) está en constante crecimiento y no solo en Argentina, Brasil o India. Esto quedó claro 2013 cuando en Europa se presentaron los Renault Captur, la nueva EcoSport y el Peugeot 2008, los últimos dos en los Salones de Ginebra y París, respectivamente.

En nuestro país, la fuerte demanda de este tipo de vehículos es notoria y por eso es que las marcas cada día buscan traer un producto para competir en ese segmento. Tenemos las Chevrolet Traker, Ford EcoSport, Renault Duster y algunos MPV “todoterrenizados” como los Idea Adventure y C3 Aircross. Y la nómina promete seguir creciendo, incluyendo el nuevo Peugeot 2008 que debería llegar en 2013 a Argentina, pero que ya tuvimos oportunidad de probar en México, donde el modelo ya se comercializa y Autocosmos tiene gran presencia.

 

Técnica y mecánica

Podemos decir que el 2008 es al 208, lo que el 3008 es al 308. Es decir, utilizan la misma plataforma y mecánica para crear un SUV o crossover de mayor tamaño y aspecto más todoterreno.

El motor es el cuatro cilindros 1.6L, que en el caso de la unidad probada estaba acoplado a una transmisión automática  de cuatro velocidades, que dudamos llegue a Argentina.

Comparando medidas con el 208, el 2008 es 19 mm más largo (con 4. 159 mm en total), tiene el mismo ancho entre espejos (1.739mm), es 96 mm más alto (1.556 mm) y tiene la misma distancia entre ejes de 2.538 mm. De esta forma, el 2008 ofrece un poco más de espacio para las cabezas en las plazas traseras ya que, en las demás medidas no existe realmente una ganancia respecto del 208.

En cuanto a seguridad, la única versión ofrecida en México cuenta con ESP, ABS, Hill Assist, etc., además de cuatro airbags (dos frontales y dos laterales) y anclajes ISOFIX que le han servido para obtener la máxima calificación en las pruebas de la EuroNCAP de cinco estrellas. Aquí podrían haber más versiones y por lo que vemos en el 208 made in Mercosur, es probable que no cuente con Control de Estabilidad, ni con fijaciones para sillas de bebes, pero eso aún está en el campo especulativo.

 

Interior

La cabina del 2008 es muy parecida a la del 208, de hecho comparte muchísimos elementos. Afortunadamente, también encontramos los plásticos de buena calidad y el correcto ensamble que nos gustó cuando probamos el pequeño hatchback.

Al igual que en el 208, en el centro del tablero ofrece una pantalla táctil desde la que se controla todo el sistema de info-entretenimiento, la computadora de viaje y el sistema de navegación GPS. Otra amenidad del 2008 es el techo panorámico de cristal fijo, que le da una sensación de mayor amplitud y luz al interior, aunque en un día muy soleado, también más calor.

Entre la dotación del Peugeot 2008 encontramos prácticamente lo mismo que en un 208 tope de gama: climatizador automático bi-zona, control de velocidad crucero, controles de audio en el volante, compartimento de la guantera con ventilación del aire acondicionado y asientos traseros abatibles 60/40. Un extra está en el baúl que incluye soluciones inteligentes para transportar más cosas como un compartimento oculto bajo el piso, anillos de anclaje y bandas elásticas para detener la carga.

 

Comportamiento dinámico

Al compartir plataforma y tren motriz con el 208, el 2008 no cambia mucho en este aspecto. En ciudad se desplaza con soltura, pero la caja automática de 4 velocidades ofrecida en México perjudica la reacción y cruceros en ruta donde normalmente circula a 4.500 rpm. La cabina se nota muy bien aislada y se siente sólido, cómodo y divertido al volante.

La posición de manejo con el volante pequeño y el clúster de instrumentos por encima es gratificante. Por su parte, el comportamiento en general es divertido y preciso, colocándose entre lo mejor del segmento.

 

Conclusión

El Peugeot 2008 cumple bien con las necesidades de una persona promedio en ciudad, es suficientemente compacto pero a la vez grande para acomodar hasta cinco personas sin ser una SUV grande. Además, nos gustan los materiales y construcción.

Héctor Mañón Texto y Fotos recomienda

¿Qué opinás? Contanos