Prueba FIAT Argo: ¿El nuevo ídolo del segmento?
27/3/2018 Pruebas de manejo

Prueba FIAT Argo: ¿El nuevo ídolo del segmento?

La marca italiana parece haber realizado un producto redondo, acá lo analizamos.

FIAT Argo 1.8L a prueba

Tengo que serte muy sincero, cuándo tomé el primer contacto con el Argo durante su lanzamiento en Argentina, me sentí algo decepcionado. Lo cierto es que esperaba el sucesor del Punto y eso me llevó a pensar que iba a encontrar plásticos suaves al tacto en alguna parte del tablero y algunos elementos más propios del segmento siguiente.

El Argo es un gran auto y te voy a contar por qué.

Obviamente no encontré lo que esperaba, se trata de un hatchback que deja de lado la sutileza estética del Punto y que inclusive tiene algunos elementos en el interior que están peligrosamente inspirados en un Mercedes-Benz… nada más alejado de un FIAT.

Y lo curioso es que desde que empecé esta prueba mi opinión fue cambiando completamente. El Argo es un gran auto para su segmento y acá te voy a contar por qué.

Diseño

Voy a ser breve, el Argo es y se ve como un modelo diseñado en Brasil. Acá la sutileza y el estilo Maserati del Punto se transforma en trazos más exagerados que buscan dar un estilo deportivo y fuerte. Mirá el tamaño de parrilla y faros, el grosor del spoiler delantero y del posterior, y lo acampanado de los guardabarros cortesía de un juego entre superficies cóncavas y convexas del lateral. Completan faros traseros muy Alfa Romeo Giulia y unas falsas entradas de aire en los laterales delanteros. Lo mejor, desde mi perspectiva, es el capot se inclina hacia abajo cuando llega a la parrilla e incluye una zona central sobreelevada.

Interior

Volvemos a lo anterior, mientras otras marcas buscan la simpleza, FIAT fue por varias líneas y niveles. No me gustan las tres bocas de aire con la pantalla flotante arriba, y esto no se debe a su diseño, sino porque parece copiado del Clase A antes de su rediseño. Tampoco hay plásticos suaves y algunas juntas necesitan ser pulidas.

¿Y entonces qué me gusta?

Da sensación de auto más grande

Dicho lo anterior, el ambiente está muy bien logrado, se siente todo sólido, hay buen trabajo en las texturas de las superficies y los decorados hacen correctamente su trabajo incluyendo las molduras metalizadas, los biseles cromados. Además, el Argo no solo es ancho, se siente amplio desde las butacas delanteras. Completan esta sensación de auto más grande un volante y un pomo de palanca XXL, y en este caso, las butacas en cuero, simples pero cómodas y bien realizadas.

Pasamos a los asientos de atrás y todo mi cuerpo queda lejos de tocar algo que no sea el respaldo, hay espacio de sobra para las piernas, buen despeje para la cabeza y ancho para que dos adultos y un chico viajes sin molestarse (mucho).

Pantallas 2 X 7

Ya te nombré la pantalla táctil de 7” del equipo multimedia llamado Uconnect. Además de contar con un sistema bastante rápido, tiene dos perillas que ayudan con volumen y menús. Un detalle no menor es que no tiene GPS incorporado, pero si te deja espejar los navegadores de tu teléfono mediante Apple CarPlay y Android Auto, este último incluyendo Waze.

La segunda pantalla, está colocada entre los medidores de aguja del cuadro de instrumentos. En el caso de la unidad probada también es de 7” y a color, pero si tuvieras las versiones con el display blanco y negro, en ambos casos te ofrece mucha información y está bien mostrada. Los dos indicadores son atractivos, pero están muy empujados hacia los costados lo que en mi caso provocaba que el volante eclipsara la parte alta del velocímetro.

Seguridad y Equipamiento

La gama del FIAT Argo es amplia y todos cuentan con indicador de presión baja de neumáticos, ISOFIX, y apoyacabezas más cinturones de 3 puntos en las cinco plazas. A partir del 1.8L aparece el ESP, y lo único lamentable es que los airbags laterales llegan recién en el pack Premium.

A partir del 1.8L aparece el ESP

Respecto del equipamiento, sin llegar a elementos distintivos como el techo panorámico, el Argo puede tener de todo lo que se puede esperar en el segmento incluyendo encendido y apertura “sin llaves”, climatizador, cuero, cámara de retroceso, y un etc. que podés revisar versión por versión haciendo click acá.

Comportamiento dinámico

Acá es donde el Argo empieza a mostrarse como un auto bien realizado y más adulto de lo esperado, especialmente si lo comparamos con un Palio. Lo primero que te lleva por ese camino es que contás con regulación de altura y profundidad de volante, y de altura para butaca. Curiosamente los asientos en cuero tienen regulación de respaldo por perilla y los de tela por palanca. Completan unos retrovisores bien gentiles.

FIAT se tomó el trabajo de hacer un calibrado fino al chasis

Una vez en marcha, descubrís que FIAT se tomó el trabajo de hacer un calibrado fino al chasis y esto lo empezás a apreciar en las suspensiones confortables y sin ruidos, ni aristas. La dirección eléctrica también está bien juzgada, ligera a bajas velocidades y con correcta contrapresión, por lo que vuelve sola al centro, algo que en muchos competidores suele fallar. Solo el pedal de freno es  sensible y te puede hacer cabecear a bajas velocidades. La selectora de cambios no es el mejor ejemplo de precisión, ni de tacto mecánico, pero está bien dejando atrás la palanca gomosa y algo vaga de los anteriores FIAT del segmento.

Manejando ecológicamente (que no equivale a despacio, sino sin acelerar en vano) nos devolvió un consumo urbano de 10 L/100 km.

Vamos a la ruta

Y acá es donde los viejos FIAT del segmento hacían agua viajando a muchas rpm, con rumorosidad y un tacto esponjoso de las suspensiones. Nada de esto pasa con el Argo, si bien podría ser un poco más sólido, en este caso el confort se conjuga con estabilidad en recta y rolido contenido en curvas. A 120 km/h reales, unos 126 km/h de velocímetro, el motor gira a 3.200 rpm y no entra ruido a la cabina, solo algún roce aerodinámico. La dirección se endurece correctamente y es precisa y los frenos actúan con fuerza. A esta velocidad nos devolvió un consumo promedio de 7,2 L/100km.

A 120 km/h reales no entra ruido a la cabina

El factor más crítico acá es el motor, no tanto por su potencia, que psicológicamente lo coloca en lo alto del segmento con 130 CV, sino por su entrega, ya que la mayoría de esos caballos están esperando después de la mitad del tacómetro. Afortunadamente, el Argo pesa menos que otros modelos que usan el mismo 1.8L como el Renegade. Así, salvo que queramos una aceleración más viva, en ciudad no hay problema, solo vibra un poco en baja. En ruta, no es contundente, pero tampoco es chancho.

Conclusiones

FIAT hizo todos los deberes con el Argo.

Si salteaste desde los primeros párrafos hasta acá, te va a llamar la atención que te diga lo siguiente: FIAT hizo todos los deberes con el Argo. Te recomiendo leer el resto de la nota, pero ya te sintetizo las razones: es amplio, se siente sólido, tiene buen equipamiento y sobre todo un chasis que fue bien pulido y te hace sentir que estás manejando un buen auto. Al 1.8L 16V le falta empuje, eso no lo podemos negar, pero no está mal para el peso de este hatchback.

El producto está, ahora solo queda saber si FIAT va a cuidar a sus clientes y si no decide bastardear a su nuevo modelo. Si lo hace, el nombre Argo perdurará en los años y generaciones.

Galería FIAT Argo a prueba

FIAT Argo a prueba

1 de 26

¿Qué opinás? Contanos