Prueba Geely Emgrand GS, China Chic
18/7/2018 Pruebas de manejo

Prueba Geely Emgrand GS, China Chic

¿Puede esta nueva marca china competir contra las automotrices establecidas? Lo analizamos

Geely Emgrand GS a prueba

Si pensabas que la industria china es unidireccional, te podemos decir que es más bien un universo en expansión donde hay de todo: copias, bajos costos, mitad de tabla e incluso premium. En Argentina, estamos comenzando a ver esa variedad, primero llegaron Chery y Lifan con el claro objetivo de luchar por precio, pero ya están ingresando nuevos jugadores que atacan a las automotrices generalistas conocidas. Geely es un ejemplo de esta nueva camada y analizamos si cumple con su promesa con el Emgrand GS.

Cuestión de proporciones

Si miramos bien a este Geely nos damos cuenta de que no es un SUV propiamente dicho, sino más bien un hatchback C con esteroides aventureros. Lo primero lo vas a notar en las medidas y proporciones, muy similares a las de un Focus, pero con más despeje y elementos del imaginario off-road como barras de techo y protectores negros en todo el perímetro.

nuevos jugadores que atacan a las marcas conocidas

A destacar, la caída del techo, el spoiler trasero y la boca delantera muy Kinetic Design 1.0 que en este caso tiene dos “aletas” metalizadas que se meten en las falsas tomas de aire laterales. En la versión tope de gama (Plus AT) acá probada te rematan unas llantas de 18” tan facheras como fáciles de rayar, como se aprecia en el video de la prueba.

Espacio si, espacio no

En la cabina tenemos una combinación extraña. Atrás, y pese a la caída pronunciada del techo hay mucho lugar para cabezas y también para piernas y hombros. Adelante la cosa cambia, el tablero y el torpedo central son muy voluminosos, lo que resta sensación de espacio. Sobre esto se suma un asiento del conductor que se regula (eléctricamente en este caso) alto o más alto, lo que te deja tan cerca del el pilar A y del salpicadero que te sentís algo apretado.

Adelante te sentís algo apretado

El baúl es amplio y está muy bien presentado, sin embargo el piso es muy alto. Pensamos que sería porque tiene un auxilio uniforme, o grande abajo, sin embargo, aparece un ordenador de herramientas y una oreo en medida 125/80 en llanta de 17” de chapa. Al menos, sabés que tenés espacio para guardar la rueda que saques y/o conseguirte un auxilio homogéneo.

Ambiente y multimedia

En este caso nuestro Emgrand GS nos recibió muy bien. El estilo es fluido, tiene decorados muy interesantes en metalizado que zigzaguean por la cabina y un aplique general en una suerte de 3D bien logrado. En este caso se suman unos asientos muy cómodos y cuero bi tono, con centro en tono toscano que se repite en las contrapuertas.

La cabina del Emgrand GS nos recibió muy bien

Respecto del equipo multimedia, pinta muy bien, pero a la hora de espejar el teléfono empiezan los problemas. Te recomendamos que veas esa parte en el video de la prueba (click acá) pero en resumen no trabaja con la clásica interface de Android Auto, y creemos (porque no tenemos un iPhone) que tampoco lo hará con Apple CarPlay.

A la carga

Mecánicamente el Geely Emgrand GS no es ni de última generación ni vetusto, tiene un 1.8L 16V con doble variador de levas que entrega 140 CV y 170 Nm asociado a una transmisión automática de 6 cambios. La marca no declara valores, pero en general el andar es dinámico y fluido.

Esperaba que el perfil reducido del caucho hiciera que las suspensiones golpearan mucho y noté que la marca trabajó muy bien este aspecto. Una pulgada menos de diámetro en la llanta dejaría las cosas mucho mejor equilibradas, aunque hay que reconocer que así el tren delantero tiene amplias reservas de agarre antes de que el ESP tenga que salir a cortar el subviraje.

el tren delantero tiene amplias reservas de agarre

En ciudad, la visibilidad no es la mejor debido al poco cristal lateral, aunque por suerte tenés sensores de estacionamiento, cámara de marcha atrás y dos espejos exteriores inmensos. Un dato que me llamó la atención para el precio de este producto es la falta de regulación en profundidad de volante.

Si creías que esos inmensos espejos harían ruido en ruta, la respuesta es, no se, porque no llega al habitáculo. A 120 km/h (unos 124 reales) el motor del Emgrand GS AT va con un poco menos de 3.000 rpm, y la cabina se mantiene bien aislada. Tenés 3 modos de manejo, normal, ecológico y deportivo. El del medio adormece bastante la respuesta de motor y pasa los cambios a la menor cantidad de revoluciones posible y así te da consumos de 11,1L/100 km en ciudad y de 7,9 L/100 km a 120 km/h reales.

Conclusiones

Acá entra el factor reputación de la marca

El nuevo Emgrand GS resultó ser un buen producto con estética atractiva, amplio espacio y pulido desempeño mecánico en general. El tema viene cuando pensamos en el precio, especialmente el de la unidad probada. Acá entra el factor reputación de la marca, y no es que sea mala, es que aún debe constuirla en Argentina. A favor tiene que Geely es la dueña de Volvo y que te está dando 5 años de garantía en Argentina. En contra que todavía no conocemos valores de re venta y calidad de servicio de posventa.

Geely es la dueña de Volvo

Donde considero que el Emgrand GS está en falta es en seguridad ya que la versión base tiene solo 2 airbags y no incluye ESP. Algo curioso ya que el modelo puede incluir una dotación completa con 6 airbags y Control de Estabilidad, además de una cantidad de elementos de confort que incluyen hasta un mega techo de cristal.

Galería Geely Emgrand GS a prueba

Geely Emgrand GS a prueba

1 de 24

¿Qué opinás? Contanos