Prueba Ford Fiesta: Se sigue moviendo
17/8/2018 Pruebas de manejo

Prueba Ford Fiesta: Se sigue moviendo

Analizamos si el chico del óvalo puede seguir siendo referente en su segmento.

Ford Fiesta a prueba

¿Fin de Fiesta o diversión asegurada?

Cuando llegó esta generación del Ford Fiesta rompió con el molde y se estableció rápidamente como referente de su segmento. Las claves para esto eran varias, ya que cubría más de lo esperable con: diseño llamativo, interior con plásticos suaves al tacto, motor de última tecnología (para su momento), equipamiento completísimo y un nivel de seguridad impresionante.

se estableció como referente del segmento

A mitad de vida el Fiesta mejoró, recogió el estilo Kinetic Design 2.0 y sumó aspectos como el equipo multimedia. Ford también comenzó a producir el modelo en Brasil con algunas diferencias, incluyendo entre las más notorias la calidad de plásticos del tablero.

Ahora, el Fiesta lanzó una nueva generación en los principales mercados del mundo, pero acá continúa su curso con un leve cambio cosmético y de equipamientos. ¿Alcanzará para seguir siendo referente en su segmento? Vamos a analizarlo.

Cambios a la vista

Lo más llamativo de esta renovación del Ford Fiesta está en el frente donde la parrilla toma el estilo diamantes en el tramado, aparecen unos colmillos flotantes cerca del spoiler inferior y unos rompenieblas al estilo Kuga. El remate es un delineado lateral en tono metalizado que bien podría haber incluido unos LED para dar un estilo más moderno.

Cambios al tacto

Acá las principales diferencias son dos, los plásticos del tablero, que como te había dicho antes pasaron a ser rígidos  en toda la gama y el equipo multimedia con pantalla táctil de 6,5” y sistema SYNC 3.

En el primer aspecto, te puedo decir que la calidad percibida es claramente inferior respecto de la desaparecida variante made in México, pero se siente sólido y con un buen trabajo de texturas. Curiosamente, el tramado es distinto en las contrapuertas y podrían haber aprovechado esta renovación para cambiar el diseño por uno se integre mejor con el tablero.

El equipo multimedia es muy bueno y rápido

En cuanto al equipo multimedia, es muy bueno y rápido. Si bien no tiene GPS propio podés usar los del teléfono con ya sea de la manzana o del androide. Completan botones físicos para ir más rápido a las distintas funciones, tenés dos entradas USB y si aún conservás los viejos CDs, tiene lectora.

Completa el cuadro de instrumentos que se mantiene casi inalterado, dejando de lado la oportunidad de colocar algún buen diplay de información en lugar del actual con tipografía azul estilo CASIO de los 80s.

Asientos traseros y baúl

Esta generación del Fiesta nunca se destacó por el espacio en los asientos traseros y al no haber cambios de estructura, esta actualización tampoco. Más que nada es a lo ancho y la sensación de encierro que te da la poca cantidad de cristal en esa sección.

Respecto del baúl, no es el más grande del segmento, pero está bien presentado y todo alfombrado. Debajo del piso se esconde un auxilio 175/65 R14 en llanta de chapa contra los 195/50 R16 en aro de aleación de las otra cuatro ruedas que te permite ir a 80 km/h máxima.

Seguridad

toda la gama trae ESP, Isofix

El Ford Fiesta puede tener 7 airbags en su versión Titanium, en el resto de la gama ofrece solo los frontales, pero toda la gama trae ESP, Isofix y los tres apoyacabezas/cinturones de tres puntos en el banco posterior.

Posición de manejo

Acá el Fiesta marca que no fue concebido como low cost ya que tiene regulación en altura y profundidad del buen volante multifunción con agarre anatómico. Completan asientos cómodos que se pueden regular en altura. La visibilidad es reducida hacia atrás, pero contás con dos retrovisores generosos y sensores traseros desde el SE Plus.

Comportamiento dinámico

Respecto de la dinámica, era de esperar que la renovación del Fiesta incluyera el nuevo 1.5L de 3 cilindros y 123 CV que se sumó en las actualizaciones de Ecosport y de Ka. Curiosamente, el modelo conserva el 1.6L que según la marca es el Sigma II de 120 CV, pero sobre el que tengo algunas dudas. ¿La razón? En la versión mexicana no se sentía particularmente rápida y en la made in Brasil se percibe más vivo desde bajas vueltas. ¿Será el motor, las relaciones de caja o el peso del modelo?

el calibrado de suspensiones es muy acertado

Además de este buen desempeño en línea recta, se suma un calibrado de suspensiones muy acertado, confortable en ciudad y estable en ruta, solo hay que tener cuidado en baches y badenes porque tiene tendencia a besar el suelo. Tanto el tacto de la dirección, como el de freno y de la selectora de cambios están muy bien juzgados.

En ruta viaja cómodo con una 5º que le permite ir a 120 reales (121 de GPS) con poco menos de 3.500 rpm y baja rumorosidad en la cabina.

¿Cuánta nafta pide a cambio?

A 120 km/h pidió 6,3 L/100 km a cambio, mientras que en ciudad pidió solo 9,1 L/100 km de nafta.

Conclusiones

Al no renovar la plataforma (recordemos que en el Mercosur la vida útil de una generación es bastante más larga que en Europa o EE.UU.) Ford podría haber aprovechado para hacer un cambio más profundo en el Fiesta. Si bien no podía tocas espacio trasero y baúl, sí podría haber mejorado el interior y agregar el nuevo 1.5L de 3 cilindros. También podría haber hecho algo un poco más interesante con la estética.

 ¿Alcanza para que el Fiesta siga siendo referente?

En el lado positivo, ahora hay un muy buen equipo multimedia y el calibrado general del apartado dinámico sigue siendo de lo mejor del segmento. Completa el ++++bajo consumo. ¿Alcanza para que el Fiesta siga siendo referente? Eso queda en el criterio de cada uno, pero para ayudarte a decidirlo haciendo click acá podés analizarlo contra sus rivales en el Comparador de Autocosmos.

Galería Ford Fiesta MY2018 a prueba

Ford Fiesta MY2018 a prueba

1 de 22

¿Qué opinás? Contanos