Test drive

Prueba nuevo VW Golf GTI, un hatchback bipolar

Es un auto que combina el confort y la deportividad.

Prueba nuevo VW Golf GTI, un hatchback bipolar

Uno más de los autos que incluimos en la lista de "Lo Mejor de 2014" es el rey de los hot hatch, claro estamos hablando del Volkswagen Golf GTI. A sus casi 40 años de vida este hatchback continua utilizando la misma receta que le ha rendido un éxito rotundo, mantiene el refinamiento, estilo y alto desempeño sólo que de una manera perfeccionada.

Aunque el nuevo Golf GTI ha crecido dimensiones frente a su antecesor, en es mucho más ligero. Esto significa que con el aumento de potencia y la dieta el comportamiento del vehículo es más ágil e instantáneo. Técnicamente esta nueva generación se hace valer de 20 caballos y 69 Nm más, así que en esta ocasión el teutón tiene tras el pedal 220 caballos de fuerza y 349 Nm de torque.

Si algo ha caracterizado al Golf GTI es que sabe llevar a la perfección la deportividad y el confort. Es un auto que bien podríamos llamar como bipolar, y es que puede pasar de la suavidad a la bravura con sólo presionar con fuerza el acelerador.

Si lo comparamos con los modelos de su segmento, el Volkswagen Golf GTI se siente sumamente ligero y rápido. Una prueba de lo que es capaz son los 6.3 segundos para cumplir la misión del clásico 0 a 100 km/h, esto significa que es dos décimas más rápido que el Ford Focus ST con 250 CV.

Al tomar la primera curva después de una larga recta los frenos hacen un perfecto trabajo deteniendo la agresividad proporcionada por el excelente trabajo de relación peso/potencia. Girás el volante para seguir la trayectoria del camino y la dirección tiene un comportamiento más rígido que cuando vamos circulando a bajas velocidades, lo que permite un óptimo control de vehículo.

Con más de 349 Nm de torque en el eje delantero el torque-steer es inevitable, pero en este caso el GTI lo sabe domar muy bien, por lo que la sensación es mucho menor que otros autos de su tipo. Quienes también juegan un papel importante en el buen desempeño del nuevo Volkswagen Golf GTI son las suspensiones con un trabajo más rígido y la transmisión automática de doble embrague, que hace una labor rápida y al mismo tiempo suave.

Si bien en modo manual el control del vehículo es total, ya sea por la palanca o por medio de la levas del volante, en modo Sport no hay quien logre hacer los cambios más rápidos y exactos que la DSG. Cada una de las velocidades es llevada a su máximo para sacar el mejor provecho del 2.0 litros.

En resumen, el nuevo Golf GTi personifica la deportividad práctica pero de la mano de un espacio placentero para los cinco pasajeros. Como lo mencionamos anteriormente es un auto amigable que podés usar todos los días.

 

Seguimos con el Compromiso Autocosmos: la Prueba de un auto increible cada día hasta fin de año. Mañana es el turno del BMW i8. Imperdible

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos