Test drive

Manejamos los renovados Peugeot 308 y 408

¿Rediseño o evolución integral? Viajamos al lanzamiento en Mendoza donde comenzamos a elaborar una respuesta.

Manejamos los renovados Peugeot 308 y 408

Los Peugeot 308 y 408 presentaron sus renovaciones en el Salón de Buenos Aires 2015 y ahora se lanzan al mercado. Invitados por la marca a Mendoza, primero recibimos una exhaustiva charla sobre todos los cambios aplicados a la dupla que van más allá de la estética y especialmente tuvimos oportunidad de tomar contacto con ambos modelos por los caminos de esta bella provincia.

Los seguidores de @autocosmos_ar en Twitter tuvieron un adelanto en vivo desde la presentación, de todas las novedades de la gama de ambos modelos que ahora quedan compuestas por más versiones incluyendo los motores 1.6L 16V de 115 CV, 2.0L 16V de 143 CV y los 1.6 HDi y THP de 115 y 163 caballos respectivamente. Los motores sin turbo siguen asociados a cajas manuales de 5 cambios, mientras que en los HDi y THP se mantiene la transmisión automática de 6 velocidades y se suma la opción de una manual de sexta.

En otra nota hablaremos mejor de la gama y equipamientos de los renovados Peugeot 308 y 408, ahora nos concentraremos en la percepción de las varias mejoras que la marca introdujo en ambos modelos, con retoques que incluyen suspensiones, transmisiones y el motor 1.6 THP, todo en búsqueda de conseguir mayor confort (de marcha, acústico y de vida a bordo) sin sacrificar aspectos dinámicos.

 

408

Dividido en dos tramos largos, comenzamos manejando el 408 con motor 1.6THP y la nueva caja manual con nivel de equipamiento Allure Plus, el anterior al tope de gama. Lo primero que llamó la atención es el cambio en los asientos delanteros, que siguen resultando algo cortos, pero son más rígidos, especialmente en zona central superior del respaldo. La posición de manejo ideal se logra fácilmente con todas las regulaciones de butaca y volante y el cuadro de instrumentos se visualiza perfectamente.

El trabajo del motor es muy bueno, apenas pasa de las 1.500 rpm empieza a empujar con gran solidez, apoyado por las relaciones de transmisión que se comandan desde una palanca precisa y con recorridos cortos. A 130km/h el motor viaja con 3.000 giros, lo que ayuda al silencio en una cabina bien insonorizada respecto de la mecánica, del roce aerodinámico y del rodamiento; pero que haya buen poder de reacción. Las suspensiones se sienten firmes, pero parecen haber exiliado ese tacto seco que manifestaba –especialmente- el tren trasero del 408 original.

308

En el caso del Peugeot 308, nos subimos a una versión con el mismo 1.6L de 163 CV, pero en esta ocasión con caja automática y nivel de equipamiento full, Feline. Aquí, la posición de manejo y los asientos se sienten igual, solo que aparece el techo panorámico que aporta otra atmósfera y los asientos están completamente tapizados en cuero y no en un combinado con tela como en el Allure Plus.

Peugeot dice que los 308 y 408 tienen conductores con perfiles diferentes y que dotó a cada modelo de una personalidad ad hoc, esto quiere decir que el hatchback es más dinámico, con resortes levemente más firmes según nos comentaron. En la práctica se siente confortable y muy bien plantado como su hermano sedán; dobla y frena muy bien, rola poco y tiene niveles de agarre elevados. La caja trabaja correctamente, solo en los tramos de subida y bajada con curvas se puso un poco nerviosa sin saber muy bien si subir o bajar de cambio. Además, tiene una relación final un 11% más larga lo que se tradujo en menos de 3.000 rpm para circular a 130 km/h, con muy buen confort en la cabina.

Respecto de ambos modelos, hay que destacar la nueva pantalla táctil de 7” que reemplaza a la anterior en el parte superior del tablero. Esto quiere decir varias cosas, por un lado, no está tan a la vista, por el otro está más cerca y es mucho más fácil de operar que el sistema anterior. Además incluye varias funciones avanzadas, tiene una memoria interna de 16GB y nos gustó el sonido del estéreo.

Conclusiones

Peugeot busca mantener la cima del segmento en los hatchbacks medianos (308) y ganar terreno en los sedanes (408) con estas actualizaciones. Luego de haberlas manejado bastante en este primer contacto, creemos que tienen muy buenos argumentos, especialmente cuando vemos los precios (ver galería de fotos) ya que las versiones tope de gama quedaron por debajo del impuesto. Por su parte la competencia lanzó varias novedades y está en juego si gusta o no la renovación estética de ambos modelos, la cual, como diría una famosa “modelo”, lo dejamos a tu criterio.

Hernando Calaza, enviado especial recomienda

¿Qué opinás? Contanos