Test drive

Test Audi TTS ¿El adiós a un grande?

Aunque es un deportivo brillante, el TT podría será víctima de un conjunto de circunstancias que impedirían que tenga un sucesor.

Test Audi TTS ¿El adiós a un grande?

El Audi TT es uno de esos productos que no generan gran volumen, pero en cambio, ayudan enormemente a construir y posicionar una marca. Este modelo que debutó en 1998 se encuentra en su tercera generación, y si de una cosa podemos estar seguros, es que con cada entrega, evolucionó de manera dramática hasta convertirse en un deportivo sofisticado, efectivo y lleno de tecnología.

A poco más de veinte años de su concepción, el TT se encuentra -lamentablemente- en lo que parece ser el final de su historia, al menos como lo conocemos. Esto porque las tendencias del mercado indican que los consumidores solo quieren SUVs, y porque Audi está reasignando recursos para subirse con fuerza al tren de la electrificación y esos desarrollos se llevan casi todo el presupuesto.

Mecánica

Audi TTS 2020 - motor

Bajo el capot del Audi TTS tenemos un 2.0 litros turbo que entrega 286 CV y 380 Nm de torque, asociado a una transmisión S-Tronic de doble embrague y siete cambios, mientras que, la potencia es enviada a las cuatro ruedas.

Lo anterior permite al Audi TTS, hacer un 0 a 100 km/h de 4.7 segundos, un número bastante rápido, para ponerte en contexto, un Porsche 918 Cayman que tiene 300 CV lo hace en 4.9 segundos.

La suspensión es magnética adaptativa, con lo cual, en modo “Comfort” el TTS puede ser un auto relativamente suave y confortable, apto para utilización diaria, pero, al seleccionar el modo “Dynamic” se convierte en un deportivo bastante más rígido y radical.

Interior

Audi TTS 2020 - interior

Puertas adentro, el TTS ofrece una experiencia impecable, recordemos que éste fue el primer modelo de Audi en ofrecer el Virtual Cockpit de 12.3” y no cuenta con pantalla central táctil, entonces el tablero es limpio y bajo, con lo cual, la visibilidad es muy buena.

Con el facelift, ganó compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto. Aunque en un principio el no tener una interfaz táctil pudiera parecer una complicación, la realidad es que está muy bien resuelta y es bastante fácil de operar a través del MMI.

Otro de los aspectos más destacados es el climatizador, hay unos pequeños botones al centro de las ventilas que tienen una pantalla, desde ahí se puede controlar la temperatura, intensidad de aire y activar o desactivar el recirculador. No solo se ve muy bien, sino que operarlo es bastante intuitivo y simple.

Hay dos plazas traseras, y aunque un adulto de talla media puede viajar decorosamente bien, la forma tan inclinada de la luneta trasera obliga a agachar la cabeza un poco, pero aun así eso no resulta tan problemático como el hecho de que el respaldo es demasiado vertical, lo que provoca fatiga muy rápido.

Manejo

Audi TTS 2020 - asientos

Tras el volante, el Audi TTS se muestra como un excelente GT, es suficientemente cómodo para usar en ciudad, incluso, al tener distancia de ejes reducida, no pega en los lomos de burro como podrías pensar. Y en modo “Comfort” en donde los cambios se realizan a bajo régimen, es incluso ahorrador. Sin embargo, su hábitat natural son las autopistas y rutas llenas de curvas

El TTS responde con contundencia, la caja es rapidísima y siempre encuentra la relación adecuada para extraer toda la potencia de la mejor manera posible y gracias a la tracción integral, pareciera tener agarre interminable. Que no te confunda el hecho de que comparte mecánica y transmisión con el S3 o un León Cupra (aunque éste último es tracción frontal), ya que gracias a su bastidor de aluminio y acero, es más bajo, ancho y ligero, entregando una dinámica de conducción que los otros modelos de orígenes más mainstream no pueden entregar.

Audi TTS 2020 - frente

Teníamos reservada la pista Moisés Solana, en México donde realizamos esta prueba y el TTS resultó toda una revelación en circuito, los frenos son más eficientes de lo que creía y encima, son muy resistentes a la fatiga. Podés frenar muy tarde y entrar con total confianza a la curva sabiendo que el sistema quattro se las va a arreglar para transitar a toda velocidad.

El balance es muy bueno, con una ligera tendencia natural al subviraje, misma que se corrige facilísimo con soltar un poco el acelerador, el TTS es fácil de llevar al límite, te permite ir muy rápido y divertirte, con seguridad, sin necesidad de ser un experto.

Conclusiones

Audi TTS 2020 - trasera

El Audi TTS es un producto extraordinario, es un magnífico deportivo, que roba miradas por donde pase, es fácil de manejar y está lleno de tecnología. Por lo tanto, es una enorme tristeza que no vaya a tener un sucesor, aunque ello también implica que podría ser un coleccionable instantáneo.

Sus rivales principales serían el Porsche 918 Cayman que tiene la gran ventaja de su pedigrí, aunque también un BMW Z4 o bien el Mercedes-Benz SLC (antes SLK) que también ha llegado al final de su camino podrían ser opción, aunque éstos últimos dos, tienen un concepto muy distinto. ¿Vos con cuuál de los tres te quedarías?

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinás? Contanos