10 cosas que hacen del McLaren Senna un verdadero ícono
11/7/2018 Novedades

10 cosas que hacen del McLaren Senna un verdadero ícono

Cifras, historia, peso... te contamos todo de una de las apariciones automotrices del año.

En contraste con su actualidad en el mundo de la competición, donde lleva algunos años sin grandes resultados, McLaren sigue viento en popa en el desarrollo de su marca automotriz. Desde su lanzamiento oficial con el MP4-12C en 2010 ha vendido más de 15.000 unidades de todos sus modelos, y ya cuenta con tres líneas de productos.

El más nuevo de los modelos presentados por McLaren, el Senna es otro hito de la historia de la casa de Woking. Se trata de un superdeportivo de edición limitada, homologado para su uso en calle, pero con un enfoque bien pistero. Y estas son las diez cosas más importantes que hay que saber.

1. O espirito

La unión de los nombres McLaren y Senna nos trasladan a los años 80, cuando el mítico piloto brasileño conquistó sus tres títulos mundiales y buena parte de sus 41 victorias en grandes premios de F1. Si bien no corrió exclusivamente para McLaren (murió a bordo de un Williams, de hecho) el vínculo entre Ayrton Senna y la marca británica es tan grande, que el fabricante decidió bautizar por primera vez en su historia uno de sus modelos con un nombre propio.

El McLaren Senna no es sólo uno de los autos más impresionantes que se hayan lanzado en el último tiempo, sino que es también un homenaje al piloto más brillante de la historia para muchos.

2. Ultimate Series

El Senna es el segundo modelo de la llamada Ultimate Series de McLaren, la gama más fuerte de la marca, allí donde sólo ha habitado alguna vez el P1, del que sólo se fabricaron 375 unidades. McLaren producirá 500 unidades del Senna entre julio de 2018 y junio de 2019. Todas ellas ya fueron asignadas y vendidas antes de su presentación oficial en el Salón de Ginebra de este año.

Fabricado en Woking, cada uno de los Senna tiene un costo base de USD 1 millón.

3. Cuestión de sangre

El McLaren Senna contó en su fase de desarrollo con la colaboración de la familia Senna. De hecho el sobrino de Ayrton Senna y piloto profesional, Bruno Senna, fue uno de los pilotos de prueba del modelo, afirmando que se trata de “un auto digno” del talento de su desaparecido tío.

Como una forma de agradecimiento a la familia del piloto por su colaboración, McLaren decidió subastar en verde la última unidad del Senna, signada con el número 500, por la que obtuvo más de USD 2 millones, que fueron a parar a las arcas de la Fundación Senna en San Pablo.

4. La idea

Se trata de una coupé de dos puertas y biplaza, con motor longitudinal y central, con tracción trasera. Si bien tiene un enfoque absoluto para la pista, puede circular por todas las ciudades del mundo, menos en China(los procesos de homologación eran muy engorrosos).

Este enfoque ha llevado a la marca a reducir significativamente el peso, para lo cual se construyó totalmente de fibra de carbono, logrando un peso en seco de 1.195 kg, el menor conseguido en cualquier auto de la marca.

5. Estética Woking

El diseño del Senna es extremo por donde se le mire, aunque mantiene algunos elementos que le permiten identificarse como un McLaren, incluyendo los focos delanteros en forma de corchetes, las grandes tomas de aire laterales y la parte trasera.

Todo el conjunto está pensado por y para la eficiencia aerodinámica. Cuenta con deflectores delanteros, grandes tomas que permiten que el aire circule por dentro cumpliendo una doble función, refrigerando el motor y los frenos, y generar efecto suelo. Se destaca un gran alerón posterior, una salida triple de escapes en altura, unas puertas que abren hacia arriba y unas ventanas instaladas en la parte baja de la puerta.

6. Tarea fina

McLaren indica que la clave para conseguir un comportamiento dinámico tan extremo es su ligereza. La marca utiliza como base un monocasco y la carrocería de fibra de carbono, y trenes delanteros y traseros de aluminio. Es tan fino este trabajo, que los paragolpes pensan menos de 1 kg, los asientos fueron construidos huecos y pesan 3,3 kg, e incluso el alerón posterior tiene una masa menor a 5 kg. La relación peso/potencia es de 1,49 kg/CV... notable.

7. La importancia del interior

El habitáculo es absolutamente minimalista, y toda su funcionalidad está pensada para la pista. Así, la consola central está adosada a la butaca del conductor y se desplaza junto a ella. Los mandos secundarios como vidrios eléctricos y climatizador están instalados en el techo, y el cuadro de mandos ofrece dos posiciones, la primera para manejar en la calle y la segunda para los circuitos.

El Senna no es un auto lujoso, sino un auto deportivo. Eso se nota en sus materiales, donde impera la fibra de carbono y el tapizado de alcántara.

8. Naranja mecánica

Tenemos un motor V8 de 4.0L biturbo, que eroga 800 CV y 800 Nm de torque, disponibles entre 5.500 y 6.700 rpm. Este bloque está acoplado a una transmisión automática de siete cambios, que envía el torque al eje posterior. En cuanto al chasis, dispone de una suspensión de doble horquilla en las cuatro ruedas, amortiguadors hidráulicos y un paquete de gestión activa denominado RaceActive Chasis Control II, que ajusta incluso la altura de la carrocería.

Los frenos son impresionantes. Se trata de discos carbono cerámicos de 390 mm en las cuatro ruedas, con cálipers de seis y cuatro pistones, adelante y atrás, respectivamente. Y los neumáticos son de calle, eso sí, los mejores del mundo, los Pirelli P Zero Trofeo R.

9. El hijo del viento

La cuestión aerodinámica es junto con la reducción de peso la clave para el comportamiento dinámico del Senna. Cuenta con deflectores delanteros activos y un gran alerón posterior, también activo, que básicamente ejecuta las mismas funciones que tiene el DRS de los F1.

La marca indica que este alerón permite generar hasta 800 kg de carga aerodinámica a 250 km/h, lo que, en definitiva, le permite ser extremadamente rápido en curvas.

10. Los números

El McLaren Senna consigue una aceleración de 0 a 100 en 2,8s, de 0 a 200 en 6,8s, de 0 a 300 en 18,8s, alcanzando una velocidad máxima de 335 km/h. En materia de frenado, el Senna requiere de apenas 29,5 m para detenerse en seco desde los 100 km/h, 100 m para hacerlo desde los 200 y 215 m para frenar desde los 300.

Con unas emisiones de CO2 de 280 g/km, el Senna tiene homologado un consumo mixto de 12,5 L/100km... nada mal para 800 CV.

Galería McLaren Senna

McLaren Senna

1 de 18

¿Qué opinás? Contanos