Prueba Peugeot 3008
06/10/2017 Pruebas de manejo

Prueba Peugeot 3008

Un combo lleno de diseño, seguridad y tecnología.

No hay mejor reconocimiento que el European Car of Year para un vehículo en su edición 2017, el mismo fue otorgado al Peugeot 3008 y lo que es aún más notable, es que resultó ser el primer SUV en la historia en conseguirlo.

La segunda generación que ya pudimos ver durante el verano pasado, nos ofrece un diseño atractivo y moderno. En un principio pudimos manejarla de forma exclusiva durante su lanzamiento en Itiala y ahora es el turno de hacerlo en México, donde se comercializa en cinco versiones con dos motores a escoger. Nosotros probamos la más equipada llamada GT Line con mecánica naftera.

Interior y Equipamiento

Si bien la Peugeot 3008 no es considerado un vehículo de lujo, esta SUV trae muchas amenidades que pueden hacer placentero a cualquier viaje. Mas allá de todo el equipamiento que esperamos para este segmento, también encontramos muchas cosas que sobresalen: climatizador automático bizona, cámara de retroceso de 360°, cargador inalámbrico para el celular, sistema de audio Focal con 10 parlantes, techo panorámico, difusor de aroma, tapizados en cuero Nappa y un curioso volante (pequeño como todos los i-Cockpit pero plano en la parte baja como alta) entre otras cosas.

Es realmente versátil en tecnología

Mención aparte es el i-Cockpit que se conforma de un tablero de instrumentos digital con cuatro modos de visualización: personal, mínimo, cuadrantes y conducción. A mi me gustó más éste último, ya que presenta el velocímetro como el tacómetoro de una manera diferente, además de ilustrar un pequeño 3008 sobre un camino, y mostrando cuando se activa el asistente de cambio de carril.

El sistema de infoentretenimiento con pantalla de 8” es muy completo, aunque no tan amigable y debe mejorar. Se opera desde el display táctil como por botones físicos.

Hablando de habitabilidad, cuatro pasajeros pueden viajar a sus anchas, no tanto un quinto situado en la parte media de la plaza posterior, ya que a pesar de tener un piso plano, la columna central que divide las butacas delanteras termina incomodando las piernas del mismo.

Seguridad

Este apartado merece mención aparte ya que la Peugeot 3008 viene llena de una serie de ayudas activas únicas en el segmento.

Marca la diferencia por toda la seguridad que ostenta

Además de tener 6 airbags, control de estabilidad, tracción y ABS con repartidor de frenado, tiene algunos trucos más: trae asistente de frenado de emergencia, de cambio de carril, de estacionamiento, control de crucero adaptativo con frenado en caso de colisión, alertas de impacto frontal y atención para el conductor.

Comportamiento Dinámico

Al estar impulsada por el conocido 1.6 L turbo con 165 CV y 240 Nm de torque no esperábamos sorpresas; por lo que se mantiene con la conocida agilidad.

La respuesta del motor es casi instantánea (el turbolag se nota levemente), aunque la variante Diésel de esta 3008 debe ser mucho mejor en este aspecto. Aún así el desempeño de la máquina naftera es bastante bueno, no decepciona, ya que al combinar la caja de seis relaciones con modo manual y ejecutando la función Sport, tenemos cambios precisos y cortos, que se traducen en un torque muy divertido utilizable desde las 1.400 revoluciones. Creeme, transmite emociones.

Rápida y lista para diferentes terrenos

Reconozco que el trabajo de la suspensión es muy equilibrado, ya que es estable, dá mucha confianza al tomar curvas cerradas y absorbe muy bien las deformaciones del asfalto. La sensación de la misma se percibe algo rígida, esto en parte es por el tamaño de las llantas de 18” con neumáticos de perfil bajo. Asimismo, aunque su centro de gravedad es elevado, es tan dinámico esta SUV, que no se percibe un rolido marcado ni desplazamientos del eje delantero, en parte también por tener el apoyo de todas las tecnologías activas.

La dirección es perfecta a mi parecer, debido transfiere muy bien el estado del camino, al mismo tiempo que se perfila correctamente al tomar una curva. Es realmente cómoda y te deja mover con facilidad con tráfico pesado.

Por otro lado, consta de 5 modos de manejo para diferentes condiciones de terreno: normal, arena, off-road, nieve y otro para desactivar el ESP. Hablando de consumos, si cuidás el pedal del acelerador, vas a lograr niveles decentes de rendimiento para un motor turbo, en nuestro caso obtuvimos un promedio de 7.6L/100 Km durante los días que la manejamos.

Conclusiones

Si buscas una SUV compacta, cargada de tecnología para mantenerte super seguro, con equipamiento premium, atractiva y con un desempeño de lo mejor para uso mayormente personal, La Peugeot 3008 es una muy buena compra, pero que también tiene su precio.

 

¿Qué opinás? Contanos