Test drive

Prueba Peugeot 208 1.5L

Nos subimos a la versión menos potente del compacto francés y sacamos las siguientes conclusiones.

Prueba Peugeot 208 1.5L

Normalmente, durante el lanzamiento de un nuevo modelo los medios especializados solemos probar las versiones más potentes y equipadas, en nuestro caso, luego de probar al Peugeot 208 1.6L 16V de 115 CV, decidimos saldar la cuenta y manejar la versión 1.5L.

Mecánica, seguridad

El Peugeot 208 1.5L viene con un 1.450 cc de 8 válvulas que entrega 90 CV y 132 Nm de torque máximo a 3.000 rpm. En los papeles, esto le permite un 0 a 100 km/h 13.3 segundos Vs. los 10.0 del 1.6L 16V, y un consumo mixto levemente mejor con 7.0 L/100 km contra 7.5 L/100 km del más potente. Sin embargo, en la vida real, estas diferencias no suelen ser tan notorias y eso es parte de lo que vamos a averiguar en esta prueba.

En cuanto a la seguridad, ofrece los obligatorios ABS y doble airbag frontal, a los que la versión probada, Allure Full, suma airbags laterales. Hay que destacar que en las pruebas de Latin NCAP logró 4 estrellas en protección de adultos y 3 para niños. Las fijaciones ISOFIX serían muy bienvenidas en la primera actualización que reciba el modelo, mientras que aplaudimos que tenga tres apoyacabezas y misma cantidad de cinturones de tres puntos en el asiento trasero.

Interior y equipamiento

La cabina del Peugeot 208 es interesante, tiene un diseño que luce elegante y moderno especialmente en las versiones con el tablero coronado por la pantalla táctil. En general, se siente todo sólidamente construido, excepto algunas juntas y partes como los tiradores de puertas que parecen endebles y además tienen un decorado que le da a su plástico una impresión de ser barato. Por otro lado se destacan los embellecedores en cromo y negro piano que lucen de muy buena calidad.

Respecto del equipamiento, el Peugeot 208 1.5L Allure Full deja de lado el techo panorámico, pero incluye la pantalla táctil, volante en cuero, sensores de estacionamiento traseros, llantas de aleación de 15”, rompenieblas, cuatro levantavidrios y retrovisores eléctricos. Hacé click acá para conocer más detalles y compararlo con los demás modelos de la gama en el Catálogo de Autocosmos.

 

Comportamiento dinámico

Si bien ya lo mencionamos en la prueba a la versión 1.6L 16V, es bueno recordar que una característica del Peugeot 208 es su volante muy pequeño diseñado así para ver el cuadro de instrumentos sobre y no en medio del aro. Apenas nos acostumbramos, esta peculiar distribución resulta cómoda, con el volante recto y bajo, dando la sensación de estar manejando una suerte de karting.

El nivel de confort en general es bueno, solo se siente en ciertas asperezas que la suspensión debió firmar en un acuerdo con la dinámica, pero nunca llega a ser molesto y paga bien cada vez que tomamos una curva.

En ciudad, el empuje del 1.5L es más que suficiente y además se logran consumos contenidos. En ruta no es fulgurante, pero tampoco se siente falto de empuje, en parte gracias a una 5º relativamente corta. Puntualmente, el motor del Peugeot 208 1.5L gira casi a 3.500 rpm cuando viajamos a 120 km/h de velocímetro. A esta velocidad el consumo promedio se sitúa en los 7.1 L/100 km y la aislación de la rumorosidad mecánica es buena. A partir de los 130 km/h comienzan a filtrarse ruidos, pero más que nada de roce aerodinámico. Increíblemente, esta descripción es casi igual a lo que sucedió cuando probamos al Peugeot 208 1.6L 16V.

Conclusiones

Si querés un Peugeot 208 pero las versiones más caras escapan de tus manos, seguís teniendo una buena opción con el motor 1.5L. Obviamente, es preferible el 1.6L 16V y sus 25 CV extra, pero el motor pequeño tiene la potencia y el torque correcto para un compacto, espacialmente si la mayoría de su uso es en ciudad y autovías. Si realmente te gusta el modelo, es preferible sacrificar algo de potencia para acceder a un auto bien terminado (exceptuando algunos detalles), equipado y moderno.

Hernando Calaza. Fotos: Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos