Test drive

Prueba Peugeot 208 GT: Quenchi Hatch

Manejamos al nuevo hot hatch brasileño para saber si podemos despertar su energía sin resignar el confort.

Test Drive al nuevo Peugeot 208 GT

A los argentinos, que la industria automotriz de Brasil sea referente en la región a veces nos conviene y otras tantas no. Más de una vez nos hemos visto condicionados a los caprichos de los diseñadores con sus inventos aventureros, o debemos resignarnos a una escasa oferta de vehículos Diésel (ya que en Brasil al día de hoy no se utiliza para vehículos particulares, salvo los utilitarios). Pero también, cada tanto, nos llega una muy buena noticia: se están poniendo de moda los deportivos accesibles.

Con el nuevo 208 GT, Peugeot se pone a tono con este lineamiento que están teniendo las marcas francesas en el Mercosur incluyendo versiones picantes de sus vehículos de calle, algo que si se hace bien, puede generar que en un futuro no muy lejano los entusiastas del dinamismo ya tengamos a nuestras “joyitas” regionales. Veamos si la nueva propuesta de Peugeot puede llegar a ser una de ellas.

 

Diseño

El 208 GT fue el auto con el que Peugeot presentó el restyling para toda la gama de este modelo. Estéticamente, el nuevo 208 GT se diferencia del resto de la gama por su parrilla con formas que simulan una bandera a cuadros con varios detalles en negro, bordes en rojo, ópticas con gráfica elíptica y tecnología LED. Además cuenta con spoiler, llantas de diseño exclusivo en rodado 17” y salida de escape doble.

hay detalles que justifican su posición en el tope de la gama

El conjunto queda bien balanceado. No hay exageraciones en cuanto a la demostración de su pretensión hacia la deportividad, pero tampoco es un vehículo que puede pasar completamente desapercibido. Si bien tiene una carrocería de 5 puertas, hay detalles que le dan ese toque especial que justifican su posición en el tope de la gama.

 

Mecánica y Seguridad

El Peugeot 208 GT cuenta con un motor de 1.6L THP con 165 CV (a 6.000 rpm) y 240 Nm., (a partir de las 1.400 rpm.) asociado a una caja manual de 6 marchas. Esta unión de motor turbo, caja de 6ta y los casi 1.200 Kg que pesa el auto, hace que el combo resulte lo suficientemente interesante como para darle el mote de deportivo, aunque de eso vamos a hablar en la parte de Comportamiento Dinámico.

En materia de seguridad continúan las diferencias con el resto de la gama, ya que en esta versión contamos con frenos a disco en las 4 ruedas, control de estabilidad (desconectable si queremos sentir el derrape en un track-day) y un total de 6 airbags. Lo que no encontramos son los anclajes ISOFIX para sujetar las sillas de bebé en las plazas traseras.

 

Interior y Equipamiento


Puertas adentro, los decorados en rojo vuelven a la escena junto a elementos en cromo, cuadro de instrumentos de fondo oscuro con iluminación por LED, pedalera de aluminio y volante forrado en cuero.

Este volante mantiene el estilo i-Cockpit que podemos ver en otros productos de la marca, aunque en este caso contamos con una base plana, cuero perforado en el apoyo de las manos y un detalle en la parte superior en cuero rojo que marca el centro, un ítem muy interesante que realmente le queda muy bien.

El tablero tiene una luz roja que rodea el instrumental, (que puede apagarse y prenderse) con un fondo que también simula una bandera a cuadros, trama que se repite en la consola central de superficie engomada de buena calidad y detalles en negro piano, con acentos de metal que se ven muy bien. Al respecto, hay que hacer una mención especial para el pomo de la palanca de cambios, que no sólo se lo nota muy lindo sino que también posee un tacto genial (cuando algo que se vé como metal y se siente frío al tacto, es porque está bien hecho).

mención especial para el pomo de la palanca de cambios

Por otro lado, las butacas son muy cómodas y sostienen bien ante las fuerzas laterales, mientras que el techo panorámico les permite a los ocupantes disfrutar plenamente de los paisajes.

El baúl posee los mismos 318 litros de capacidad que en el resto de la gama, una medida muy buena para su segmento, suficiente para llevar cómodamente el equipaje de dos personas para un viaje largo como el que hicimos. En mi opinión, me gustaría resignar un poco de este espacio y tener a cambio un auxilio de la medida original, pero no parece ser posible ya que el temporario (185/60/R15) entra justo.

 

Comportamiento Dinámico

En ciudad, el accionar del turbo se hace presente apenas sube la aguja del tacómetro, haciendo que el vehículo responda con mucha agilidad. El motor entrega su máximo torque a partir de las 1.400 rpm y lo continúa haciendo en buena parte de la aceleración, con una buena curva de par que le ha permitido a este conocido motor THP ser tan ponderado. Manejándolo mesuradamente, en el ámbito urbano marcamos un consumo de 10.1 L/100km.

En nuestras calles, el neumático de taco fino hace que notemos cada imperfección. Esto es algo normal con un neumático de perfil bajo, ya que esta versión cuenta con unos Michelin Pilot Sport 3 de medidas 205/45 en llantas de 17”. Sin embargo, el trabajo de las suspensiones es muy correcto, manteniendo un excelente compromiso entre dinamismo y confort, lo que permite un uso diario de este vehículo sin tener que sufrirlo mucho en el cuerpo.

Por otro lado, la dirección no es la más blanda del segmento, pero esto es justo lo que esperamos de un auto con espíritu deportivo.

Y en ruta es donde más se nota la capacidad del conjunto mecánico del 208 GT, ya que contamos con una gran elasticidad, permitiendo hacer algunos sobrepasos incluso sin la necesidad de bajar un cambio. A 120 Km/h (124 de velocímetro) la caja de sexta deja al motor en las 2.800 rpm, logrando así un consumo de 7.8 L/100 Km. Viajando a esta velocidad y llenando su tanque de 55 litros, la computadora nos marcó una autonomía de 720 Km.

Circulando a velocidades altas se hace presente un poco de ruido aerodinámico pero no tanto el mecánico, algo que lo diferencia de sus competidores más económicos. El Peugeot 208 GT cuenta con un tratamiento en el escape para que suene un poco más ronco, con un sonido de carácter deportivo pero que por suerte no invade del todo en el habitáculo cuando viajamos.

El auto se siente muy estable tanto en recta como en curvas, donde presenta poco rolido. La suspensión nunca deja de transmitirnos lo que está pasando en el asfalto y la dirección se pone cada vez más precisa a medida que incrementamos la velocidad, manteniendo siempre el grado justo de información.

 

Conclusiones

Les voy a ser sincero. Cuando Peugeot nos invitó al lanzamiento del 208 GT en Argentina pensé que por más equipamiento y bondades que tenga, no le iba a poder hacer sombra a un rival como el Renault Sandero RS, que también ofrece un planteo desde lo deportivo pero costando (al momento de su lanzamiento) hasta $100.000 menos. Pero luego de manejar ambos vehículos y recorrer más de 1.200 Kilómetros por rutas y ciudades con cada uno, esta diferencia de precio se hace evidente y termino entendiendo que no están destinados al mismo público.

es un vehículo de espíritu deportivo que te deja vivir en el día a día

El Peugeot 208 GT es un vehículo de espíritu deportivo que te deja vivir en el día a día, con un gran compromiso entre dinamismo, confort y tecnología; manejarlo es divertido y a la vez placentero. No es una versión especial enfocada a quienes solamente disfrutan del dinamismo (un punto sobresaliente en el Sandero RS) sino que también ofrece un comportamiento que justifica su posicionamiento en el tope de la gama del 208.

Su precio y sus capacidades hacen que quizás, sus rivales directos no se encuentren en su segmento, sino en el que le sigue. De lo que estamos seguros es que los fanáticos de la marca hace rato que esperaban una opción más accesible del GTi francés, y estos mismos usuarios son los que nunca piensan en agarrar una calculadora cuando hay un León en la parrilla.

Bienvenido 208 GT, esperemos que vengas acompañado.

Opiná en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos