Un Porsche Cayman GT4 queda destrozado en Mendoza
Fuente: Diario El Sol
14/11/2017 Novedades

Un Porsche Cayman GT4 queda destrozado en Mendoza

Sus ocupantes, de origen chileno, salieron ilesos del siniestro.

Fuente: Diario El Sol

Según informa el Diario El Sol de Mendoza, dos turistas trasandinos volcaron su vehículo (un Porsche Cayman GT4 del que te voy a hablar más adelante) en la RN 7, en las cercanías de la cárcel de Almafuerte, en la localidad de Cacheuta. Por fortuna, los diversos sistemas de seguridad del  deportivo alemán salvaron la vida de los ocupantes, tanto que el conductor pudo salir por sus propios medios, (y escuchar claramente los insultos del camionero que lo filmó) sin necesidad de ser hospitalizado.

Según trascendió, el Cayman GT4 venía desde Potrerillos y en un descenso perdió el control, aún no se sabe si por un “panzazo” contra una imperfección del asfalto o (por como dice el camionero mendocino en el video) por viajar a gran exceso de velocidad y encerrarle el paso. Lo cierto es que el Porsche dio varios tumbos y quedó completamente destrozado al borde de la calzada.

Sabiendo que están todos bien, hablemos un poco del auto: el Porsche Cayman GT4 se presentó en el Salón de Ginebra de 2015, ubicándose como el tope de gama del Cayman, sin contar con la versión especial ClubSport, pensada exclusivamente para las pistas.

El Porsche Cayman GT4 se diferencia de las demás versiones (Cayman, Cayman S y Cayman GTS) en su motor, ya que en vez de usar el 3.4 L del resto de la gama, emplea el mismo 3.8L del 911 Carrera S, productor de 385 CV, emparentado a una transmisión manual de seis cambios.

Este conjunto mecánico le permite un tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 4.4 segundos, (dos décimas de segundo menos que el Cayman GTS) sumado a una serie de mejoras en la aerodinámica, chasis, suspensión rebajada en 30 mm y frenos cerámicos. Gracias a eso logró clavar 7:40” en el Nürburgring Nordschleife, un tiempo equivalente al del McLaren-Mercedes SLR.

Aunque todavía no se determinaron precisamente las causas de este siniestro vial, es claro que el Porsche venía por encima de la velocidad legal. Esto es una buena oportunidad para recordar que el desafío de manejar no pasa por evitar chocar, sino por evitar que te choquen. Para esto, un buen conductor no es aquel que simplemente es habilidoso controlando un auto a grandes velocidades, sino aquel que respeta las normas y no pone en peligro a terceros ni a él mismo. A todos nos dá bronca que por una imprudencia se destruya una pieza tan exclusiva, pero más bronca dá cuando alguien sale lastimado. Quizás el camionero en su enojo y catarata de insultos tenga un poco de razón, nadie es dueño de la ruta.

 

Porsche Cayman GT4 choca en Mendoza | Autocosmos

¿Qué opinás? Contanos