Vendé tu auto
Autos ecológicos

DeLorean creó a los antecesores del Alpha5

¿Qué hubiese pasado si DMC no quebraba? El equipo de la renacida marca imaginó la evolución del icónico DMC-12 hasta su última creación.

DeLorean creó a los antecesores del Alpha5

Es imposible no hablar de DeLorean sin tener que citar a Volver al Futuro, al menos un poquito. Si viste la saga completa, sabrás que, en la segunda parte de la película, al Doc y a Marty les toca volver a una linea paralela de sucesos en el Hill Valley de 1985, donde todo se vuelve corrupto y violento tras alterar algunas cosas en la linea de tiempo original. 

DeLorean volvió al futuro, donde no hay autos voladores pero sí el Alpha5, el modelo que diseñaron con Italdesign, eléctrico y que resucitará el espíritu de la marca. También sabemos que entre 1982 y 2022 con la marca no sucedió nada, especialmente después del arresto de John Z. DeLorean y la quiebra de DeLorean Motor Company.

Más allá del parate, algunos planes quedaron dando vuelta, y eso justamente fue el germen que motivó al equipo actual de DeLorean a imaginarse como hubiese sido el viaje de DeLorean desde el DMC-12 hasta el Alpha5, si la empresa hubiese seguido funcionando: o sea, se inventaron una propia linea de tiempo paralela, como en la película.

DeLorean DSV (DeLorean Safety Vehicle) Prototype de 1976: el DMC-12 hecho concept.

El ejercicio de diseño realizado por la marca es muy interesante, porque para ir para atrás en el tiempo tuvieron que usar la imaginación. Lo más notable es que el equipo de DMC trabajó tanto que incluso generó prototipos alternativos que fueron rechazados. Además, junto a los modelos, desarrollaron lo que hubiese sido la evolución del logo y de la tipografía de DMC en los últimos 40 años.

Los prototipos de DeLorean

Volviendo a los modelos, primero hablemos de los tres proyectos en los que DeLorean estaba trabajando antes de cerrar en 1982. El primero fue el DMC-44, un curioso modelo off-road que tenía un asiento y alrededor una plataforma de carga. De tamaño era bastante chico, y, con su motor central, daba la idea de ser el "eslabón perdido" entre un cuatriciclo y un todoterreno. El segundo fue el DMC-80, un ómnibus pensado para ser comercializado en Estados Unidos. El tercero es el más importante, porque es el que le da origen a la saga Alpha, y por eso lo desglosamos a continuación.

DMC-24, el Alpha original

Guardado en los cajones de algún departamento de diseño o ingeniería, se encontraron los planos del sucesor del DMC-12, modelo que fue conocido como DMC-24, pero también como Proyecto 831/1 y DMC200.

Su diseño tenía mucho del DMC-12, pero en un formato para cuatro o cinco ocupantes. Se trata de un fastback pero con dos grandes puertas en estilo "alas de gaviota" y fabricado con materiales y compuestos diferentes al acero inoxidable del que iba a ser su antecesor.

El DMC-24 fue diseñado por Italdesign en 1981 y tuvo muchas modificaciones antes de llegar al diseño final. Para las maquetas, se usó la plataforma del Lancia Medusa, otro modelo muy similar que Italdesign había presentado a principios de los ochenta.

Lo curioso es que finalmente vio la luz, pero no como un DeLorean. Culpa de la bancarrota y porque DMC no le pagó a Italdesign, los italianos lo desarrollaron junto a Lamborghini, lo que dio como resultado el Lamborghini Marco Polo, modelo que resultaba muy coherente para otros concepts que la marca italiana había hecho: el Faena Concept de Frua (1978) y el Marzal de Bertone (1967). Cuando Lamborghini pasó a manos de Chrysler, la idea se repitió una vez más con el Portofino de 1987.

1993 - Alpha2

A partir de este auto, entramos en la linea de tiempo alternativa que el equipo de DeLorean inventó. Tenemos que volver a 1993, año en el que los avances en aerodinámica y materiales le habrían permitido a la marca separarse del DMC-12 con un diseño más moderno y que tiene algunas influencias de la época, además de la asistencia computacional en el desarrollo aerodinámico.

El Alpha2 es un biplaza muy interesante que cruza algunos rasgos típicos de DeLorean con otros nuevos. Por ejemplo, las luces delanteras y la parrilla en una sola unidad rememoran al DMC-12, como también sucede con la linea negra que recorre todo el lateral y las ópticas traseras. Las puertas "alas de gaviota" no cumplen la función a la que estamos acostumbrados, ya que se levantan solo las ventanas, no la puerta completa (al estilo del Italdesign Nazca C2), mientras que las llantas dejan de ser de turbina y pasan a un diseño más sellado, típico de los '90.

Con sus formas ligeramente curvas en los guardabarros y la forma del techo, es imposible no pensar en el Corvette como referencia. Por su parte, el interior privilegia a quien maneja, ya que presenta una consola envolvente y simétrica, relegando al acompañante a una posición secundaria.

Sobre este prototipo la marca generó otro, con puertas que se esconden (como en el BMW Z1) y "alas de gaviota" con una sección superior removible, para dar un efecto "T-Top". Además, se modificó la marca de DeLorean con letras más curvas y ovaladas. Todo muy noventa.

2003 - Alpha3

Avanzamos diez años y DeLorean propone su primer modelo eléctrico, un sedán de lujo, adelantándose a la moda actual. Aprovechando la tecnología de hoy, se buscó impulsar los límites con una plataforma más simplificada, materiales alternativos y algunos guiños al mundo aeroespacial.

Tal como con el Alpha2, DeLorean propuso dos diseños. El primero, tiene un aire al Lucid Air, pero con proporciones mucho menos ortodoxas, como por ejemplo la parte trasera de la cabina, ampliada para señalar que se trata de un auto pensado para ser llevado. Lleva luces traseras LED que recorren el ancho del baúl y puertas "alas de gaviota".

La segunda propuesta fue la que finalmente se decidió tomar. Aunque se lo llama sedán, tiene líneas más cercanas a los Citroën C6 y el DS 5. Lo que más llama la atención de este modelo es el uso de puertas completamente selladas, sin ventanillas, aplicando un recurso utilizado por Peugeot en el Vision Gran Turismo.

El interior es más convencional, pero está hecho para que incluya pantallas, gracias la presencia de una consola bien horizontal y fácil de utilizar. En este caso, la marca "DeLorean" fue modificada con letras más rectas y afiladas.

2010 - Alpha4

Capitalizando en la venidera fiebre de los SUV, DeLorean pensó para el 2010 apostar por una silueta distinta al que venían trabajando. Y como ya habían probado las aguas de la movilidad ecologico, fue el turno de seguir explorando las celdas de combustible. La tecnología estaba avanzando notablemente, pero esta vez no de la mano de fabricantes conocidos, sino de nuevas empresas que estaban desafiando la evolución de la movilidad.

Para el Alpha4 surgieron tres propuestas. La primera postula una camioneta tipo "targa", una terminología que jamás hubiese pensado escuchar. Es un poco como lo que propuso Tesla con la Cybertruck, incluyendo una cubierta para la zona de carga que le da una silueta tipo fastback a la pick-up. Además, cuenta con un pilar C muy inclinado, que obviamente busca una postura más deportiva.

El segundo concept es interesante por las reminiscencias que tiene del DMC-12, como el frente con luces dobles en un solo grupo y las luces traseras en tres filas.

Finalmente, el tercer concept fue el que siguió su camino como Alpha4. Se trata de un SUV que inicialmente se concibió como una camioneta, y que tiene suspensión activa, ópticas delanteras que recuperan a los del DMC-12, al igual que la tira negra en los laterales.

En cuanto al interior, recuerda a las tendencias actuales, con un diseño envolvente pero con una consola central flotante y un panel con doble pantalla. Sobre el logo, DeLorean incluyó su logo actual, el mismo que debutó con el Alpha5, aunque con modificaciones mínimas.

2022 - Alpha5

La linea de tiempo ficticia de DeLorean se cruza con la real al aparecer el Alpha5, el modelo con el que DeLorean vuelve a la vida real. Este auto, con capacidad para cuatro pasajeros, trae de regreso la idea original del DMC-24, con un diseño creado por Italdesign (sin Giugiaro, hay que recordarlo) y que tiene todas las características que ya pudiste ver en la nota que hicimos sobre su presentación.

Hay muchos que hubiesen esperado un camino más retrofuturista, pero después de ver los bocetos y estudios, hay muchos elementos que se tomaron del DeLorean original y que fueron muy buenas pautas a seguir para no caer en el cliché. Me explico: seguir un diseño retrofuturista es tentador, atractivo y muy llamativo, pero te encasilla en seguir perpetuando un molde. En el caso del nuevo DeLorean, se trató de ir por algo que combinara recursos del original pero en un formato que pudiera diversificarse hacia el futuro.

Ahora te toca a vos: ¿Qué opinás de la línea de tiempo armada por DeLorean? ¿Te gusta? ¿Le cambiarías algo? Compartí tu punto de vista en los comentarios, siempre con respeto.

Jorge Beher recomienda

Contanos que opinas